Conceptos Básicos de la Interpretación

 

La interpretación tiene que ver con la forma de comunicar las colecciones a nuestros visitantes, tanto en el museo real como en el virtual. Como museos o galerías, debemos usar nuestras colecciones para narrar historias y transmitir un significado identificable y comprensible para la mayoría del público. A su vez, la interpretación permite a los museos conectarse y relacionarse con una audiencia diversa. Para que la interpretación sea efectiva, debemos considerar cuidadosamente cómo trasmitir el conocimiento sobre nuestras colecciones, las necesidades individuales de nuestros visitantes y los mensajes que deseamos transmitirles.

Existe una amplia gama de técnicas interpretativas y escuelas de pensamiento al respecto, teniendo en cuenta que lo que funciona para un museo o colección puede no hacerlo para otro. Sin embargo, independientemente de la ruta interpretativa que adopte el nuestro, es importante planificar su interpretación, tener claro quién es nuestro público,  prestar especial atención a la naturaleza de nuestra(as) colección(es) y detectar cómo todo ello podría afectar a su misión y objetivos interpretativos.

Interpretando nuestra colección.

Es importante considerar qué técnicas interpretativas se adaptan mejor a la colección de nuestro museo. Debemos tener en cuenta cuales y cómo son los objetos y/o contenidos que funcionarán bien juntos para proporcionar una narrativa interpretativa más amplia.

Colección.

¿Se presta la naturaleza de nuestra colección a una técnica interpretativa particular? Las redes especializadas en diversos temas pueden ser de ayuda, ya que permiten ser utilizadas para compartir y recibir conocimiento y experiencia específicos sobre nuestras colecciones.

Visitantes y usuarios.

Puede haber una técnica interpretativa que atraiga a una audiencia determinada. Identifiquemos la nuestra y planifiquemos la interpretación en función de ella.

Herramientas.

Debemos trabajar con los recursos que muestro museo marca, dentro de unos límites. No necesitamos despilfarrar en una exposición para que se interprete de manera efectiva; las cartelas bien pensadas que soportan objetos cuidadosamente seleccionados pueden ser emotivas y una excelente herramienta de comunicación – aunque no estén dentro de nuestras herramientas favoritas, como bien sabéis los que nos seguís regularmente -. El etiquetado básico tiene la ventaja adicional de poder ser producido y escrito internamente.

Para asegurarnos de que este proceso de comunicación interpretativa sea un éxito, es importante hacer una planificación. Probablemente, debería aparecer en nuestro plan museoloógico alguna referencia al trabajo interpretativo. Pero es tal la importancia de la interpretación en sí que habría de planificarse por derecho propio.

Algunas técnicas de interpretación (guías).

Cartelas.

Es una técnica de muy bajo costo y muy empleada (demasiado). Consiste en colocar etiquetas de texto cerca de objetos o grupos de objetos, explicando antecedentes de apoyo o información específica sobre los mismos. Es, posiblemente, el recurso interpretativo más fácil de producir, y realmente constituye la columna vertebral de la interpretación. Las etiquetas y cartelas ponen sus objetos en contexto, generando un espacio para un buen nivel de adaptabilidad. Consulta nuestros artículos sobre «texto interpretativo» para obtener más información.

Primera persona.

Puede tomar la forma de un miembro de la fuerza laboral de nuestro museo que interprete una colección o sitio, como si pertenecieran a un período de tiempo determinado. Una de las acciones favoritas para los visitantes de los museos al aire libre y las casas históricas, es la interpretación en primera persona de un personaje histórico; supone una excelente manera de entender los objetos – o los sitios históricos – de una manera multisensorial.

Tercera persona.

Similar a la interpretación en primera persona, con la diferencia de que el intérprete reconoce abiertamente pertenecer al mismo período de tiempo que el visitante. Aunque éste experimenta una interpretación multisensorial, puede interactuar, sin embargo, de manera más informal con el intérprete. En este caso, no se produce una «actuación» abierta.

Visitas guiadas.

Mostrar a los visitantes una ruta establecida y comunicar puntos preferentes, puede ser una manera de comunicar colecciones o entornos históricos de forma más estructurada y formalizada. A veces, resulta poco útil para algunos visitantes, ya que el enfoque formal puede llegar a parecerles desagradable. Esta técnica requiere que se le proporcione al museo capacitación adecuada para sus guías.

Visitas auto guiadas.

Funcionan como una visita guiada tradicional, pero en este caso el visitante responde a la información que se le presenta a través de folletos, mapas del sitio, planos de planta, por ejemplo. Una ventaja de esta técnica es que el visitante puede establecer su propio ritmo y detenerse en aquellas áreas que resulten de particular interés para él.

Audiovisual (AV).

Involucra numerosos medios interpretativos; videos introductorios, experiencias visuales inmersivas, bucles de sonido, ruido de fondo o historia oral, etcétera. Todos ellos pueden usarse como herramientas interpretativas independientes o como medios de soporte para objetos, paisajes y edificios. Si se emplea bien, la tecnología AV puede resultar increíblemente efectiva para dar vida al tema de una exposición . Es una técnica interpretativa excelente cuando existen pocos objetos, si bien puede resultar costosa y hacer que los museos tengan, por lo general, que subcontratar el trabajo a proveedores externos.

Digital.

Esta técnica AV recurre, a menudo, a la tecnología que trae consigo el visitante. Mediante el uso de tecnología digital, la interpretación puede llegar hasta él antes, después y / o durante su visita, así como a su hogar – de diferentes maneras-. Puedes ampliar información en nuestra plataforma tecleando el término «interpretación» en el buscador.

Estos son solo algunos ejemplos de los métodos interpretativos más tradicionales. Existe un buen número de ellos  que pueden adaptarse a tu museo o galería. Establecer objetivos claros sobre lo que deseas lograr en la interpretación dentro de tu Plan de Interpretación, es una buena práctica para asegurar la elección de los métodos interpretativos más apropiados.

Recurso:

Museums and Galleries of Scotland (2019): Introduction to interpretation. Waverley Gate, 2-4 Waterloo Place, Edimburgo, Escocia.


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.