Innovación en Museos Modernos: Evolución del Diseño de Exposiciones

Innovación en Museos Modernos: Evolución del Diseño de Exposiciones

 

En muchos países del mundo, comprobamos que se siguen construyendo nuevos museos, los cuales están relacionados, en primer lugar, con el progreso científico y técnico. Esto ha acelerado el deterioro moral de los edificios existentes en la actualidad. Muchos museos están envejeciendo y, por lo tanto, las crecientes deficiencias de varios de ellos deben abordarse en este momento.

El museo moderno trasciende las restricciones de desarrollo pasadas, rompiendo barreras en su estructura y gestión. Se enfoca en la modernización e innovación de sus exposiciones, generando un cambio profundo en su gestión integral. El museo contemporáneo es multifuncional, abarcando desde su reserva técnica hasta la promoción de sus exposiciones, actividades educativas, generación de experiencias y trabajos de investigación. El museo actual debe ir más allá de ser un espacio pasivo, ofreciendo una experiencia dinámica y enriquecedora que fomente el aprendizaje y el intercambio cultural.

Las actividades del museo son de gran importancia. En las últimas décadas, se ha valorado cada vez más la experiencia acumulada en el concepto de «exposición». Esto ha llevado a la necesidad de reconsiderar los conceptos teóricos relacionados. La creación de exposiciones modernas exige enfoques innovadores, experimentación y una reevaluación crítica de las disposiciones y perspectivas sobre su creación y producción.

La arquitectura, la historia, la literatura, la pintura, la escultura, el cine y más son medios utilizados por los museos modernos para emocionar a sus visitantes. Estos no solo participan físicamente, sino también mentalmente en la experiencia. Los objetivos del arquitecto/a, museólogo/a y museógrafo/a consisten en revelar de manera coherente la historia de la exposición, resaltando los diversos componentes que conforman su estructura única.

Las exposiciones modernas nos muestran la interrelación de la ciencia multifacética con una variedad de puntos de vista y conceptos creativos. Estas exposiciones se convierten en un género creativo gracias a la conceptualización museográfica, que utiliza métodos artísticos y expresivos. La aparición de la imagen expositiva adquiere entonces un significado especial.

Al desarrollar una narrativa específica para la exposición, se busca transformar el entorno mediante el uso del color, la búsqueda y la disposición de una composición visual y espacial competente, así como la calidad general de la exposición. En resumen, los especialistas deben comprender la forma expositiva como un elemento crucial en la conformación de los museos modernos.

La alineación del guión narrativo y la exposición conceptual abre nuevas oportunidades para enriquecer la experiencia de los visitantes en los museos. Esto ha motivado a los especialistas modernos a mejorar el sistema de comunicación entre el museo y sus visitantes.

El concepto de co-creación de la exposición se ha vuelto fundamental en la relación entre los objetos y el «espectáculo museográfico», lo que afecta el desarrollo de una imagen conceptual unificada. Esto implica una interacción activa entre los visitantes y los elementos de la exposición, fomentando así una experiencia más participativa y enriquecedora.

Haciendo un breve recorrido histórico, es importante destacar que a principios del siglo XX surgieron y se agruparon ideas para analizar los principios del espacio expositivo. Este proceso fue facilitado por diversos factores, como el cambio en la percepción del visitante hacia el espacio expositivo, la presentación actual de las exposiciones, las corrientes arquitectónicas de la época, la experiencia de los especialistas y el avance del tiempo. Estos elementos convergieron para impulsar la reflexión y el desarrollo de nuevas perspectivas en el diseño y organización de los espacios expositivos.

Las tendencias arquitectónicas estilísticas de la época tuvieron un impacto significativo en el diseño de las exposiciones. Los principios fundamentales que prevalecieron fueron el constructivismo y el funcionalismo, impulsando una búsqueda de simplicidad y claridad en los espacios expositivos. Arquitectos como Le Corbusier, Mies Van Der Rohe y F. Wright desempeñaron un papel crucial en la formulación de estos principios.

La creencia en la versatilidad y la sociabilidad de los espacios expositivos sentó las bases para la configuración de las exposiciones a principios y mediados del siglo XX. Durante las décadas de los años 50 y 60, la etapa de «contemplación» y «enfoque» estuvo fuertemente influenciada por estas corrientes, coincidiendo con el apogeo del desarrollo del funcionalismo en la «arquitectura contemporánea».

Estas tendencias generales en el estilo de exposición marcaron un hito en la evolución de los museos, reflejando la influencia del funcionalismo en su diseño y enfoque.

Para comprender el entorno expositivo moderno, recurrimos al concepto y la experiencia de la actividad de exposición, que se desarrolló más rápidamente que la propia exposición en el ámbito museístico. Es importante destacar que la actividad expositiva tuvo un impacto significativo en el desarrollo de las exposiciones en los museos.

Estamos viviendo en una era en la que la comunicación visual inmediata, respaldada por imágenes cargadas de ideas persuasivas y convincentes, ocupa un lugar central. La fotografía, el cine, la reproducción del color y la televisión están en la vanguardia de esta transformación. El uso de la representación imaginativa en las exposiciones, que es un método incomparable para organizar imágenes, está desempeñando un papel destacado en este proceso. – Roberto Aloj, investigador de arquitectura, enfatiza estas funciones en su libro «Tendencias de la arquitectura del museo del tiempo».

Hoy en día, una exposición es un entorno complejo de interacción formado por diversos medios de presentación de información. El contacto entre el visitante y las colecciones es el resultado del impacto informativo de la exposición, y esta conexión es el medio más común y accesible.

El investigador de exposiciones de museos T.P. Kalugina identifica los siguientes tipos de construcción de exposiciones: «agrupación de problemas», «serie académica» y «exposición enfocada». La «agrupación de problemas» se utiliza en exposiciones individuales, donde el museógrafo muestra su creatividad a través de un arreglo visual que resalta aspectos específicos de su lenguaje artístico, como la variedad de enfoques técnicos, el color dominante, el principio de estilización artística y la evolución de la imagen. La «serie académica», como representación de la visión expositiva tradicional, revela la secuencia cronológica de una larga trayectoria conceptual. Por otro lado, la «exposición enfocada» se basa en un principio especial de organización, donde el espacio museístico se centra en uno o en un grupo de objetos, mientras que los demás objetos cumplen una función de contextualización. Este método se utiliza para presentaciones temáticas con un concepto claramente definido.

Después de analizar estos tipos de construcción de exposiciones, se puede concluir que cada objeto se dispone de una manera específica según las tareas planteadas. La noción de «exposición» considera la ubicación del objeto de exposición en su soporte (pared, pedestal, vitrina) y en una ubicación espacial que garantice su percepción óptima en términos de sus cualidades museológicas y semánticas.

Por otro lado, la percepción de los visitantes requiere una dinámica más alta en la combinación visual y verbal de la información. La máxima accesibilidad perceptiva se convierte en el concepto y método de modificación tanto en los museos de exposición como en el ciclo de exposiciones.

El arte expositivo contemporáneo se caracteriza por ser una construcción integral. La formación de una exposición se lleva a cabo bajo la influencia de un entorno emocionalmente creado que combina una serie visual con un contexto conceptual. La construcción de la exposición se transforma y evoluciona para una percepción temporal más fluida del sistema visual y verbal. Esto se explica mediante la necesidad de crear una imagen metafórica, una construcción conceptual que se acerque incluso a las artes escénicas y cinematográficas. El objetivo de una exposición es buscar la unidad, la armonía y la integridad de la percepción visual, fusionándose con una acción específica cargada de significado y lenguaje, enriquecida por el diseño artístico. Los límites de las exposiciones en los museos tradicionales se cruzan con formas inusuales, adoptando una teatralización que busca crear experiencias didácticas accesibles.

Las exposiciones se están introduciendo cada vez más en la trama y la acción. Adquieren conexiones conceptuales y argumentales. Su lugar y papel están definidos con precisión en la trama, donde las exposiciones juegan el papel de actores en la puesta en escena de una obra de museo llamada “Exposición”.

Con el advenimiento de las innovaciones en las composiciones ideológicas y figurativas, las visiones tradicionales han sufrido transformaciones creativas. El Jardín de Bellas Artes (en la foto), por ejemplo, reunió la unidad de la arquitectura y el arte en un jardín, desarrollado por Tadao Ando en 1994, albergando además un museo en Kioto de 0,3 hectáreas de superficie. El arquitecto creó los tres niveles de estructuras de hormigón sin pisos, en ausencia de los elementos tradicionales del jardín. La exposición al aire libre es crear luz natural para la exposición principal en ocho pinturas, para la correcta percepción de las pinturas por parte de los visitantes.

En la planificación del museo, se pueden analizar varias secciones transversales de muros de hormigón que crean un complejo espacio de jardín para exposiciones. Los visitantes, al moverse por diferentes trayectorias, pueden apreciar cada exposición desde distintos ángulos. En un jardín vanguardista de pinturas, cada área de exhibición se examina desde un ángulo específico mientras se recorre el museo. Una característica distintiva en la formación de un jardín tradicional es la elongación del espacio, el aumento de cada lienzo y su constante apertura frente al espectador.

En resumen, los límites de la formación expositiva tradicional se diluyen gradualmente, transformándose en una combinación entre trama y figura. Esto conlleva mejoras en las imágenes artísticas, un mayor nivel de dinamismo y una entrega de información más efectiva al espectador. Como resultado, podemos observar una nueva formación de museos de exposición y tipos de exhibición, que se fusionan con áreas relacionadas como el teatro y el contexto museológico. Es importante destacar que en el mundo moderno, la práctica de exposiciones en museos es rica y diversa, abarcando una amplia gama de enfoques y métodos.

Los prototipos de museos en algunos países occidentales se caracterizan por su alta funcionalidad y por garantizar condiciones óptimas para las exposiciones. La complejidad de la organización del museo y las especificidades de las exhibiciones requieren un enfoque integral en su creación. A medida que avanza el tiempo, el arte ha mejorado el nivel de diseño de las exposiciones. Esto ha llevado a que los museos modernos, con su alta tecnología, se conviertan en estructuras racionales tanto en forma como en función.

La evolución del diseño de museos ha permitido que los objetos expuestos se integren armoniosamente en una estructura museística que optimiza la experiencia del visitante y resalta la importancia de las colecciones exhibidas. La combinación de aspectos funcionales y estéticos ha dado lugar a la creación de museos modernos que logran un equilibrio entre la exhibición de colecciones y la comodidad del visitante.

Uno de los proyectos destacados en Francia es el «Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou» en París. Este centro, diseñado por los arquitectos italianos Renzo Piano y el inglés Richard Rogers, se presenta al visitante como una estructura de hierro revestida de vidrio y plástico transparente, que exhibe los sistemas de comunicación e información de manera visible. Esta arquitectura rompe con la representación tradicional de un museo.

Desde la perspectiva del museo, también es interesante utilizar las exposiciones como campo de pruebas para experimentar con las exposiciones. En nuestra práctica profesional, se otorga gran importancia al desarrollo y uso de sistemas y equipos modernos en la configuración de las exposiciones. Por ejemplo, los sistemas plegables modulares son ampliamente utilizados en la actualidad. Estos sistemas se eligen en función de los requisitos arquitectónicos y se adaptan individualmente a las especificidades de cada exposición. Los complejos de equipos especiales son necesarios para museos con exposiciones únicas, y forman parte integral de una solución artística individual. Estos sistemas ofrecen grandes posibilidades y oportunidades para co-crear diversas soluciones compositivas innovadoras.

 


Descarga el catálogo de EVE Museos e Innovación aquí.


Si quieres recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás en la cabecera de esta página. Tu dirección de correo electrónico será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.


Recursos asociados:

Aloj, R. (2002): Tendencias de la arquitectura del museo del tiempo. Gijón: Ediciones T.

Calvo Serraller, F. (2008): Arte y exposiciones en la era del espectáculo. Madrid: Taurus.

Garma Montiel, C. (2013): La arquitectura de los museos. Madrid: Akal.

González Celdrán, M. (2007): Museografía y museología. Madrid: Síntesis.

López, R. J., y Rincón, O. (2015): El museo como espacio social. Barcelona: Editorial UOC.

Mato, D. (2011): Museos, memoria y cultura visual. Madrid: Ediciones Akal.

Pintó, R. (2010): El museo como mediador cultural. Gijón: Ediciones T.

Ruíz, V. (2015): La exposición museográfica: teoría y práctica. Barcelona: Ediciones Bellaterra.

García, S. (2009): El diseño de exposiciones: principios, práctica y aplicación. Barcelona, España: Editorial Gustavo Gili.

Revyakin, V.I. (1991): Art Museums: Reference (Stroiizdat, Moscú).

Maistrovskaya, M.T. (1997): Museum Exposition. Theory and Practice. Art Exposure. New Scenarios and Concepts, on the Way to the Museum of the XXI Century (Collection of scientific papers, Moscú).

Aloi, R.E. (1960): Architettura-Allestimenti (Milán, Italia).

Bobrova, Y.V. (2014): Formation of the Exhibition Space as the Most Important Attribute of the Designer’s Professional Education (Omsk Scientific Herald) 2, páginas 269-272.

Kalugina, P.P. (2001): Museum and the “Museum-Setting” Type of Museum, in the Range of Humanitarian Knowledge (The scientific papers collection for the 80th anniversary of Professor M. S. Kagan. San Petersburgo, Philosophical Society).

Dobrobabenko, E.V. (2007): The Ready Exhibition: Ready-Made Marketing Solutions (San Petersburgo, Rusia).

Zolotova, A.S.  et al (2019): Current Trends in the Museums and Exhibitions Exhibition Space Formation. IOP Conf. Ser.: Mater. Sci. Eng. 698 033021

 


Consultas: info@evemuseos.com

Fotografía: Japan Objects

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.