Agendas Mundi LXXVII – Museos de Shanghái

Shanghái, una de las más gigantescas urbes del planeta cuyo antiguo romanticismo se diluye entre el smog. El Bund, el de las fiestas coloniales con los smokings blancos y la joyería de las damas más sofisticadas, entre corresponsales extranjeros y espías alemanes con el aroma del opio de fondo; los juncos navegando por el achocolatado Yangtsé, el de los hoteles más sofisticados y manjares sobre manteles de seda de Xián, desaparece también bajo superautopistas urbanas. La concesión francesa solo es reconocible en el mapa, devorada por los zaras, ikeas, macdonalds y demás globosidad horriblemente insustancial. Una verdadera pena, ya ni siquiera huele a sándalo en sitio alguno, pero es el precio que hay que pagar ante la obsesión, una vez más, de tocar el cielo nublado y contaminado de la segunda capital de China, con las antenas de los rascacielos más modernos del mundo acariciando los grises nubarrones.

Shanghái es la ciudad más pobladas de China y una de las más grandes del mundo con más de 20 millones de habitantes. Situada en la China del Este, Shanghái está construida sobre el delta del río Yangtsé, n la costa del mar de la China Oriental y es administrada al máximo nivel con la categoría de municipio bajo jurisdicción central. El área donde se sitúa la ciudad fue colonizada y asentada por los refugiados que huían de los mongoles hacia el 960-1126 d. C. Antiguamente los ciudadanos chinos se dedicaban a la pesca y a la fábrica textil, pero su importancia creció en el siglo XIX gracias a su localización estratégica como puerto de mar y por ser forzada a abrirse al tráfico internacional por el Tratado de Nankín en 1842. Shanghái fue floreciendo como eje comercial entre China y las potencias coloniales y como nodo financiero y comercial a partir de 1930. La población occidental comenzó a abandonar la zona a comienzos de la Guerra del Pacífico en 1941 hasta que finalmente, tras la revolución y guerra civil, en 1949 la actividad de Shanghái se redujo considerablemente dejando de recibir inversión extranjera. Con las reformas económicas durante la década de los 90, Shanghái experimentó un espectacular crecimiento financiero y turístico, siendo sede de numerosas empresas multinacionales y vanguardistas rascacielos. Actualmente es el mayor puerto del mundo por volumen de mercancías. Si, todo muy bien pero ¿tienen museos? Vamos a  comprobarlo.

1. Museo de Shanghai

SHANGHAI MUSEUM

El Museo de Shanghái expone en sus galerías circulares una de las más impresionantes colecciones de objetos históricos en el país. El problema que agota es que la gran cantidad de vitrinas que se muestran al visitante, atestadas de cosas, es abrumadora. Tan importante como los objetos que se muestran son las galerías enteras dedicadas a la caligrafía o las monedas, pero resulta demasiado incluso para el más recalcitrante aficionado a la historia. Afortunadamente, la entrada del museo ahora es gratuita permitiendo visitas rápidas, de las de entrar, echar un vistazo y salir – los taxis resultan aun razonablemente baratos para un occidental, pero no os durmáis. Es el típico museo para echar un par de horas. El Museo de Shanghái es un claro ejemplo de que lo más grande no siempre es mejor. Lo que nos os podéis perder es la colección del cuarto del piso, con la exposición de los trajes de las minorías étnicas tradicionales chinas. También es interesante la exposición sobre la historia dominada por el Han hacia abajo, ofreciendo una refrescante explosión de color cuando ya está estás cansado de mirar tantos y tantos pergaminos amarillentos.

2. Museo Palacio del Arte Chino

chinaartpalace2002212

El novísimo Palacio del Arte es un museo gratuito en Shanghái, que se encuentra en el antiguo Pabellón de China de la Expo Mundial de Shanghái del 2010. El área de exposición del Art Palace de China cubre 64.000 metros cuadrados (27 salas de exposiciones), que muestran el origen y desarrollo del arte moderno chino con un montón de tesoros de arte (principalmente óleos, grabados, pinturas chinas, y esculturas). El Art Palace de China coopera con otros museos de arte de fama mundial para celebrar exposiciones de arte moderno de otros países. Hay más de 1.400 obras de arte en sus galerías. Si ves 4 piezas en 1 minuto, necesitarás al menos 5 horas para una visita. El recorrido por el edificio comienza en el piso superior y transcurre hacia los pisos inferiores. La exposición más recomendada es la del montaje multimedia con la escena del Festival de Qingming en el pabellón 5. Este trabajo de artes e hizo muy popular en el Pabellón de China durante la Expo 2010 de Shanghái. La entrada a esta sala tiene ticket de caja de 20 yuanes (es la única sala de arte de China Palace en el que hay que pagar entrada). Las obras de arte relacionadas con las felicitaciones de cumpleaños exhibidos en el pabellón 4 son otro punto a destacar. Podéis apreciar estas obras de arte colocadas en una la cinta transportadora como si fueran las maletas en el aeropuerto. Tras el pabellón 4, hay una sala que exhibe las obras de Arte de Shanghái Film Studio (un estudio que ha hecho numerosas excelentes dibujos animados chinos y las películas). Los visitantes pueden ver allí los dibujos animados y sus películas.

3. Museo de Ciencia y Tecnología

40238817

El Shanghái Museo de Ciencia y Tecnología, es un enorme museo en Pudong cerca de Century Park, el mayor parque dentro de los distritos interiores de la ciudad. El museo tiene una superficie de 98.000 metros cuadrados y una superficie de exposición de 65.500 metros cuadrados con el flujo de visitantes que se mantuvo regularmente entre 2.000.000 a 3.000.000 de visitantes al año, con una inversión de 1.755 millones de RMB Yuan. A partir de julio de 2010, el museo ha atraído a más de 23 millones de visitantes por lo que es uno de los museos modernos más visitados del mundo con diferencia. El Museo Shanghái Ciencia y Tecnología se abrió al público el 18 de diciembre de 2001. El diseño original del museo y sus exposiciones centrales de alta tecnología y multimedia fue construido por el estudio creativo Estrella Digital. La construcción del museo costó 3.750 millones de RMB, y ahora cuenta con más de 14 exhibiciones interactivas multimedia. También hay dos salas de exposiciones temporales actualmente, una sobre la antigua ciencia china y la Galería de la Tecnología que exhibe antiguas invenciones chinas y trabajos artesanales, la Galería del Explorador con exploradores chinos y extranjeros y la Galería del Académico con una exposición sobre los científicos contemporáneos de Shanghái.

4. Museo de Historia Natural (sin sitio web)

Shanghai_Natural_History_Museum_-_entrance

El Museo de Historia Natural es uno de los museos olvidados de Shanghái. Ubicado en un edificio de 1920 (albergaba la compañía de comercialización de algodón de la ciudad). Dispone de tres plantas de exposiciones que se han descuidado en gran medida por el personal y los visitantes, aunque las noticias de que el museo está a punto de ser trasladado a la espectacular nueva edificación en Jingan Sculpture Park el próximo año, ha visto como el interés hacia el museo es creciente e imparable. Hasta que el nuevo museo abra sus puertas, el espacio actual ofrece la oportunidad de experimentar el típico y romántico museo de ciencias naturales desfasado y lleno de polvo. Las exposiciones consisten casi en su totalidad de filas y filas de vitrinas de madera y de cristal llenas hasta los topes de taxidermia y reproducciones. Entrando por una hermosa puerta de madera y teja entramos en el hall de entrada, dándonos la bienvenida en el primer piso por un larguísimo esqueleto de 22 metros de un Mamenchisaurus gigante (un dinosaurio de cuello largo de finales del período Jurásico), cuyos huesos fueron descubiertos en la provincia de Sichuán. El resto de la primera planta está dedicada a explicar los procesos evolutivos del homo sapiens. Como curiosidad científica un tanto morbosa, en una habitación lateral, se exponen dos cuerpos momificados de la dinastía Ming descubiertos cerca Xietu Lu y Dapuqiao a principios de 1990.

5. Museo Municipal de Shanghái

shanghaimunicipalhistory

Otro de los atractivos que a menudo se pasan por alto en la visita a la megaurbe, es el Museo Municipal de Historia de Shanghai en la base de la archiconocida Torre Oriental Pearl. Ofrece una visita relámpago a través del “viejo Shanghái” a través de una serie de maquetas y figuras de cera. Está forma de exposición genera un gran contraste en comparación con las numerosas vitrinas de figuras de cera sin vida en los museos de toda la ciudad. En este museo los visitantes son libres de caminar por una antigua calle, visitar una tienda y bar con escenas simuladas para hacer fotos. De hecho, hacer fotos parece ser el principal atractivo (incluso hay una sala de pantalla verde donde se puede tomar una foto superpuesta a las escenas de la ciudad vieja). El museo es muy luminoso, pero para visitar los modelos de fumaderos de opio y los tribunales hay que tener muy buena vista en la oscuridad. Obligatorio ver los impresionantes modelos en maqueta de El Bund y Nanjing Lu en la década de 1930. Nuestra sección favorita es la zona de paseo a través de las salas con luces de neón de masaje y baños de la misma época, que muestran lo muchísimo que ha cambiado Shanghái en apenas medio siglo de historia. Una verdadera lástima y una pérdida para los aficionados al exotismo colonial.

6. Museo de la Animación y el Cómic

china-comic-and-animation-museum-3

(La foto corresponde al proyecto del nuevo museo). El objetivo de este museo tan peculiar, es reunir a los clásicos de la animación china como la niña abandonada de Shanghai San Mao y los personajes occidentales como Jessica Rabbit. El Museo de la Animación de Shanghái es un museo para los niños que pueden entretenerse allí fácilmente toda una tarde. Ambas historias sobre la animación occidentales y chinos se dan cita para mostrar, entre otras muchas cosas,  las caricaturas tempranas de Steamboat Willie, la primera película de animación con sonido china. Algunas de las exposiciones más estáticas y la enorme cantidad de pantallas que agotan al ojo más fuerte, puede significar que ciertas áreas necesitan ser saltadas si estás con niños muy pequeños, pero en general hay mucho que se muestra para mantenerlos entretenidos. Os recomendamos que os saltéis directamente el cine 3D del tercer piso, no muestra nada nuevo. Sin embargo. es obligatorio ver la segunda planta que cuenta con la sección más interactiva del museo. Las actividades de dibujo en la arena y el rastreo de dibujos animados están disponibles, pero lo más destacado es la estación de moldeo de arcilla, donde (pagando poco más de 10 RMB) se puede recrear personajes de dibujos animados en cerámica.

7. Museo de los Refugiados Judíos y Sinagoga

shanghai-329

Este bonito museo está montado en la antigua casa de uno de los primeros líderes del comunismo, el señor Mao, siendo uno de los sitios donde se celebraban las reuniones conspirativas del nuevo régimen rojo en la ciudad. Cuando la policía fue alertada sobre la ubicación del grupo clandestino, Mao y sus hombres terminaron sus planes embarcando en un barco turístico en un lago cercano. El museo, que normalmente está lleno de gente en realidad no es que sea muy interesante. Las dos o tres habitaciones de la exposición muestran fotografías en su mayoría de Mao y sus seguidores. Al final del museo se puede observar un modelo 3D de los revolucionarios en una mesa, bebiendo té y trabajando en la planificación de la revolución. Recomendable por el edificio y por su valor histórico. La sinagoga también es visitable.

8. Museo del Vidrio

logon_shanghai museum of glass_diephotodesigner_091

Uno de los más modernos museos de Shanghai, el Museo del Vidrio de Shanghai es también uno de los más impresionantes. Las exposiciones sobre la fabricación del vidrio antiguo y contemporáneo incluyen algunos ejemplos impresionantes, pero curiosamente es por el propio edificio el que se ha convertido en uno de nuestros museos favoritos de la ciudad. Situado en una antigua fábrica de vidrio de enorme dimensiones, el interior del museo es un cruce entre una casa de espejos y la guarida de David Bowie en la película Laberinto. Caminando a través de numerosas salas del museo se siente uno perdido, como si estuvieras dentro de uno de los objetos de vidrio artístico que muestra la exposición. El edificio es una obra de arte en sí mismo. La fabricación aun en funcionamiento se hace un espacio industrial grande, abierto en un extremo del museo, donde se llevan a cabo regularmente clases de soplado de vidrio. Si queréis asistir a las clases hay que reservar con antelación y os va a costar unos 300RMB / con una duración de 30 minutos, pero es una experiencia única que tenéis que experimentar.

9. Museo Postal (no tiene sitio web)

眺望上海市邮政局

Otro de los museos gratuitos y más peculiares de la ciudad. Este original museo situado en el barrio de Hongkou, muestra la historia del servicio postal en China. Podremos aventurarnos asomándonos en la hermosa azotea barroca y observar el jardín esculpido sobre una torre de reloj románico, con una de las mejores vistas de bajo nivel de la ciudad: podremos observar el panorama hacia el oeste con unas vistas espectaculares de Suzhou Creek y hacia el este hacia el horizonte de Pudong con los Art Deco Broadway Mansions delante. En realidad el interés lo tiene el edificio y sus vistas, lo demás es totalmente prescindible. Por una de las entradas adyacentes del edificio se sube al “Top on the Bund”, un restaurante que no os podéis perder, sirven una comida normalita y cara, pero las vistas desde la terraza de noche son verdaderamente espectaculares. Debéis reservar con bastante tiempo de antelación.

10. Museo de Arte de Rockbund

dcrockbund09

Inaugurado en 2010 como parte del proyecto de renovación Back to Bund, el museo Rockbund es uno de los principales museos de arte moderno de la ciudad. Y en cuanto a la recuperación de la herencia sobre su arquitectura local, es un proyecto muy ambicioso y enorme. El edificio Art Decó, que es la casa del museo, es un lugar construido para que el ciudadano se pasee tranquilamente y se sienta a gusto (siempre que no jarrée aguaceros). Fue realizado originalmente para la Royal Asiatic Society en 1932, convirtiéndose hoy en uno de los primeros museos modernos de China y del mundo. Las exposiciones de arte moderno se centran básicamente en artistas chinos contemporáneos, explorando temas que están relacionados con la vida en una sociedad que, como la china, cambia rápidamente.

China es un país enorme y se nos hará eterno visitar todos los museos, uno sí y otro también. Además, a partir de aquí no encontraremos ciudades con 10 museos destacables ni mucho menos, hay bastante malo y poco bueno, por lo que haremos el recorrido museístico por territorios. Comenzaremos en el este ya que ahora nos vamos de Shanghái, y barreremos todo el país hacia el oeste. Ahora no tenemos ni idea de lo que nos va a llevar esta andadura, pero estamos seguros de que encontraremos museos muy interesantes aquí y allá. Hasta neutro próximo encuentro, os deseamos que paséis una muy feliz semana.

BIBLIOGRAFÍA:

MARSÉ, J.
El embrujo de Shanghái
Editorial Lumen, 2009.
Resumen del libro: El embrujo de Shanghái es una estremecedora fabula sobre los sueños y las derrotas de niños y adultos, asfixiados todos por el aire gris de un presente desahuciado. En la Barcelona de la posguerra -ese espacio ya mítico donde transcurren todas las novelas de Marsé-, el capitán Blay, con su cabeza vendada y sus suspicacias s obre los escapes de gas que están a punto de hacer volar toda la ciudad, se pasea por el barrio sacudido aun por los estertores de la guerra perdida y acompañado por los espectros gimientes de sus hijos muertos. El pequeño Daniel le escolta a través de aquellas calles póstumas, en las que conocerá a los hermanos Chacón, quienes custodian la verja de entrada de la casa en la que convalece Susana, una niña enferma de los pulmones, hija de la señora Anita, bella y ajada taquillera de cine, y de Forcat, un revolucionario, huido del país y nimbado por el fulgor mítico de los furtivos. Pronto llegara a la casa un amigo y compañero de viaje de Forcat, que narrara a los niños la arriesgada aventura que el padre de la niña emprendió en Shanghái, enfrentado a nazis sanguinarios, pistoleros sin piedad y mujeres fatales que le salen al paso en los mas sórdidos cabarets de la ciudad prohibida. Que, en definitiva, no quede claro si el héroe vivió o no de verdad las peripecias que se le atribuyen poco importa, pues mientras tanto nace ante los ojos del lector una estupenda novela de aventuras, con todos los alicientes del genero. De ahí que el embrujo no se encuentre tanto en la presentación de la vida real como en la de la imaginada, tal vez la única vida verdadera. Dueño mas que nunca de una extraordinaria fuerza evocadora y de un estilo deslumbrante, pero engastado en una prosa transparente y a un tiempo hipnótica, Juan Marse construye aquí lo que es sin duda una de las obras maestras de las narrativas europeas de finales del siglo XX.

GIRO, J.
Shanghái
Editorial Laertes, 2010
Resumen del libro: La mayoría de guías de viajes que se publican son traducciones de ediciones anglosajonas. No es el caso de las guías Rumbo a de la editorial Laertes. Rumbo a Shanghái es fruto de la dedicación y pasión de dos catalanes y de una china, los tres enamorados de Shanghái. La estructura del libro se basa en un apartado de generalidades donde se explican desde la geografía e historia, pasando por el clima, el arte, la forma de gobierno, la educación, la economía y otros aspectos de esta fascinante ciudad.Para hacer más asequible la visita a los lugares de interés de Shanghái, la guía presenta la ciudad dividida en ocho zonas, una de las cuales, específicamente dedicada a la Exposición Universal que se celebra este año en la ciudad.Especial atención merece el completo estudio que lleva por nombre Shanghái guía de negocios, en el que se dan datos muy útiles para las personas que van a la ciudad por negocio o trabajo. Se explican las ferias anuales, cómo iniciar un proyecto económico en la ciudad, la normativa vigente, zonas en las que implantar un proyecto económico y un sinfín de direcciones útiles. En Shanghái el placer y el negocio, lo nuevo y lo antiguo van de la mano. Esta guía permitirá al viajero descubrir lo uno y lo otro.

SEE, L.
Dos chicas de Shanghái
Editorial Salamandra, 2013.
Resumen del libro: Hacia el año 1937, Shanghái está considerada el París del continente asiático. En la sofisticada y opulenta ciudad, donde conviven mendigos, millonarios, gángsters, jugadores y artistas, la vida sonríe a las hermanas Pearl y May Chin, hijas de un acaudalado hombre de negocios. De temperamentos casi opuestos, las dos son hermosas y jóvenes y, pese a haber sido criadas en el seno de una familia de valores tradicionales, visten a la última moda, posan para los artistas publicitarios y viven con la sola preocupación de asimilar lo que llega de Occidente. Pero cuando la fortuna familiar sufre un golpe irreversible, el futuro de Pearl y May se tiñe de precariedad e incertidumbre. Con los bombardeos japoneses a las puertas de la ciudad, las hermanas iniciarán un largo viaje que las llevará a California, donde su estrecha relación se pondrá a prueba. Sin embargo, a pesar de los celos y la rivalidad, ambas lucharán por permanecer unidas, a la vez que intentarán hallar fuerzas para salir adelante en unas más que difíciles circunstancias. Después de cautivar a cientos de miles de lectores con El abanico de seda, Lisa See abre una nueva ventana a un mundo asombroso. Cuajada de detalles históricos y maravillosos personajes, Dos chicas de Shanghái es una novela sobre la complejidad de los sentimientos que anidan en el seno de la familia y marcan el destino de las personas.

ALEXANDRA, B.
La gardenia blanca de Shanghái
Editorial Martínez Roca, 2010.
Resumen del libro: En la pequeña ciudad china de Harbin, Anya Kozlova, una niña de trece años, vive rodeada del amor de sus padres, unos inmigrantes rusos que huyeron de su país tras la revolución bolchevique. Sin embargo, pocos meses antes del final de la segunda guerra mundial, su padre fallece en un trágico accidente y su madre, Alina, es deportada por las autoridades chinas a un campo de trabajo en Siberia. Sola, desesperada y sin ningún otro familiar al que recurrir, Anya se verá obligada a emigrar primero a Shanghái —una glamurosa ciudad en la que trabajará en la sala de fiestas más famosa del momento— para luego marcharse a la isla filipina de Tubabao, donde se encontrará con otros refugiados rusos, y, desde allí, preparar su posterior partida a la Australia de los años cincuenta, un país aún virgen y salvaje donde, tras muchos esfuerzos, logrará el éxito y reconocimiento personal. Testigo de una época dura, apasionante y decisiva en Europa y en el mundo, recorreremos con Anya continentes, países, paisajes y culturas, la veremos enamorarse, casarse y perderlo todo y asistiremos, también, a su lucha por responder a la única pregunta que da sentido a su vida, ¿qué le ocurrió a su madre?

Fotografía principal y para redes sociales: It’s La Vida Magazine 

3 Respuestas a “Agendas Mundi LXXVII – Museos de Shanghái

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.