Textos en Museos: Ser o No Ser

 

«Queremos cartelas y tipos de letra más grandes, usando fuentes que sean fáciles de leer»: la mayoría de los museos han escuchado este mensaje alto y claro de sus visitantes, especialmente de aquellos de edad más avanzada. Pero, ¿no habremos ya superado con creces la era de las gráficas planas pegadas en las paredes de nuestros museos?

En el Instituto de Arte de Chicago, las cartelas y etiquetas se ha convertido en un proceso cuidadosamente estudiado, según declaraciones de Christine O’Neill Singer, vicepresidenta de desarrollo. «Para la exposición de retratos de Renoir, tuvimos largas discusiones sobre dónde deberían colocarse las cartelas y el texto de la pared, especialmente porque esperábamos que asistieran grupos escolares y familias con niños», señaló. Los gráficos y el contenido también fueron analizados con mucho cuidado. Según Singer: «sabemos que no debemos utilizar el lenguaje que la mayoría de los visitantes no entenderán». Además, informó de que, con el tiempo, el museo había reemplazado todas las cartelas y etiquetas de su colección permanente y, como parte del proceso, el contenido y el lenguaje fueron revisados ​​cuidadosamente.

De acuerdo con los datos recogidos de varios museos, el público suele solicitar documentación adicional sobre lo que ve. En relación a la enormemente popular exposición de 1998 de «El Museo del Barrio, el legado Taino», la directora Susana Torruella Leval afirmó que los visitantes no pudieron obtener suficiente información sobre los contenidos de la exposición. «Teníamos mucho texto y de calidad, pero la gente solicitaba más información de la que podía leer en las paredes», dijo. «Nuestra sala de lectura, donde colocamos materiales impresos y de audio suplementarios disponibles para todos los públicos, siempre estaba llena».

El Museo de Arte Mint ha utilizado una gran cantidad de material interpretativo en la renovación y reinstalación de sus colecciones coloniales precolombinas y españolas. Cheryl Palmer, directora de educación, nos dice: «el aumento en el material interpretativo no parece abrumar a nuestro público».

El museo ha recogido los comentarios anecdóticos de sus docentes y del grupo de asesoramiento comunitario, así como de los maestros y los niños/niñas de las escuelas que usan las galerías todos los días. (El trabajo sobre la América precolombina es parte del plan de estudios de sociales para estudiantes de quinto grado en algunos estados de EE.UU., – en España no, y en muchos estados latinoamericanos tampoco -). «Una de las preocupaciones de los maestros y docentes era cómo la información sobre la colección podria transmitirse adecuadamente cuando un curador o docente no estuviera disponible para explicar y resolver las dudas», declaró Palmer.

Los materiales interpretativos incluyen paneles temáticos, copia detallada de cartelas y etiquetas y mucho material gráfico, como mapas, ilustraciones y reproducciones de fotografías. El Mint también está desarrollando un recorrido de audio bilingüe sobre la colección, y pronto abrirá un centro de recursos que se ubicará al final de la exposición permanente. En él, los visitantes tendrán acceso a un catálogo digitalizado de la colección, así como a sitios web seleccionados sobre arte y arqueología precolombinas, explicó Palmer. Asimismo, se ofrecerán libros, publicaciones periódicas, videos seleccionados y actividades prácticas para estudiantes y familias. El primer tema práctico será el textil: «lana de llama cruda, natural, algodón y un telar simple de apoyo estarán presentes para que los visitantes prueben a trabajar con técnicas de tejido precolombino».

Según declaraciones de Palmer: «Nuestra idea es proporcionar a los visitantes una abierta variedad de oportunidades para que reciban más información, ya sea para que se sientan cómodos trabajando con ordenadores o leyendo libros como experiencia práctica»… «Creo que las personas sienten curiosidad por los objetos, pero no quieren tener la sensación de necesitar un doctorado para entenderlo o aprender más».

Los grupos focales realizados por el Walker Art Center sobre visitantes nuevos y ocasionales, revelaron que los participantes parecían sentirse más cómodos con el arte moderno. «Los visitantes manifestaron que no sabían mucho al respecto, pero estaban interesados ​​en aprender», explicó Mag Patridge, directora de relaciones públicas y desarrollo de la audiencia.

En respuesta, el Walker cambió sus métodos de interpretación para conectarse mejor con las audiencias. Así, por ejemplo, publicó folletos: ¿Qué es el arte moderno? y ¿Qué es la escultura? —los folletos explican algunos de los movimientos, materiales y terminología que se encuentran en sus galerías y en el adyacente Jardín de esculturas de Minneapolis -.

También instaló la Anderson Window Gallery, que se focaliza en una única obra de arte, un movimiento o un artista que se encuentra en la colección permanente, proporcionando así otras interpretaciones más profundas y complejas. Una instalación particularmente exitosa, dijo Patridge, fue la exposición de la pintura de Edward Hopper, «Office at Night». «La interpretación de la obra por parte del público fue muy positiva, y ofreció una variedad de perspectivas sobre todo lo que está implicado en la creación de la pintura, lo que tenía lugar en nuestra cultura en ese momento y la historia de la fuerza laboral de las mujeres. La gente dedicaba 45 minutos a mirar el cuadro».

Walker Art Center también ofrece a los visitantes audioguías de la colección permanente y del jardín de esculturas. El sistema, que funciona mediante el uso del teléfono móvil, permite al público acceder a una gran variedad de información sobre obras individuales y artistas. «Aprovechamos nuestros archivos para mejorar las opciones que podemos ofrecer a los visitantes», dijo Patridge. «Pueden escuchar a un artista hablar sobre una obra de arte en particular, o música que encargamos como contexto sonoro relacionado también con una determinada obra».

Las opciones son múltiples, solo es cuestión de aplicar una buena dosis de creatividad y combinarla con los recursos que se hallan a nuestro alcance; y siempre, por supuesto, pensando en los visitantes, en todos.

Recurso bibliográfico:

Service to People: Challenges and Rewards. How museums can become more visitor-centered. Lila Wallace-Reader’s Digest Fund.


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.