El Proyecto de Exposición

Maritime-Museum-e1339665110339Una exposición es el producto de un intenso trabajo de investigación y análisis metódico, un exhaustivo estudio del objetivo didáctico, y todo esto, con la ayuda de un diseño innovador, se transformará en un proyecto memorable. El proyecto deberá mostrar al público, en el ámbito elegido para su muestra, una propuesta didáctica que tenga un principio y un fin, es decir, que responda a un guión de contenidos bajo el orden de la cronología. Se pueden establecer otro tipo de líneas argumentales para el contenido, sobre todo en lo referente al arte, ya que este último contenido también puede verse influido por el espacio de la exposición. y nos obligará a atender un orden por tamaños, entre otras cosas. En cualquier caso, el proyecto de una exposición es el punto de partida para el proceso de diseño. Es la culminación de la primera etapa del trabajo de una exposición, el resultado del diálogo entre el conservador y el diseñador, el resultado de la valoración, la discusión y el acuerdo alcanzado entre todas las partes implicadas.

Life-and-Death-Pompeii-and-Herculaneum-600-x-271Todo proyecto de exposiciones, por muy diferentes que san unas de otras, responden a una misma planificación del proceso de creación y desarrollo

El diseño del proyecto de exposición tiene varias funciones, la más importante es la definir el objetivo de la exposición, generar el guión expositivo. La segunda función del proyecto es la de aclarar ideas y generar propuestas firmes para la toma de decisiones de todos y cada uno de los profesionales implicados en el proyecto. Este desarrollo sirve tanto al diseñador como al conservador de la exposición. Los teóricos sobre el papel del conservador dentro del proyecto de la exposición dicen: para elaborar con éxito proyectos dirigidos al diseñador (museógrafo) hay que presuponer un buen número de cuestiones. En primer lugar, una idea precisa sobre la función de las exposiciones en el museo, que en esencia podría ser la de ayudar a los visitantes a comprender el lenguaje del mundo real; en segundo lugar, una idea clara de los papeles que desempeñan el conservador y el diseñador al organizar la exposición; en tercer lugar, el personal de conservación que deberá tener la capacidad de plantear la finalidad, el contenido y el texto de una exposición en su conjunto con antelación para generar un guión que deberá ser presentado al diseñador de una forma que éste pueda visualizar mentalmente.

Dress_Ad_2011_largeSon muchas las variables que hay que tener en cuenta en el proceso de creación de una exposición, para ello es clave que el conservador y el diseñador se lleven bien

Una de las preocupaciones que aparecen a este punto en el desarrollo de partida del proceso de creación de la exposición, es el tiempo que hay que invertir en este proceso del trabajo. Es imprescindible generar lo que conocemos como timming  – otro anglicismo, pero es lo que hay -, para tener una fecha de conclusión del proyecto que de paso al trabajo de promoción y publicidad. La reflexión en profundidad sobre el proyecto antes de avanzar en el trabajo de diseño y producción de la exposición es fundamental y sirve para evitar errores de apreciación en el tiempo que va a consumir todo el proceso, y en graves desvíos de presupuesto. Todas las opiniones e los profesionales implicados en el proyecto de la exposición cuentan, son muy importantes en este punto de partida. Obviar alguna de estas opiniones puede generar frustración, resentimiento o desmoralización en miembros del equipo afectados por esta falta de atención. Es cierto que en todo proceso de creación de una exposición hay problemas que no se pueden evitar. Normalmente siempre hay momentos de desencuentro entre el conservador que responde como erudito y el diseñador. El erudito y los aspectos creativos de toda exposición normalmente no se llevan demasiado bien; siempre prometen desencuentros, y es mucho peor cuando el erudito está convencido de llevar un diseñador dentro y que, además, quiere mostrarse. El diseñador debe tener mucha mano izquierda para mantener al erudito en su terreno, sin que haya intromisiones que, finalmente, y como puede ocurrir con facilidad, afecten a la calidad final del diseño expositivo. En una próxima entrada contaremos anécdotas surrealistas protagonizadas por los eruditos, normalmente catedráticos de universidad (la experiencia dicta la historia).

communismLa erudición como imposición es el mayor enemigo del diseño excelente de una exposición

Para terminar, podemos resumir el proceso de creación de la exposición en el siguiente listado de acciones:

1. Se identifica una idea de exposición y se discute de manera informal entre todas las partes implicadas.

2. Tras esa discusión-conversación, se plasman sobre el papel las primeras ideas el concepto bocetado de la exposición o borrador de la propuesta. La información básica habrá de incluir: título provisional; finalidad; tema y contenido; público previsto (perfil del visitante potencial y previsión de afluencia); fechas (importante aquí disponer de timming sobre todo el proceso de desarrollo del proyecto); ubicación y, posiblemente una primera aproximación sobre los costes y sistemas de financiación.

3. Se da a conocer la propuesta entre las partes interesadas e implicadas en el proyecto para pedir sus opiniones (importante no dejarse a nadie al margen).

4. Revisión de la propuesta por parte del consejo asesor de exposiciones del museo, el personal responsable inmediato o de la dirección.

5. Si la propuesta es aceptada, se deberá hacer un estudio de viabilidad que explore la propuesta en profundidad.

6. Una vez aceptado el estudio de viabilidad, se encarga el documento final del proyecto.

7. Cuando el proyecto tenga fecha de inauguración exacta y tengamos el proyecto redactado, hay que ponerse en manos de los estrategas de publicidad para difundir la propuesta entre la opinión pública. Aquí incluimos la realización de un site o minisite y la estrategia de difusión en redes sociales.

science-world-ads-1La didáctica para todos los públicos es la base fundamental en la que se debe cimentar cualquier buen proyecto expositivo, sea de la naturaleza que sea

Este sería el resumen del proceso básico de creación de una exposición. Los márgenes de variación de este proceso, normalmente, se producen por el perfil personal (personalidad profesional) de los participantes en el proyecto; de la cohesión que se puede disfrutar trabajando en él, o no, en el trabajo en equipo y en la propia naturaleza de la exposición: arte, ciencia, historia, biología, arqueología, paleontología, etc.

 

 

7 Respuestas a “El Proyecto de Exposición

  1. Hola ,al hilo de vuestra entrada y de otras muchas ,me gustaría (desde la ignorancia ) formularos una serie de cuestiones:
    -No me queda muy claro el concepto de “conservador”.
    -¿Se publicitan los proyectos una vez aprobados?¿Quién recibe dicha publicidad? ¿Sirve esa publicidad como “medidor” de un posible éxito de la exposición ?
    -¿Quién puede crear un “museo” ?.Me refiero a si alguien con “cosas que mostrar ” de interés cultural, dinero para financiarse, espacio ( Palacete de propiedad propia, Local,..) o posibilidad de crearlo , puede sin más crear su museo y cobrar entrada .
    Muchas gracias.Un saludo.Carmen.

    • Gracias Carmen por tu comentario. Te cuento: El término “conservador”, que a mi particularmente nunca me gustó, es un galicismo que luego se adaptó al inglés y posteriormente se españolizó. Designa a un profesional que tiene el siguiente perfil profesional:
      La figura del Conservador fue creada como profesional especializado para el ámbito museístico con el cometido de abarcar múltiples funciones, en virtud de las propias necesidades y proyectos del centro y de las correspondientes demandas sociales.
      Sus funciones fundamentales son:
      – Participación en la toma de las decisiones que afecten a la institución en que presta sus servicios (museo o galería), dentro del ámbito de sus competencias.
      – Formar parte del equipo que elabora el Plan Museológico del centro.
      – Evaluación periódica de la adecuada prestación de servicios del museo, según las funciones previstas para éste en el Reglamento de Museos de Titularidad Estatal.
      – Participación en todas las decisiones que afecten a la colección custodiada en el museo.

      Por otra parte, comentar que los proyectos aprobados son internos y no trascienden a la opinión pública salvo que se acuerde hacerlo entre todas las partes implicadas. La publicidad o estrategia publicitaria tiene que ver con la difusión de una idea sobre un museo o una exposición de manera puntual. Responde a una estrategia de marketing previamente elaborada por especialistas.
      Medir el impacto de la publicidad en la opinión pública es algo que se hace normalmente. Dependiendo del medio que se use para publicitar, resulta más fácil o más complicado. Si la campaña publicitaria se difunde por TV, radio o la red internet es muy fácil. Medir impactos de publicidad exterior es más complicado pero se puede hacer un cálculo aproximado que estará relacionado con el flujo de paso de personas o posibles vistas que tiene esa publicidad punto a punto.

      Un museo lo puede crear cualquiera que tenga dinero para hacerlo. Repasemos la definición de museo ofrecida por ICOM (organismo internacional de regulación de museos): “Un museo es una institución permanente, sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierta al público, que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio material e inmaterial de la humanidad con fines de estudio, educación y recreo.”
      Un edificio deberá responder a la legislación vigente en temas de construcción, usos, seguridad y habitabilidad de cada lugar. El resto dependerá del Ministerio de Cultura si quieres que sea un museo, o de nadie si quieres que sea un centro de interpretación sobre alguna materia. La clave es la inversión y, por supuesto, que dispongas de colección o contenidos que mostrar al público. No puede tener ánimo de lucro, ya has visto la regulación internacional.

      Esperamos haber contestado a tus preguntas Carmen, si no es así nos lo dices y lo intentaremos arreglar. Un abrazo.

      • Muchísimas gracias por vuestro tiempo, por la claridad con la que habéis respondido y por el interés que demostráis día a día intentando transmitirnos esa pasión que , sin duda, sentís por los museos, por la belleza y por el Arte en general.Un abrazo.Carmen.

  2. Aguardaré con impaciencia (y buena memoria) esa entrada donde contarás “anécdotas surrealistas protagonizadas por los eruditos”. Tal parece que hay que echar mano de mucha diplomacia en estos menesteres.
    Saludos.

  3. Yo pondría en la categoría de conservador al curador que es quien le entrega el guión histórico al diseñador que no es más que referirse mejormente a el museógrafo, quien transmitirá la misma idea del guión curatorial en el diseño museográfico o diseño expositivo. Saludos al gremio y participantes. Atte. Fernando Delgado

Tus comentarios son muy importantes para nosotros