Agendas Mundi XXXV – Museos de Mongolia

Existen pocos países en el mundo con una diferencia tan grande entre su ámbito rural y el urbano. Mientras que los nómadas kazakh viven una vida extremadamente sencilla, los mongoles capitalinos de Ulán Bator se tiran de cabeza hacia el futuro. La capital de Mongolia está cambiando a un ritmo vertiginoso con muchos de sus ciudadanos empeñados en formar parte de la economía mundial, del consumismo y capitalismo. Ya sean kazajos o ciudadanos de Ulán Bator, todos comparten su amor por la democracia. El país se podría poner como ejemplo de una emergente nación democrática, a pesar de estar rodeado de otras naciones que no son precisamente un ejemplo de ello: Rusia, China, Kazajastán… Pero Mongolia está ya decidida a formar parte de la comunidad mundial, solo necesitan que los turistas se animen y vayan, así el gobierno mongol se decidirá a meter mano ya a su infraestructura patrimonial, aunque casi todo lo visible y visitable allí es la gran naturaleza, y no tanto los museos y monumentos.

Mongolia es un extenso país, sin acceso al mar, que se localiza entre las regiones de Asia Oriental y Asia Central. Limita con Rusia al norte y China al sur. Su capital es Ulán Bator, en donde radica un tercio de la población total. Esta nación es lo que queda del antiguo Imperio Mongol que dominó gran parte de Asia durante el siglo XIII. Posteriormente perdió su independencia al ser asimilado por Manchuria desde finales del siglo XVII hasta 1911, año en que recuperó brevemente su independencia, hasta que en 1919 las tropas chinas ocuparon su capital. En 1921, con la ayuda de la URSS, volvió a independizarse y tres años más tarde, en 1924, se proclama la República Popular de Mongolia, adoptando políticas comunistas y de acercamiento a la Unión Soviética. Sin embargo, tras la disolución de la Unión Soviética en 1991, Mongolia aprueba en 1992 una constitución liberal que marca la transición a la democracia representativa y en la que el país cambia el nombre a Mongolia. El país está dominado por estepas y montañas al norte y oeste, y el desierto de Gobi al sur. De los 2,8 millones de habitantes, existe una alta tasa de nómadas y seminómadas, que ronda un 30%. Un 90% de los habitantes son de la etnia mongol, con una minoría de etnias túrquicas como el kazajo. El budismo tibetano es la religión mayoritaria del país, siendo junto con Bután las únicas naciones independientes donde esta religión es predominante.

Y sus museos son…

1. Museo Nacional de Mongolia | Ulán Bator

National_Museum_of_Mongolia

Este museo cuenta con exposiciones permanentes que muestran contenidos sobre la geografía, la flora, la fauna de Mongolia, incluyendo una curiosa sección del museo con animales de peluche y embalsamados, aves e incluso peces. Son impresionantes los dos esqueletos completos de dinosaurios, que fueron encontrados en el Gobi – el gigante carnívoro Tarbosaurus, de unos 12 metros de largo y cinco de alto y un peso estimado entre 6 y 7 toneladas (apunte de Fernando, un amable lector de este blog), y la pequeño monstruito comedor de plantas con pico de pato llamado Saurolophus de “sólo” 8 metros de altura. Se observan mejor desde arriba subiendo al tercer piso del museo y asomando la chola. La galería de al lado está llena a rebosar de interesantes objetos de adorno, como la madera petrificada, huevos de dinosaurios y una muestra de enormes huesos de las patas, que si los hubieran sacado de los Picapiedra. También se puede visitar una exposición sobre camellos en el segundo piso. El museo es viejuno y laberíntico, con puertas y pasillos que van a dar a todas partes, por lo que es fundamental tirar del floor map que te darán cuando compres el ticket de entrada.

2. Museo de Historia Natural de Mongolia (Museo de los Dinosaurios) | Ulán Bator

Mongolian_Natural_History_Museum

El museo fue fundado en 1924. Expone en la historia, la cultura y el desarrollo económico de Mongolia, así como exposiciones con referencias a sus riquezas naturales, que no son pocas. Cuando el primer museo nacional se estableció en Mongolia en 1924, la base del museo histórico natural mostraba exposiciones con lo más granado de la naturaleza de Mongolia. Cuando el museo central nacional se trasladó a la actual ubicación en 1956, no ha dejado de crecer en espacios expositivos, incluso creando un gran departamento de física, que cuenta con varios tipos de muestras sobre geografía, la flora, la fauna y exposiciones paleontológicas. También conocido como el Museo Central del Estado, el Museo de Historia Natural merece que se le dedique tiempo, no vayáis con  prisas, si es que fueran posibles en Mongolia. Cuenta con exposiciones de geología (especialmente los meteoritos son impresionantes). Asimismo, los observadores de aves estarán de enhorabuena ya que la galería de Ornitología está llena a rebosar de especímenes con más de 200 especies. Pero lo más impresionante está por llegar: dos esqueletos completos de dinosaurios carnívoros que fueron encontrados en el Gobi. El museo tiene exposiciones que os encontaréis casi seguro cerradas, sobre todo en el segundo piso, por lo que tendréis que bajar y pedir la llave para abrirlas al conserje.

3. Museo del Palacio de Invierno de Bogd Khaan (sin website) | Ulán Bator

Winter_Palace_Bogd_Khan_149185394_bfcc8db25b_b

Este es el único palacio que queda de las cuatro residencias donde Bogd Khaan, el último gobernante mongol, residía. Este palacio ahora muestra la colección de objetos personales de este último Khaan y su esposa. El museo ofrece una amplia variedad de artes budistas. Especial atención hay que tener con las pinturas de Marzan Sharav, representando escenas de la vida cotidiana de los mongoles en el cambio de siglo con humor y la ironía . Es uno de los primeros museos de Mongolia – fue construido en el año 1924. Lo que solía ser una residencia de invierno del último Bogd Khaan de Mongolia, su majestad Javzandamba. El complejo del palacio fue construido entre 1893 y 1903, y es bien conocido por su puerta de la paz, el templo y la biblioteca personal de Bogd Khaan. Entre las exposiciones del museo se pueden ver  21 esculturas de un enorme valor para los mongoles del primer Bogd Khaan Zanabazar de Mongolia, el famoso Taras. La colección del museo cuenta con más de 8.000 objetos expuestos, de ellos 72 están certificados como tesoros del estado, y los demás son objetos de valor incalculable. El museo acoge una media de 20.000 visitantes al año, casi por completo extranjeros, cifra ridícula si la comparamos con la mayoría de los museos europeos.

4. El Museo Templo del Lama Choijin (sin website) | Ulán Bator

5300620089_41ca70c1db_b

El museo es una obra maestra arquitectónica del siglo XIX. El monasterio museo se encuentra en plena ciudad, en el mismo centro. Aunque no es tan bonito como el Palacio de Invierno, no deja de ser una curiosidad arquitectónica. El museo contiene ejemplos preciosos de arte budista, incluyendo las pinturas de Ts. Zanabazar, un renombrado reformador religioso y un gran artesano del siglo XVII, así como máscaras de colores para la ceremonia de Tsam Danza bordadas con corales, estatuas de bronce de dioses en poses eróticas, tankas de seda y muchos otros artefactos. Dispone de tienda con una buena selección de recuerdos a un precio razonable, y, probablemente, la mejor colección de libros sobre budismo y Mongolia en Ulán Bator. Curiosamente, dispone de folleto mapa en inglés.

5. Museo de Bellas Artes de Zanabazar | Ulán Bator

4144076

El museo Zanabazar fue fundado en 1966. Los visitantes podemos disfrutar de obras de artistas famosos de Mongolia, y escultores que vivieron antes o durante el siglo XX. Muestra esculturas de primera Bogd Khaan y del famoso escultor Zanabazar de Mongolia, así como apliques y esculturas en madera y piedra realizadas por excelentes artesanos locales, con una exposición de unos 10 mil objetos, más o menos. Presumen de exponer 25 de las 45 obras más preciosas de arte creadas por artistas de Mongolia. También contiene otras un tanto raras exhibiciones religiosas tales como pinturas (thangka) y estatuas budistas, lo que representa la mejor muestra de su tipo del país. El museo nos facilita la comprensión de lo expuesto con rotulitos de los títulos en cada objeto en inglés, que no es tontería si tenéis el humor de leerlos uno a uno. En la parte superior de la escalera hay un panel de vidrio con una explicación detallada de quien era Zanabazar y su obra. Hay algunos buenos ejemplos de la obra del escultor incluyendo cinco Dhyani o Dios de la Contemplación, Budas (todas fundidas en 1683) y la diosa Tara en sus 21 manifestaciones.

6. Museo Internacional de la Inteligencia | Ulán Bator

2011090302

No ponemos foto del edificio porque no tiene, es un piso. Este museo tiene una colección de puzzles y juegos hechos por artistas locales. Expone cosas curiosas como un rompecabezas que requiere 56.831 movimientos para ser completado. Hay docenas de juegos de ajedrez hechos a mano y rompecabezas mongoles tradicionales que son primos lejanos a cubo de Rubik. Un entusiasta guía (inglés chapurreado) os mostrará cómo se hacen los puzzles y te harán incluso trucos de magia. En realidad es un lugar fascinante para niños y adultos. El más pequeño y los mayores juegos de ajedrez atraen especialmente la atención, como también las piezas del ajedrez más pequeño son 5-10 mm y de mayor son 35-55cm y la longitud del tablero de ajedrez es 7,6 m. Las piezas negras son caballeros de Genghis Khan y las piezas blancas están diseñados sobre el tema “Los tres juegos viriles” hechos de personas reales famosas. Este juego de ajedrez es considerado como obra de arte poco común, incluido como tesoro del patrimonio cultural mongol. Sin lugar a dudas, es visto como una de las maravillas del mundo por su complejidad, diseño, tallas, método de enclavamiento, por su forma de las piezas que están diseñadas sobre la base del método artesano tradicional “hosh” de Mongolia.

7. Museo de Arte Moderno de Mongolia | Ulán Bator

gallery-gadna-tal-pic

También conocido allí como la Galería de Bellas Artes, este lugar contiene una colección impresionante de pinturas y esculturas modernas exclusivamente de Mongolia. La vida nómada, personas y paisajes están representadas en estilos que van desde el impresionismo al “nacionalismo”, así lo han llamado ellos. Las pinturas románticas soviéticas, representados en estilo thangka, son especialmente interesantes. La obra ha destacar del museo es una pintura de Ochir Tsevegjav de 1958  titulada “la lucha de los sementales”. La entrada se encuentra en el patio del Palacio de la Cultura. La galería principal está en el tercer piso y se pueden visitar las exposiciones temporales en el segundo.

8. Museo de Historia del estado de Mongolia (sin website) | Ulán Bator

IMG_0728

Ubicado dentro de la Casa de Gobierno, este museo gratuito presenta las relaciones diplomáticas de Mongolia que se remonta a la época de los grandes khaans. Lo más destacado es la sala de arriba, donde los jefes de Estado visitante se reúnen frente a las nueve banderas de cola de caballo (los mismos que se exhiben en el estadio durante Naadam). En la planta principal se puede ver los sellos utilizados por la realeza y los regalos dados por los líderes extranjeros a los presidentes de Mongolia. El museo también tiene una interesante tienda de regalos donde se pueden comprar recuerdos tales como monedas conmemorativas y réplicas de estatuas Genghis Khan.

 9. Museo de Ordos | Desierto de Gobi

dezeen_Ordos-Museum-by-MAD_4a

Si le preguntas a un chino dónde está Ordos, te dirá que en China. Si se lo preguntas a un local, no opinará lo mismo. En cualquier caso, el Museo de Ordos (Mongolia) es sin duda una rarísima joya de la arquitectura mundial de museos. La construcción diseñada por el estudio de arquitectura chino MAD ha sido recientemente terminada, concretamente en el otoño de 2011. El museo parece un ovni aterrizado en el desierto, llegado de una galaxia muy, muy lejana. El edificio se ha enriquecido con una convergencia de interiores naturalistas, bañadas en luz. El resultado es una arquitectura atemporal en una moderna ciudad en ruinas. El edificio, un núcleo irregular, está formado por 5 niveles sobre rasante que ofrecen una superficie construida de 41.227 metros cuadrados, y otro nivel subterráneo con 8.175 metros cuadrados, alcanzando una altura máxima de 40 metros. El interior del museo está dividido en varias salas de exposición, definidas por las paredes curvilíneas continuas, todas abiertas hacia el espacio público compartido que recorre todo el museo. Esta gran plaza central recibe luz solar desde una altura de 30 metros y está surcada por los puentes que atraviesan el gran vacío y conducen al visitante desde un nivel a otro asegurando el constante flujo de tráfico peatonal. La intención del MAD fue que la gente diera a este lugar el tratamiento de “espacio urbano”.

10. Museo del Teatro de Mongolia (sin website)| Ulán Bator

Ulaanbaatar_buildings

El Museo del Teatro fue fundado en 1991 para preservar y presentar las tradiciones y artefactos de las artes escénicas en Mongolia y promover la investigación en esta área. El museo está ubicado en el Palacio de la Cultura Edificio Central, en Amar Street, justo al lado de Sukhbaatar Square en Ulán Bator. Se exhiben pinturas de los principales actores, programas de mano, fotografías, modelos, trajes, etc. del Teatro Central del Estado. Se incluyen artefactos y fotografías pertenecientes a la danza, circo, ópera, música y teatro de marionetas, así como el teatro tradicional. Además, expone equipo de cámara, vestuario y unos cuantos accesorios, así como imágenes fijas que se presentan en una sala separada donde podremos ver películas realizadas en Mongolia. La colección cuenta con 9000 objetos. El museo dispone de programas que incluyen publicaciones, entrevistas con los principales intérpretes y programa de educación para los niños. El museo se ejecuta bajo los auspicios del Ministerio de Educación y Ciencia. Está abierto los días de semana y en los fines de semana solicitando cita previa.

¡Feliz fin de semana a todos y todas!

BIBLIOGRAFÍA:

GUILLEM, V.
Las cinco tumbas de Gengis Khan: un viaje por Mongolia
Editorial Gadir, 2011.
Resumen del libro: Aventureros, arqueólogos e investigadores han emprendido multitud de expediciones a Mongolia para buscar la tumba de Gengis Khan, considerada uno de los grandes misterios de la arqueología. Coincidiendo con el octavo centenario de su entronización Suso Mourelo viaja por el norte de la China y Mongolia, en busca de los cinco lugares donde, con mayor probabilidad histórica, se enterró Gengis Khan.

IGGULDEN, C.
El señor de las flechas
Editorial La Esfera de los Libros, 2009.
Resumen del libro: El joven Temujin se ha convertido en Gengis Khan, el victorioso comandante que conseguirá unir a las tribus más belicosas de las estepas. Su intención es forjar una nueva nación en las salvajes llanuras y montañas de Mongolia, un nacimiento sangriento que pondrá a un continente de rodillas. Durante miles de años, las tribus han sido mantenidas a raya por las fortalezas del imperio de los Chin, una tierra de enorme riqueza e ingentes ejércitos imbatibles. A cambio, los guerreros de Gengis sólo poseen el arco, el caballo y una disciplina de hierro nacida de una tierra de hielo, hambre y muerte. Las murallas de piedra se ciernen sobre los jinetes mongoles, su khan deberá derrotar al antiguo enemigo y llevar a su pueblo a la grandeza o ver cómo su gente se dispersa y sus sueños se rompen en mil pedazos.

JIMÉNEZ, C.
Viaje al ojo de un caballo
Artemisa Ediciones, 2007.
Resumen del libro: Mongolia. Verdes colinas en el horizonte. Y allí, pastando en libertad, los últimos caballos salvajes del planeta. El protagonista de esta narración elige, sin saber muy bien por qué, celebrar su cuarenta cumpleaños en un entorno como éste. Averiguarlo será el hilo conductor del viaje. Y las horas de observación en la estepa a, entre las manadas de takhi, el espíritu austero y colorista de los mongoles, sus costumbres, se sumarán al espectáculo impagable que ante él despliega la naturaleza.

TSCHINAG, G.
Cielo azul
Editorial Siruela, 1995.
Resumen del libro: El origen de todo son los sueños… pero nadie puede conocer nuestros sueños, ni los buenos ni los malos, se le pueden contar al viento y escupir tres veces después. Así empieza la historia que cuenta un niño de Mongolia. Tiene un sueño malo: sueña que su perro, Arsylang, esta enfermo y que se muere. El niño crece y su mayor deseo es poseer un rebaño propio y una tienda en la estepa para vivir con su abuela. Pero las cosas salen de manera distinta

NEWSLETTER EVE:

Todos aquellos que no lo recibís y que os puede interesar que os lo enviemos, solo tenéis que facilitarnos vuestra dirección de email rellenando el formulario de abajo. Ya sabéis que os podréis borrar de la lista en cualquier momento. Gracias por vuestro apoyo.

Fotografía principal y para redes sociales: National Geopgraphic Magazine

2 Respuestas a “Agendas Mundi XXXV – Museos de Mongolia

  1. Hola. Enorabuena por el artículo. Muy interesante. Pero hay un detalle con respecto a las medidas del dinosaurio al que haces referencia en el primer museo. El Tarbosaurus no medía 15 metros de alto. Sus medidas exactas estan entre los 10-12 metros de largo y cinco de alto y en cuanto al peso se le estiman entre 6 y 7 toneladas.
    Un saludo.

    • Mil gracias Fernando por el apunte que ya hemos corregido. Si nos facilitas tus apellidos te mencionaremos como la persona que nos ha aclarado dudas sobre los pesos y alturas de dinosaurios mongoles y los que no lo son, imaginamos. Lo que hemos publicado en el blog de hoy es una información facilitada por el propio Museo de Historia Natural de Mongolia, al que tendremos que enviar tu aclaración para que la tengan en cuenta. En cualquier caso, te queremos agradecer que nos leas y que nos hayas aclarado ese punto. Un abrazo Fernando.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros