Encuentros entre Arte, Ciencia e Inteligencia Artificial

Encuentros entre Arte, Ciencia e Inteligencia Artificial

 

Aunque el campo de la inteligencia artificial (IA) aún hoy nos parece lejano, y el horizonte de dificultades con el que la relacionamos parece sombrío, los enfoques artísticos de los diversos aspectos de la IA son muy interesantes y suponen grandes desafíos. Dada la larga tradición de las artes en la exploración de nuevas formas de expresión e incluso en el uso de nuevas tecnologías, llevándolas a sus límites y arrojando luz sobre sus implicaciones desde el principio de los tiempos, la atracción de la IA por una práctica artística parece más que lógica y cercana.

Los desarrollos recientes en IA incluso adquieren el carácter de una culminación de la transformación digital, que combina una tecnología que aún no se comprende completamente con implicaciones en prácticamente todas las direcciones que podamos recorrer. Estos enfoques artísticos basados en las nuevas tecnologías han sido parte integral del trabajo de Ars Electronica, una entidad donde la acción transdisciplinaria y la facilitación de encuentros entre arte y ciencia caracterizan su práctica diaria. Las experiencias de las actividades de Ars Electronica con respecto a la inteligencia artificial, incluido el «Laboratorio Europeo de Inteligencia Artificial«, que se inició en 2019, revelan los contornos de perspectivas prometedoras, así como desafíos importantes para el trabajo artístico con inteligencia artificial. Precediendo al «Laboratorio de IA» existió la Red Europea de Arte y Ciencia Digital (EDASN), donde Ars Electronica reunió con éxito a instituciones científicas como el CERN, el Observatorio Europeo Austral (ESO) y la Agencia Espacial Europea (ESA) con socios culturales de la artes digitales, con el fin de habilitar formatos de residencia para que los artistas adquieran experiencia práctica en el encuentro entre arte y ciencia. Un objetivo importante del «Laboratorio de IA» es fortalecer el papel de los artistas como catalizadores en la reflexión y la innovación en torno al tema de la IA.

La idea principal sobre «IA y el arte» radica en el papel que este último debería jugar en un área de relevancia global para las sociedades. Las preguntas sobre la creación con IA son meras distracciones. Si los artistas humanos fueran realmente reemplazados por la IA, entonces ya habrán sucedido otras cosas sustanciales en la sociedad. – Martin Honzik, artista, director curatorial Ars Electronica Festival, Prix Ars Electronica y Exhibitions, Ars Electronica, Linz, Austria.

Debido a que la mayoría de los especialistas en aprendizaje automático y redes neuronales profundas son empleados de las empresas líderes, que impulsan la investigación y el desarrollo en este campo con acceso a una inversión significativa, existe una gran demanda de expertos que estén interesados ​​y disponibles para colaborar con artistas que, normalmente, no cuentan con ese respaldo institucional y financiero. Los artistas activos en este campo han elegido con frecuencia una de las tres opciones principales: asociarse con programadores y financiar su trabajo con la venta de proyectos, tomar la curva de aprendizaje más difícil para adquirir las habilidades necesarias por si mismos o profundizar en las habilidades existentes a partir de proyectos y educación anteriores, u obtener una lugar en uno de los programas de residencia de las principales corporaciones o en programas públicos como el «Laboratorio Europeo de Inteligencia Artificial». No todos esos tres caminos representan una opción realista para todos, porque la mayoría de los artistas generalmente trabajan con fondos muy escasos para sus proyectos de arte, o no tienen las habilidades de programación sobre las que podrían desarrollar una experiencia más profunda en IA. En consecuencia, un aumento de la financiación pública para los programas de residencia “AI y Arte” parece ser muy necesario.

Al abordar el trabajo con IA, pregúntate por qué quieres trabajar con este medio. ¿Te está ayudando la tecnología a expresar algo? ¿La tecnología se ajusta a lo que quieres expresar? Ten cuidado con el uso de la tecnología solo por la tecnología. La IA no hará que una idea sea más interesante. – Caroline Sinders, artista, investigadora de diseño de aprendizaje automático, fundadora de Convocation Design + Research.

Si se examinan más de cerca las dos primeras opciones, se revela la variedad que puede resultar de ciertos aspectos de la biografía de un artista. La artista danesa Cecilie Waager Falkenstrøm siempre trabaja con programadores dentro de su equipo que, dependiendo del proyecto, también pueden incluir coreógrafos o artistas visuales. Su proyecto «Centaur» se realizó en un encuentro multidisciplinario con el coreógrafo Pontus Lidberg y el artista de medios Ryoji Ikeda. «Centauro» aplica la metáfora de la criatura mitad humana, mitad caballo de la mitología griega en una combinación de inteligencia artificial y humana que da lugar a «una pieza de danza moderna que articula la tensión entre el hombre y la máquina, al permitir que 9 bailarines interactúen con un instalación basada en aprendizaje automático en vivo en el escenario». La ilustradora y roboticista estadounidense Sarah Petkus tiene un socio, el ingeniero electrónico y desarrollador de software Mark J. Koch, y juntos utilizan programas de artistas en residencia como el «Laboratorio de IA» para ampliar el círculo de expertos a su alrededor para proyectos específicos. En el caso de «Moon Rabbit» su participación en el “AI Lab” incluye residencias en el Observatorio de Leiden en Holanda y el Ars Electronica Futurelab en Linz. Esto tiene perfecto sentido, ya que en su proyecto de residencia «intentan enseñar a un conjunto de inteligencias artificiales a reconocer formas y objetos familiares en imágenes de cúmulos de estrellas, superficies planetarias y otros cuerpos celestes».

Por el momento, la pregunta tiene que ver más con las formas en que los artistas pueden hacer uso de las tecnologías de IA en su trabajo, y menos sobre cómo los científicos de la computación usan el arte. Es un flujo más fuerte en una dirección. – Christos Carras, director Onassis Stegi, Atenas, Grecia.

El artista computacional turco Memo Akten es también ingeniero e informático, por lo que combina el arte y la ciencia en sus propuestas y proyectos. Su trabajo «Aprender a ver: Domingo sombrío» se basa en la idea de que «no vemos las cosas como son somos, pero como sí somos», usando una red neuronal artificial inspirada libremente en la capacidad visual humana. En este proyecto, la tecnología de inteligencia artificial, que ya no sigue el modelo de la mente humana, se refleja en formas profundamente humanas de percepción y nos permite explorar la «dificultad de ver el mundo a través de los ojos de los demás». Ali Nikrang, investigador clave de «Inteligencia creativa» en el Ars Electronica Futurelab, también combina dos líneas diferentes de experiencia en sus antecedentes. Ali Nikrang estudió composición y se formó como pianista, pero también estudió informática. Esto lo preparó para la investigación en inteligencia artificial y música, que juega un papel importante en Ars Electronica. En el encuentro de «IA y música», el papel que ha jugado la música en Ars Electronica desde su fundación en 1979, cuando el primer «Klangwolke» hizo que la Sinfonía n° 8 en do menor de Anton Bruckner fluyera por la ciudad de Linz, converge con las estrechas afinidades entre la música y las matemáticas. Esta proximidad convierte el uso de tecnologías basadas en IA en la composición en un área fructífera de investigación y experimentación, que Ali Nikrang puso a prueba espectacular con el proyecto «Mahler Unfinished» en 2019. Al ingresar las diez primeras notas del motivo de viola del fragmento de Mahler en el sistema de música basado en inteligencia artificial «MuseNet» de Open AI, Ali Nikrang, junto con la Bruckner Orchestra dirigida por Markus Poschner, presentó una versión completa de la última composición de Gustav Mahler, su Sinfonía n° 10 inconclusa. Los resultados del sistema de aprendizaje automático fueron orquestados por Ali Nikrang y Markus Poschner y luego interpretados por los músicos humanos de la Bruckner Orchestra en el Big Concert Night de Ars Electronica en la Gleishalle del POSTCITY, durante el Festival Ars Electronica 2019. En el mismo año 2019, Ars Electronica, como parte de la iniciativa STARTS de la Comisión Europea, presentó «AIxMUSIC«, una combinación de conciertos y un simposio para permitir «encuentros en los territorios inexplorados entre la creatividad humana y la perfección mecánica». En «AIxMUSIC», se plantearon varias de las preguntas cruciales en torno a «IA y arte» con el objetivo de ir más allá de una mera discusión tecnológica hacia la reflexión cultural: «¿Podrán las máquinas crear obras de arte convincentes o teorías científicas ingeniosas? ¿Podremos y estaremos dispuestos a apreciarlo de la misma manera y con la misma profundidad que apreciamos el arte creado por humanos?»

El arte explora y visibiliza las fronteras de la IA y su impacto en todas las esferas de la vida política, social, económica y cultural. Suscita reflexiones y debates de una forma más transversal y de manera multifacética, conectando hechos y ficciones, más allá de lo determinado por los intereses del mercado o la política. Con respecto a la IA y el arte, esto no solo es interesante, sino también necesario: pensamiento, visualización o actuación disruptivos y fuera de la caja. – Karin Ohlenschläger, directora artística de LABoral Centro de Arte y Creación Industrial en Gijón (Asturias), España, desde 2016 hasta 2021.

Incluso este breve vistazo a los recientes proyectos de «IA y arte» indica al menos dos aspectos dignos de mención. El trabajo artístico relacionado con la IA puede servir como la encarnación más destacada de un encuentro entre el arte y la ciencia. Al mismo tiempo, este trabajo pone la colaboración entre el arte y la ciencia a través de una seria prueba de fuego, porque la facilitación real es sustancialmente más difícil cuando se trata de una tecnología tan exigente como la IA. Además, con una frescura y originalidad refrescante, muchos proyectos apuntan inmediatamente a algunas de las preguntas más profundas y cruciales en torno a la IA y, finalmente, a las modalidades más complejas del trabajo artístico con esta tecnología. En 2020, el artista de medios alemán Mario Klingemann recibió una Mención de Honor en Prix Ars Electronica por su pieza «Respuesta apropiada«, que utiliza una versión mejorada de la red neuronal GPT2, entrenada con 60.000 citas adicionales. Como en una capilla, la instalación permite a los visitantes arrodillarse en un banco frente a una pantalla de solapa dividida, que presenta a cada visitante un aforismo único creado por la IA incorporada. Mario Klingemann se refiere al hecho de que «tememos a la IA, pero también esperamos que nos ayude», lo que evoca el entorno cuasirreligioso, donde, en última instancia, los propios usuarios dan significado a los aforismos. En una nota diferente, «Respuesta apropiada» también puede servir como un punto de partida para reflexionar sobre las formas intuitivas en las que puede tener lugar una colaboración espontánea entre humanos y la IA.

Disfruto de la colaboración con científicos, de las cosas que se mencionan en sus conversaciones. También me gustan esos momentos cuando algo sale mal, y esto provoca cosas interesantes. Pero no siento que colabore con una IA, ya que esos programas estadísticos no son conscientes. Es el concepto que hay detrás lo que es hacer arte. – Anna Ridler, artista e investigadora.

Consultas: info@evemuseos.com

Recurso:

Gerfried Stocker, Markus Jandl y Andreas J. Hirsch (2020): The practice of Art and AI. Ars Electronica European ARTificial Intelligence Lab.


Si quieres recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, pídenoslo en el boletín adjunto, dejando claro que solicitáis la bibliografía y los recursos asociados al artículo, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás en la cabecera de esta página. Tu dirección de correo electrónico será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.