¿Existe un Modelo para la Creación de Exposiciones?

A medida que las exposiciones de los museos se vuelven técnicamente complejas y los equipos de diseño más especializados, la necesidad de planificar y coordinar el proceso de diseño con mayor fluidez y simplicidad se hace cada vez más necesario. A lo largo del tiempo, las vitrinas tradicionales destinadas a la exhibición de objetos han sido progresivamente reemplazadas por exposiciones en museos (sobre todo los orientados a la ciencia y tecnología), donde se impone el uso de tecnología de última generación, por encima de la propia exhibición de objetos sin más. Por lo tanto, y para aquellos museos que quieran subirse al tren de la innovación, se hace necesaria la aplicación de un modelo de diseño y producción museográfica para sus nuevas exposiciones; un modelo que pueda ser aplicado en el desarrollo de este tipo de soluciones innovadoras, para todo tipo de museos, sin importar el tamaño. Se facilitaría así un modelo de diseño y gestión que permitiría que la inversión para la producción de una nueva exposición fuera viable para el museo.

Opera Amsterdam

Nuestra propia experiencia al intervenir en los procesos de diseño y producción de las exposiciones es que la integración de las soluciones y la sencillez es la mejor manera para crear un método, siempre y cuando sea posible simplificar y unificar tanto el proceso de diseño como la producción de la exposición. Pero, la realidad es que generar un modelo único, sencillo y sistemático, que pueda ser aplicado al proceso de diseño y producción de las exposiciones, resulta casi imposible, sobre todo desde el punto de vista de la gestión del trabajo de los numerosos profesionales implicados en cada proyecto. Además, las diferentes temáticas de las exposiciones, algunas verdaderamente muy complejas, dificultan poder mantener un planteamiento sencillo y unificado, que pueda ser aplicable a todos los procesos de creación.

Archivo EVE

En cualquier caso, intentaremos averiguar si resulta viable disponer de un modelo de sistema de trabajo, un sistema que permita a los diseñadores y curadores hacer frente a las complejidades de un diseño multidisciplinario. Intentaremos crear un sistema que se pueda aplicar sobre un modelo reproducible en diferentes escenarios, que ayude a cumplir con los requisitos de la curaduría, sin perder el punto de vista del contexto de la exposición, tal como la quiere y desea el museo. Este modelo en particular, si lo pudiéramos crear y hacer funcionar, tendría como objetivos:

A) Identificar las características y conceptos detallados del proceso de diseño en la creación de exposiciones para los museos.
B) Establecer los beneficios de la aplicación de este método en los museos, para así poder normalizar los procesos de diseño en la práctica de la producción de exposiciones.
C) Examinar la viabilidad del modelo en su aplicación dentro del marco del proceso de creación y producción de la exposición, con relación a la cobertura de las necesidades y demandas que tienen los museos hoy en día.
D) Contribuir a una comprensión más completa de la gestión y producción del diseño de exposiciones en los museos mediante el desarrollo de directrices que puedan, en la práctica, aplicarse sistemáticamente.

Archivo EVE

Debemos tener en cuenta que, en las dos últimas décadas, los museos han experimentado grandes cambios en cuanto a la posibilidad de aplicar la tecnología en la museografía, algo que se ha venido produciendo con el fin de exponer las colecciones al público de una manera diferente y alejada de lo convencional, en otras palabras, para responder a la demanda de un público cada vez más exigente. Algunos museos saben que su misión es la de proporcionar un servicio público y que deben comunicarse con sus visitantes a partir de la exposición de sus colecciones. En otros, ya se han desarrollado proyectos de aplicaciones para la difusión digital de contenidos, creando así una nueva dimensión en la experiencia del visitante dentro del museo. Los museos son conscientes de que es necesario evolucionar para proporcionar importantes beneficios sociales y culturales, y están muy preocupados por que la exposición de sus colecciones contribuya a alcanzar los objetivos de su misión, la de atraer más visitantes, algo, por otro lado, nada nuevo. Todo esto hace que el establecimiento de un método aplicado al trabajo interdisciplinario para el diseño y producción de exposiciones de nueva generación, dentro de los museos medianos y pequeños, sea muy complicado, ya que resulta imposible establecer una línea argumental unificadora y simplificadora en el método de creación dentro de la innovación constante.

Urshula Harbour

Por lo tanto, el diseño y producción de exposiciones resulta en la práctica ser un ejercicio muy complejo, ya que requiere una sistemática planificación múltiple para dar respuesta a las demandas actuales y potenciales de los museos y de sus visitantes, atendiendo a su diversidad, entre otras muchas consideraciones. El diseño de exposiciones implica la aplicación de todo tipo de técnicas innovadoras que se combinan permanentemente con la naturaleza de la información que queremos comunicar. Además, y por si lo anterior fuera poca cosa, los diseñadores de exposiciones tienen que trabajar con curadores,  haciendo equipo con otros expertos eruditos, con lo que eso conlleva a la hora de gestionar egos, criterios y múltiples cuestiones. Por eso, y por muchas otras cosas, la realización de proyectos interdisciplinarios de exposición resulta mucho más compleja que en otros proyectos de diseño convencionales. Su dificultad reside en una gestión que consiste en supervisar las fases de planificación, diseño y producción, además de coordinar la toma de múltiples decisiones por parte de numerosos profesionales. Debido a las diversas características de las exposiciones de los museos, se requiere la participación activa de estos diferentes profesionales haciendo piña, disponiendo, desde el principio del proyecto, de un enfoque curatorial muy claro y específico, sin florituras.

FFFFOUND!

Llegados a este punto, y si seguimos en la búsqueda de un posible método, deberemos tomar conciencia de que otras disciplinas profesionales han de estar necesariamente interrelacionadas para colaborar juntas, para afrontar el flujo de trabajo que se les viene encima, encarando las distintas tareas de diseño de manera razonada y ordenada. La realización del proceso de diseño de la exposición del museo implica, en primer lugar, recabar la necesaria y confiable información (briefing) sobre las tareas que habrá que asumir en todos los niveles de desarrollo del proyecto. La buena gestión de la información relacionada con el proyecto de diseño aumentará el potencial éxito en la creación de buenas ideas durante el desarrollo del proyecto conceptual, y será muy útil para hacer una previsión acertada y enfrentarnos con seguridad a las muchas complejidades que aparecerán durante el proyecto.

Neubau

Si pretendemos desarrollar un modelo de trabajo que pueda ser aplicado a todo tipo de proyectos, no podemos hacerlo sin investigar la especificación del diseño, teniendo en cuenta la necesidad que pretende cubrir el museo. Lo que resulta prioritario es identificar los criterios de diseño que va a necesitar una exposición para crear una interpretación, lo más acertada posible, sobre la experiencia que el museo pretende ofrecer al visitante. Por ejemplo, hay museos que demandan la creación de sistemas de comunicación digital aplicados a todas sus exposiciones, para la difusión de la mayor parte de la información y las imágenes. Por tanto, comprobamos que los museos se involucran muy activamente en la demanda de determinadas especificaciones que influyen de manera definitiva en el proceso del desarrollo del diseño, apoyando las directrices del proyecto sobre sus propios criterios estéticos, y eso sí que resulta cambiante e imposible de controlar de antemano.

Lynch/Eisinger/Design

Algunos especialistas, como Miles, afirman que se deben tener en cuenta dos consideraciones en el proceso de diseño de la exposición si se pretende aspirar a tener un método aplicable: la primera consideración es definir con claridad los objetivos de la exposición; la segunda, saber qué debemos hacer para conseguir dichos objetivos. Una de las complejidades que nos encontraremos es la definición de la tasa de innovación que el museo pueda demandar para que sea aplicada a la nueva exposición.

McChesney Architecs

Si intentamos aplicar un modelo de diseño realizado previamente, habrá que tener posiblemente en cuenta una cierta flexibilidad, ya que durante el proceso el museo podría variar considerablemente el contenido y la forma del diseño, dependiendo de la naturaleza y complejidad del proyecto de la exposición. El proceso de diseño deberá presentar la manera de definir, ordenar y especificar los objetivos, los criterios y las especificaciones que requiere el museo, así como una guía para alcanzar los objetivos de diseño, como mencionábamos anteriormente.

Blotto Design

El modelo no puede prescribir la forma en la que se lleva a cabo una tarea, tan sólo mostrar la información de diseño requerida y las actividades que se deben ejecutar en cada labor. Nuestra experiencia en la realización de los proyectos nos sirve para comprobar los componentes del método que sirven para gestionar de manera correcta los flujos del proceso de diseño y producción. La idoneidad total o parcial del método ayudan a mejorar y a adecuarlo a otros futuros proyectos. Esta idoneidad para la práctica real o para otras aplicaciones debe ser también verificada con diseñadores y comisarios y modificada apropiadamente siguiendo sus criterios, siempre y cuando estén razonados.

Fabric Studio

En su papel de cliente, los conservadores deben tener una idea clara de cuales son sus necesidades y qué información deben proporcionar a los otros profesionales implicados en el proyecto con el fin de lograr los objetivos del mismo. Si el cliente está interesado en aplicar innovación tecnológica, tendrá que recurrir a asesores tecnológicos profesionales. Invariablemente, los clientes siempre necesitarán ser instruídos sobre el rol profesional en cada disciplina. Esto les resulta de gran utilidad, ya que pueden reflexionar sobre su experiencia de cara al próximo proyecto que deban afrontar.

Andy Spencer Design

Para el diseñador, el método de diseño y producción de exposiciones de museos puede ser contemplado como un proceso de resolución de problemas y ayuda en la toma de decisiones. Dentro de este marco, entendemos que el diseñador debe ser capaz de cumplir los objetivos del proyecto como resultado de la comunicación multidisciplinaria con los curadores y otros desarrolladores del proyecto. Un modelo puede ofrecer al diseñador muchas ventajas sobre los métodos existentes:

(1) Permite a los diseñadores identificar con claridad su papel en el proyecto de diseño;
(2) Permite a los diseñadores manejar tareas interdependientes y reducir el número de tareas dentro de cada ciclo interactivo;
(3) Indica a los diseñadores qué tareas requieren una coordinación e integración con otras disciplinas;
(4) Permite que los diseñadores puedan entender los requisitos del museo de cara a la creación de la exposición.

Archivo EVE

Otras experiencias podrían certificar la posible aplicación y adaptación de un modelo a otros proyectos dentro de los programas de los museos, como puede ser la gestión de las exposiciones, los programas de aprendizaje escolar, marketing y comunicación, la gestión de la colección u otras actividades especiales del museo. Por ejemplo, se podría elaborar un modelo de proceso para la gestión de la colección que contuviera objetivos y actividades basados en la estrategia común que haya sido aplicada por otros museos (concepto de Museo Creativo).

RVCA

La estrategia de recolección, gestión y educación podría estar fundamentalmente vinculada a un modelo. Este modelo resulta de gran utilidad si se puede asociar con otros modelos dentro de un proceso, integrándolos a nivel de organización permitiendo que el personal del museo lleve a cabo muchos tipos de programas o proyectos para dicho museo, apoyándose en conceptos ya institucionalizados (pero cuidado con la endogamia). Por otro lado, la creación de un modelo podría formar parte de una nueva área de investigación museográfica que contribuyera de manera original al desarrollo y a la validez de nuevo concepto de diseño y producción de exposiciones de museos.

The Best Part

La creación de un modelo podría estar basado en métodos de investigación mixtos, examinando los desafíos a los que se enfrentarán los museos en el futuro diseño y en la producción de exposiciones. Los estudios y sus conclusiones podrían dar como resultado un prototipo de modelo con importantes beneficios potenciales para los participantes, si bien requieren primero ser probados en la práctica. Para poder desarrollar ese prototipo sólo se necesitarán museos voluntarios. ¿Alguien que se anime?

The Book Design

Foto principal y para redes sociales: Civic Work Shop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s