Agendas Mundi LXIV – Museos en Tailandia

Costa con playas maravillosas de arena fina y agua cristalina, túnicas azafrán y la locura de Bangkok, eso lo que nos viene inmediatamente a la cabeza cuando pensamos en Tailandia. Por supuesto que es mucho más, nada que ver con Malasia, un país que hay que visitar sí o sí. Puede ser una puerta amable para aquellos que no hayáis viajado nunca al sureste asiático, para el bautismo oriental del viajero que sabe que se va a quedar enganchado con esa parte del mundo para siempre. Es un país con suerte. Es bonito, la gente es amable – salvo en Bangkok, aunque también a su manera -, y está llenos de lugares exóticos que dejan la boca abierta. Allí la hospitalidad se considera un arte, y la vida pasa tranquila, por eso se convierte en uno de los lugares favoritos para hacer el hippy. La mejore época para visitar Tailandia va desde Noviembre hasta Febrero, y si quieres mezclarte con las masas, vete el resto de meses del año.

Tailandia, oficialmente Reino de Tailandia, es un país del sureste de Asia, limítrofe con Laos y Camboya al este, el golfo de Tailandia y Malasia al sur, y el mar de Andamán y Birmania al oeste. El país era conocido previamente como Siam. Este nombre fue cambiado por primera vez en 1939 por Prathet Thai y nuevamente en 1949 (habiendo sido revertido durante la Segunda Guerra Mundial). Prathet significa ‘país’ y la palabra thai significa ‘libre’ o ‘libertad’ en el idioma tailandés, palabra que también es el nombre del grupo étnico mayoritario en Tailandia (etnia que encontró su libertad hace más de dos milenios, al llegar a esta región huyendo de los chinos). Esto facilita que Prathet Thai pueda traducirse como ‘País de Gente Libre’. Al traducirse al inglés Prathet Thai pasó a ser Thailand (‘Tierra de los Thai’), y de ahí a «Tailandia» en español (que en catalán creemos que se dice de la misma manera, y si es que no pedimos perdón, pero aquí escribimos en castellano, que conste) (fuente: Wikipedia).

Ahora, vamos con lo nuestro que son los museos. Hemos hecho una selección que incluye alguna que otra rareza visitable, escogidos por lo de original y diferente, no bajo tanto rigor académico sino con un poco de diversión, que para eso hemos viajado hoy a Tailandia, sin complicaciones…

1. Museo Nacional de Ciencias [ Bangkok

DSC_0036

La estructura única del Museo de la Ciencia intenta reflejar la fascinación que existe en Tailandia por la ciencia y la tecnología, aunque mucho más por la primera, definitivamente. Una forma arquitectónica singular formada por la agrupación de tres grandes cubos con superficie de acero combinado con cerámica, de pie sobre sus puntos de apoyo,  con una superficie que, si la juntamos toda, podría equivaler a la de un edificio de 12 plantas. Su área de exposición es de 10.000 metros cuadrados y muestra más de 250 exposiciones interactivas y modelos sobre ciencia y la tecnología aplicadas a la vida cotidiana. Su concepto interactivo introduce a los visitantes en una experiencia de aprendizaje divertida, fomentando la pasión por las ciencias y la tecnología. La exposición permanente del museo se divide en 6 temas importantes, incluyendo “Pioneros de la Ciencia”, “La Evolución de la Ciencia”, “Ciencias Básicas”, “Ciencias y Tecnología en la vida cotidiana”,  “Ciencia y la Tecnología en Tailandia”e “Historia de la Tecnología Tailandesa”. Porque no todo van a ser playas y vida contemplativa.

2. Museo Nacional de Tailandia [ Bangkok

the-national-museum-bangkok

El Museo Nacional de Bangkok es posiblemente el museo más importante del país y también el más grande en el sudeste de Asia. Cuenta con exposiciones de arte y la historia tailandesa. El museo está ubicado Na Phra, Bangkok 10200. Ocupa el antiguo palacio del rey Rama (o Palacio frontal), en la esquina noroeste de la plaza Sanam Luang. El museo fue creado e inaugurado en 1874 por el rey Rama V, para exhibir objetos coleccionados por el propio rey a lo largo de su vida. Hoy en día, las galerías contienen exposiciones que abarcan desde la época neolítica hasta la historia tailandesa contemporánea. La colección incluye la famosa – para los tailandeses – declaración del rey Ramkhamhaeng, que fue inscrita en el Programa Memoria del Registro Mundial de la UNESCO en 2003 en reconocimiento a su importancia mundial (?). Además de preservar y mostrar artefactos tailandeses de la época Dvaravati, Srivijaya, y del período de Sukhothai y Ayutthaya nada menos, en el museo también se presentan extensas colecciones de arte budista proveniente de otras regiones asiáticas como Gandhara en la India, el arte Tang chino, el vietnamita Cham, piezas de Indonesia y de Java, y con representación de las artes camboyanas Khmer. Todo muy exótico y diferente para el ojo occidental.

3. Museo Siam (site solo en Tailandés) [ Bangkok

Museum of Siam outside

Museo de Siam se encuentra en la carretera Sanamchai en Bangkok, Tailandia. El museo Siam utiliza la narración interactiva con siete personajes como presentadores de los contenidos. Se centra en la identidad nacional del pueblo en Tailandia, que permite a los visitantes aprender sobre la historia antropológica del pueblo tailandés, con un enfoque más centrado en las personas de Bangkok. El museo muestra el desarrollo de Tailandia desde el pasado hasta el presente. Lo más destacado del Museo de Siam es la nueva experiencia interactiva, sobre todo, para los niños y los jóvenes. La tecnología moderna y las actividades creativas hacen posible que el museo difunda da todos los que las quieran conocer, las historias más interesantes del país. Se muestran exposiciones permanentes, también exposiciones temporales y actividades de aprendizaje basadas en la creatividad. La idea del Museo de Siam es aplicar el juego en el aprendizaje, sobre todo pensando en los niños. Esta idea es el pilar de este museo, uno de los más importantes del país. En el Museo de Siam, se han reproducido partes de las casas tradicionales tailandesas, como es “La Habitación Roong”. Esta habitación dispone de una pantalla panorámica donde se puede ver una película sobre la historia de Tailandia.

4. Museo Erawan [ Bangkok

erawanmuseum

El Museo Erawan muestra una arquitectura gigantesca; una imagen que captura inmediatamente la atención por lo original, con un interior que mezcla bellas artes y artes decorativas con algunas zonas de un moderno diseño de interiores. Rodeado por el ambiente agradable del parque Himmapan, un jardín que atrae a miles de turistas de visita en Bangkok. El Museo Erawan no sólo es el museo donde se recoge y transmite el conocimiento del arte, la religión y la cultura. El objetivo de este elefante gigante, que es la propia identidad del museo, es ser el representante de la grandeza de Suvarnabhumi como también un símbolo del Reino de Siam. El Museo Erawan es la herramienta de aprendizaje en el arte y la religión, que anima a la gente a conocer el principio de las cuatro religiones y la ideología de Khun Lek Viriyabhun; para transmitir y adoctrinar con el espíritu del filósofo para introducir en el pueblo el arte y la cultura; la raíz de la civilización oriental, a toda la humanidad. Desde la antigüedad, el antiguo reino de Siam y su cultura han estado en constante crecimiento convirtiendo a Tailandia en un país próspero. A través de la sabiduría y el conocimiento, es significativo su esfuerzo presente y de cara al futuro para preservar el esplendor cultural local. Otro esfuerzo más, muy digno, de preservar el inmenso legado filosófico y cultural representado en las artes de todas las épocas de la historia de Tailandia.

5. Museo Textil de la Reina Sirikit [ Bangkok

queen-sirikit-museum

En 2003, Su Majestad la Reina Sirikit pidió permiso para usar un edificio entonces vacante en los terrenos del Gran Palacio para albergar un nuevo museo de textiles. El 1870, el edificio Ratsadakorn-bhibhathana fue concedido para este fin por Su Majestad el Rey Bhumibol Adulyadej. El edificio fue durante muchas décadas el Ministerio de Finanzas, hoy completamente restaurado y convertido en el museo del estado de la técnica textil y su seda, famosa en todo el mundo. Sus modernas instalaciones incluyen un nuevo vestíbulo, galerías, almacén, un estudio de la educación de la seda, biblioteca, sala de conferencias, y el primer laboratorio dedicado a la conservación textil de Tailandia. No se han escatimado esfuerzos para la conservación de su fachada original y sus muchos detalles arquitectónicos internos. La misión del museo es coleccionar, exhibir, conservar y servir como centro de todos los que buscan aprender acerca de la seda, con un énfasis especial en los textiles relacionados con los vestidos creados por y para la Reina Sirikit de Tailandia.

6. Museo Nacional de Arte con Truco [  Bangkok

Japanese women experience the 'Ames Room' gallery Takao Trick Art Museum

Un fenómeno museístico nuevo sobre el concepto de los “museos de arte donde exposiciones dimensionales de pintura son llevadas a la vida”, con la exposición de pinturas 3D, sombreados especiales y técnicas de dibujo que crean así las ilusiones visuales. Las exposiciones de pintura juegan con los usos brillantes de luz, la sombra y el encuadre para convertir la pintura 2D a otro nivel de percepción, más ilusión óptica que otra cosa. Las pinturas realistas cuentan con una serie de efectos ópticos simpáticos, que se presentan en una forma que permite a los visitantes aparecer como si estuvieran integrados en las propias imágenes. En este curioso museo hay también salas dedicadas a los efectos ópticos tridimensionales, donde el visitante puede interactuar con objetos reales y en salas “con truco”. Lo hemos seleccionado no por su valor intrínseco como “museo”, sino por su originalidad.

7. Museo de los Descendientes del Dragón [ Suphanburi

950x530

El museo de los Descendientes del Dragón en Suphan Buri, es un lugar que nos ayuda a entender la raíz de la historia chino-tailandesa del país. El propósito principal del espacio de exposición en el interior del enorme dragón de oro, es ampliar el conocimiento acerca de la estrecha relación entre los tailandeses y los chinos, así como para presentar esta historia de larga duración de una manera didáctica. El gigantesco edificio-dragón de 135 metros de altura en el santuario de Suphan Buri, es un símbolo que no nos podemos perder de la ciudad de Bangkok, con un kitsch chino inconfundible. El museo fue fundado en el año 1996, cuando Banhan Silpa-archa era el primer ministro de Tailandia, para conmemorar el 20 aniversario de las relaciones diplomáticas con la República Popular de China. Hubo una gran inauguración oficial el 24 de diciembre de 2008, y después de eso, el museo se convirtió en una nueva y magnética atracción cultural de la provincia. El museo, en el interior del edificio-dragón, está compuesto por veinte habitaciones, cada una de ellas con una pantalla, una a una muestran una explicación sobre los 5.000 años de historia china, su filosofía, las creencias y su estrecha relación con Tailandia. Además, se puede visitar una interesante exposición que muestra arte tailandés de influencia china.

8. Museo Thai Hua [ Phuket

51071103

El museo Hua en Krabi Road, en la ciudad de Phuket, suele resultar una grata sorpresa para el visitante. Se reabrió, después de unos cuantos años semi-abandonado, en la hermosa casa que podéis ver en la foto que acompaña. No todo en Phuket son playas, hay mucho más. Es cierto que en Phuket los edificios tienden a estar bastante descuidados, son un poco dejados, como es el caso del Museo Thalang o incluso el reciente Museo Phuket de la Minería en Kathu, pero no este que nos ocupa . En cualquier caso, el museo Hua es el más recomendable en la visita a Phuket si queda tiempo después de tomar el sol. En primer lugar, está muy bien ubicado, cerca de todas las hermosas calles y edificios históricos de la ciudad de Phuket, así que podemos aprender sobre todos los edificios del lugar paseando, mirando tiendas y tomando algo. En segundo lugar, se ha hecho con muy buen gusto tiene un diseño de interiores de calidad. En tercer lugar, la historia del lugar en sí está muy bien representada, bien explicada, no resultando demasiado académica como en otros museos de la zona, muy aburridos. No vamos a entrar en demasiados detalles sobre la historia de la isla que muestra el museo, pero comentar que podemos aprender sobre la historia de Phuket, en los últimos siglos, de mano del legado de varias familias chinas importantes (ricas) en la zona. Así veremos que los llevó a Phuket y lo que era el comercio en su historia de desarrollo local, muy influenciada por la minería del estaño.

9. Museo Nacional del Champiñón [ Maha Sarakham

201202131133433BJv

Permitidnos otra licencia alejada del establishment museístico, pero lo original o diferente siempre llama nuestra atención. Todo un museo, nada pequeño, dedicado exclusivamente a las propiedades medicinales del champiñón (Agaricus bisporus) en todas sus variedades, que son cientos, y sus propiedades medicinales, que son miles. El museo se encuentra en un ala de la universidad de ciencia y medicina, muy bien, vale, pero no deja de llamarnos la atención aun así que todo un museo se dedique a un hongo exclusivamente. Se encuentra al noreste de Tailandia, en Isan, donde las personas consumen setas en grandes cantidades cada año. Algunos tipos de hongos se utilizan como medicina para ciertas enfermedades; sin embargo, rara vez se han realizado estudios académicos sobre las setas. Al estar situado en el centro de esta región, rica en muchas variedades de este valioso recurso, la Universidad Mahasarakham ha asumido el papel de liderazgo en la conservación y la herencia de la sabiduría del champiñón, así como para ahondar en el conocimiento sobre el uso de este tesoro natural. La Facultad de Ciencias de la Universidad de Mahasarakham ha iniciado el proyecto del museo del champiñón medicinal natural con la colaboración del Centro de Investigación Natural Phellinus Mushroom de Tailandia y el de Corea del Sur. La construcción del museo se inició en mayo de 2007 y se terminó en agosto del mismo año. Está considerado como el primer museo del hongo medicinal natural en Tailandia y en el resto de Asia. Ahí queda eso.

10.  Museo Nacional Ramkhamhaeng [ Sukhothai

DSCN0429

El museo exhibe artefactos y antigüedades encontradas durante una serie de excavaciones en el Parque Histórico de Sukhothai y Sri Satchanalai Historical Park en 1960. Lo que se podría destacar del museo son las piezas artísticas del estilo de Sukhothai, con imágenes de Buda, en representaciones que son consideradas como el más hermoso estilo artístico en la historia tailandesa. Además, las exposiciones también muestran porcelana y preciosos artefactos chinos que enseñan sobre la prosperidad de la región de Sukhothai durante sus momentos de mayor apogeo. Es un buen punto de partida para explorar las ruinas históricas del parque de Sukhothai. Tienen una réplica de la famosa inscripción Ramkhamhaeng, el original como os comentamos está en el Museo Nacional en Bangkok, siendo el ejemplo más temprano de la escritura tailandesa. Es un lugar bonito para pasear y disfrutar de la campiña tailandesa.

La semana que viene comprobaremos como está Camboya en relación con su red de museos. Otro lugar donde la hospitalidad es marca del país. No es extraño que esta zona del mundo enganche. Pues nada, hasta entonces, que tengáis una muy feliz semana.

Fotografía principal: St.Johnn Blondell para National geographic Magazine Contest

BIBLIOGRAFÍA:
DHIRAVAMSA
La leyenda de Shriton y Manorah: las pruebas del amor consciente
Editorial La Llave, 2001.
Resumen del libro: Esta leyenda forma parte del exquisito legado artístico de Tailandia y desarrolla una bella historia de amor, que como todos los grandes mitos está repleta de una gran riqueza psicológica y espiritual. El autor comenta y analiza en profundidad las pruebas y dificultades que atraviesan sus personajes para encontrarse en el a mor, y muestra el paralelismo con el camino del ser humano en su evolución y desarrollo psico-espiritual, tanto a través del amor humano como a través del contacto y encuentro con sus propios valores espirituales. Existe una gran similitud entre la leyenda de Shriton y Manorah y el mito de Eros y Psique. En ambos confluye la sabiduría oriental y occidental que pone de manifiesto la universalidad de la vía del amor y la compasión como el máximo valor para la auto transformación y realización del ser humano.

ESCOHOTADO, A.
Sesenta semanas en el trópico
Editorial Anagrama, 2004.
Resumen del libro: Este libro narra peripecias de un año en Tailandia con excursiones a Vietnam, Birmania y Singapur, sobre el quicio preciso que separa la segunda de la tercera edad. El paisaje de gentes y lugares remotos acompaña a una pesquisa interior que tocará fondo, con un brote de introspección y telepatía provocado por brebajes primitivos. Antonio Escohotado, prestigioso filósofo y provocativo pensador, demuestra en este libro de exploraciones geográficas, intelectuales y morales la admirable elegancia de su prosa, no menos que su resuelta vocación por el riesgo.

RILEY, L.
El secreto de la orquídea
Editorial Debolsillo, 2012.
Resumen del libro: Tras una leyenda tailandesa, la acuarela de una exquisita orquídea y un diario olvidado se esconde la verdad que redimirá a tres generaciones de personajes inolvidables. Siendo niña, Julia Forrester pasaba horas en el invernadero de Wharton Park haciendo compañía a su abuelo, el jardinero de la hermosa mansión aristocrática. Años después, tras perder lo que mas sentido daba a su vida, Julia busca consuelo en ese escenario que marco su infancia. Pero Wharton Park es una sombra de sus días pasados y Kit Crawford, el ultimo heredero de una gran familia, se ve obligado a ponerla en venta. Entre los objetos subastados se encuentra la acuarela de una rara orquídea , orquídea, procedente de Tailandia , que pronto despertara en ella recuerdos enterrados. Poco después, un sorprendente hallazgo en las dependencias de los criados suscita nuevas preguntas que solo su abuela, antigua doncella de la finca, podrá responder.

EIRAS SOTOCA, F.
¿Por qué a los tailandeses les gustan tanto las salchichas?
Editorial Laertes, 2013.
Resumen del libro: Fernando Eiras Sotoca no es de esas personas que se echan una novia tailandesa por internet y se marchan a Tailandia a conocerla. Pero eso es exactamente lo que hizo. De su experiencia surge este libro que es, a partes iguales, un relato de su descubrimiento del país y una crónica de su relación amorosa.Su descubrimiento de Tailandia, ademas de la historia, cultura y gastronomía, tiene mas que ver con el regateo del precio de los tuk-tuks, las artimañas de los monjes budistas para pedir limosna, las apuestas en los combates de boxeo tailandes, el asedio constante de la prostitución y las resacas de whisky de arroz. La crónica de su relación amorosa avanza de tropiezo en tropiezo debido al mutuo desconocimiento personal y, sobre todo, cultural: ¿Qué se hace en una primera cita con una tailandesa? ¿Tiene el hombre que pagarlo todo? ¿Siempre? ¿Quien lleva la voz cantante en el sexo? En un tendedero a la vista del vecindario, ¿se pueden colgar juntos calzoncillos y bragas?¿Por que a los tailandeses les gustan tanto las salchichas? También es un libro donde se relaciona el contexto histórico tailandés con la sociedad actual, pero poco. Un libro para leer después de la guía de viajes y antes de entrar a matar con una tailandesa. O quizás para soñar con ambas cosas.

 

2 Respuestas a “Agendas Mundi LXIV – Museos en Tailandia

Tus comentarios son muy importantes para nosotros