Diseño Universal: Museos para Todos

¿Cómo se puede gobernar un país que tiene 246 variedades diferentes de quesos?”― Charles de Gaulle

Cuando diseñamos el proyecto de museo (o la renovación), nos esforzamos al máximo para que el diseño museográfico tenga en cuenta a todas las personas, especialmente en aquellas con alguna discapacidad o pertenecientes a un perfil de población “diferente”. A este tipo de proyectos, les podemos aplicar tres denominaciones: museografía inclusiva, museografía universal y museografía para todos. Una u otra denominación es utilizada dependiendo del país donde nos encontremos desarrollando el proyecto museográfico. El término de “diseño universal” aplicado a la museografía es un concepto más usado en Estados Unidos y en Japón (International Association for Universal Design); el término museográfico “diseño para todos” se suele utilizar en Europa y otros continentes y “museografía inclusiva” o “diseño inclusivo” está más arraigado en la cultura anglosajona, especialmente en el Reino Unido. Nosotros como tenemos tendencia a lo yankee por adopción y formación, preferimos el uso del término “universal”.

classic_museum_barrierefreiheit_goldener-rollstuhlMuseo Mercedes-Benz

El concepto de diseño universal (universal design) nació en Estados Unidos en 1989, de la mano del arquitecto y diseñador Ronald L. Mace, que fundó el Centro de Diseño Universal (Center for Universal Design) y que se define como: “el diseño de productos y entornos de manera que puedan ser utilizables y sean comprensibles para todas las personas, en la mayor medida posible, sin necesidad de adaptaciones y/o sin adaptaciones individualizadas”.

Karlita-The-Ultimate-Universal-Bottle-HandleKarlita: The ultimate Universal bottle handle

Se trata de simplificar la vida de todas las personas, haciendo que entornos, productos y comunicaciones sean más útiles para un mayor número de personas con coste adicional muy bajo o nulo. Para llevarlo a cabo, y por supuesto incluimos aquí lo referido a la museografía universal, nos apoyamos en 7 conceptos fundamentales:

1. La igualdad de uso: el diseño tiene que ser fácil de y adecuado para todas las personas, independientemente de sus capacidades y habilidades.

2. Flexibilidad de uso: el diseño debe poder adecuarse a un amplio rango de preferencias y habilidades individuales.

3. Uso simple o intuitivo: el diseño debe ser fácil de entender independientemente de la experiencia, los conocimientos, las habilidades o el nivel de concentración del usuario.

4. Información fácil de percibir: el diseño debe ser capaz de intercambiar información con el usuario, independientemente de las condiciones ambientales o las capacidades sensoriales del mismo.

5. Tolerante a errores: el diseño debe minimizar las acciones accidentales o fortuitas que puedan tener consecuencias lesivas o incluso fatales.

6. Escaso esfuerzo físico: el diseño debe poder ser usado eficazmente con el mínimo esfuerzo posible.

7. Dimensiones apropiadas: los tamaños y espacios deben ser apropiados para el alcance, manipulación y uso por parte del usuario, independientemente de su altura, posición o rango de movilidad.

marilyn_monroe_sculpture_02Archivo EVE

El diseño universal se extiende más allá de las cuestiones de accesibilidad, para convertirse en parte integrante de la arquitectura, diseño y urbanismo en general, y por supuesto, en la museografía; no debe ser complementario al proyecto museográfico y arquitectónico, sino formar parte del mismo. También se tiene en cuenta aspectos como la iluminación, o los subtítulos en las producciones audiovisuales.

chiu-chih-voyage-on-the-planet-designboom08Survival Kit

Si introducimos el matiz de “diseño inclusivo”, estamos apoyándonos más en lo razonable, muy relacionado con la palabra “usabilidad”. este diseño inclusivo es necesario para los niños (menores de 16 años / 20% de la población), personas mayores de 65 años (15%), personas con discapacidad  (10%), para las personas zurdas (10%), es decir, prácticamente la mitad de la población (España, 2014), y a la que podríamos añadir otros colectivos, como las personas con dificultades idiomáticas (turistas / visitantes a comunidades con idioma propio). En cualquier caso estamos hablando de diseñar museos para todos, y no de golpe naturalmente, sino progresivamente al ritmo de las renovaciones que el museo existente deba afrontar y de la “accesibilidad presupuestaria”, casi nula hoy por hoy (España). En el caso de los proyectos de museos nuevos, no hay excusa para no diseñar “universalmente”.

pro-infirmis-mannequin9Maniquíes para personas especiales

BIBLIOGRAFÍA:

ESPINOSA RUIZ, A. – BONMATÍ LLEDÓ, C.
Manual de Accesibilidad e Inclusión
Editorial TREA, 2014.

2 Respuestas a “Diseño Universal: Museos para Todos

Tus comentarios son muy importantes para nosotros