Museos y Soledad

 

El tema de la soledad aparece con bastante frecuencia en los titulares de los últimos años. Cada vez son más las personas que se sienten aisladas y solas. De hecho, un estudio reciente encontró que uno de cada cinco estadounidenses siempre, o muy a menudo, se sienten solos o socialmente aislados. Los seres humanos somos, por naturaleza, criaturas sociales. La soledad prolongada puede generarnos una gran cantidad de efectos negativos. Incluso hay quien se ha referido a ella como una asesina silenciosa. Este es un problema que nos puede afectar a todos, a cualquier edad, si bien las personas mayores corren un riesgo más elevado de padecerlo.

Muchos estudios demuestran que el aislamiento social tiene un grave impacto en la salud física. Cierto trabajo de investigación, encontró que la soledad puede causar un daño físico comparable al de fumar una cajetilla de cigarrillos al día. El aislamiento social también afecta a nuestra salud mental. La soledad puede provocar un mayor riesgo de depresión. Las personas solitarias tienen un 64% más de posibilidades de desarrollar demencia clínica. Establecer conexiones significativas con otros es vital para tener una vida sana y plena. Las interacciones sociales positivas son una parte clave de la salud y el bienestar.

Sí, muy bien, pero ¿qué tienen que ver los museos con la soledad?

Para muchos, una visita a un museo es una oportunidad para salir de casa. Puede hacer que conozcamos gente nueva y proporcionarnos más oportunidades para generar interacciones sociales. Los museos son capaces de interactuar con personas aisladas de una manera positiva. Constituyen un espacio seguro, donde individuos de diferentes orígenes tienen la posibilidad de reunirse. Existen proyectos interesantes de museos que abordan el tema de la soledad. Estos proyectos e iniciativas pueden desarrollarse de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, a partir de programas comunitarios, oportunidades de voluntariado o planes de aprendizaje permanente.

Museos, soledad y aprendizaje permanente.

Vivir en un área remota o rural puede ser causa de soledad y aislamiento social. Dificulta el acceso a determinados servicios y la visita a otras personas. Un proyecto en Cornwall, Reino Unido, estudió diferentes formas de abordar el problema. Un museo trabajó con personas mayores de la zona en una serie de proyectos creativos. Cornwall es un condado grande con muchos pueblos y aldeas rurales. La Asociación de Museos de Cornwall pretendìa apoyar a las personas mayores aisladas en la comunidad. Tres museos participaron en el proyecto en el 2016, diseñando actividades que atrajeron a audiencias mayores de 65 años.

El Museo Royal Cornwall, en Truro, se diseñó sobre una exposición ya existente, denominada «Una historia de Cornwall». El equipo de ampliación del museo trabajó con un hogar de atención local para personas de la tercera edad. Llevaron música y objetos  de la exposición a los residentes. Se organizaron sesiones de memoria -que fueron grabadas- en las que contaban historias personales sobre sus vidas en Cornwall y,  posteriormente, se añadieron estos testimonios a la exposición.

El Telegraph Museum Porthcurno también llevó a cabo sesiones de divulgación en un centro de atención cercano. Trabajaron en el tema de la comunicación, desarrollando proyectos creativos en torno al hecho de enviar y recibir mensajes. Como parte del plan, los residentes pudieron visitar el museo y ver sus obras de arte exhibidas allí. El museo también les organizó una fiesta de té como parte del viaje, haciéndoles sentirse a todos bienvenidos y valorados.

Falmouth Art Gallery quiso explorar cómo podría usar su colección para conectarse con las personas mayores. Trabajaron con varios grupos, incluídos hogares de cuidado y centros de día. Preguntaron a la gente con qué piezas se sentían conectados y, posteriormente, utilizaron esta información para crear recursos digitales y actividades de divulgación con el objetivo de ponerlos a disposición de los grupos locales.

Investigación y soledad.

Una asociación está llevando a cabo un proyecto interesante sobre el aislamiento y la soledad. Lo hacen a través de la visión de lo que es una gran casa de campo. Calke Abbey es una propiedad de la National Trust en Derbyshire. El Trust se asoció con el Centro de Investigación de Museos y Galerías (RCMG) de la Universidad de Leicester. Este proyecto está orientado al desarrollo de un programa de actividades en la abadía de Calke, y se centra, básicamente, en el tema de la soledad. Actualmente, se halla en un momento bastante sgnificativo. El año 2019 marca el 200 aniversario de la muerte de Henry Harper Crewe, séptimo barón de Calke Abbey,  también conocido como «El barón aislado». La soledad no es solo un problema moderno. La Abadía quería proponer una serie de ejercicios para discutir el tema de la soledad y el aislamiento social. La asociación está examinando formas de explorar estos temas contemporáneos y aplicarlos a un sitio histórico.

El proyecto cuenta con el potencial de contactar con la comunidad y establecer conexiones. También pretende abordar algunos de los estigmas en torno al concepto de soledad. A muchas personas les resulta difícil abrirse y reconocer que están solos. Es importante iniciar conversaciones sobre el tema, ya que esto puede hacer que las personas se sientan más seguras y pueden hablar de ello en libertad. El esquema genera una «reflexión y conciencia sobre las cuestiones contemporáneas de la soledad y el aislamiento social». Asimismo, pretende brindar oportunidades para que el propio personal de los museos y sus visitantes eviten la soledad.

Museo, voluntariado y aislamiento social.

Los planes de voluntariado son una excelente manera de combatir la soledad. Los museos están en una posición ideal para ofrecer roles de voluntarios interesantes y gratificantes. Desde 2013 hasta 2016, dos museos del Reino Unido unieron fuerzas para establecer un programa de voluntariado, capacitación y colocación. El proyecto se denominó «Voluntariado para el bienestar«, y se puso primero en marcha en el Imperial War Museum North y posteriormente en el Manchester Museum,  ampliándose a diez lugares más del patrimonio en la ciudad de Manchester.

El reclutamiento para este proyecto estaba focalizado en personas que se enfrentaban al aislamiento social. También trabajaron con grupos que sufrían problemas de desempleo o de salud mental de bajo nivel. En este proyecto, 231 personas locales participaron como voluntarios durante tres años. Las ubicaciones se dieron en una gran variedad de instituciones, incluídas las Galerías de Manchester City, el Manchester Jewish Museum y el Museo de Historia de la Gente, logrando obtener resultados bastante positivos. El 75% de los participantes reflejaron un aumento significativo en su bienestar personal después de un año.

Los voluntarios del museo pueden asumir una gran variedad de roles diferentes e interesantes. No siempre están relacionados con ser el «mozo/a para todo» o el apoyo al visitante. La Institución Smithsonian utiliza un gran equipo de voluntarios digitales a través de su Centro de Transcripción, reclutándolos por todo el mundo. Trabajan en proyectos grupales e individuales, transcribiendo documentos históricos -notas de campo, diarios, libros de contabilidad, álbumes de fotos, manuscritos y etiquetas de muestras de biodiversidad-. Esta labor ayuda a hacer más accesibles las colecciones del museo. Effie Kapsalis es Jefe de Contenido y Estrategia de Comunicaciones en los Archivos Smithsonian. Aunque la mayoría del trabajo es en línea y remoto, afirma que los voluntarios tienen una conexión muy real. «Hay un gran sentido de comunidad entre los voluntarios a través de las redes sociales y el propio Centro de Transcripción». Según ella, «servir como voluntario digital produce el mismo sentido de propósito que los voluntarios que lo hacen en persona».

Eliminando barreras.

Un museo del Reino Unido ha estado trabajando a fin de proporcionar una plataforma para artistas que pudieran estar enfrentándose al aislamiento social. «Outside In» fue fundada por la Galería Pallant House, Chichester, en 2006. El objetivo del proyecto es crear un mundo del arte más justo e inclusivo

Los artistas pueden encontrar barreras en el mundo del arte por varias razones, la salud, la discapacidad, las circunstancias sociales o el aislamiento. Esta organización benéfica les ayuda a conectarse con otros a través del arte y la cultura, y les brinda oportunidades para mostrar su trabajo. Realizan eventos de apoyo a los artistas durante todo el año, así como cursos de coordinación, formación y exposiciones.

Museos bajo receta médica.

La prescripción social es una forma de ayudar a los pacientes a mejorar su salud y bienestar. Esto se logra conectándoles con servicios comunitarios. En el Reino Unido, el modelo se está volviendo cada vez más popular. Por ejemplo, los médicos de cabecera llevan recetando visitas a bibliotecas como parte del programa de «Libros con receta» desde 2013. En 2017, Canterbury Christ Church University y el University College de Londres desarrollaron un proyecto denominado «Museums on Prescription«.

Se trata de un proyecto que vincula museos con profesionales sanitarios y sociales. Los trabajadores de salud pueden derivar a los pacientes a actividades basadas en museos. Como parte del programa, se crearon doce sesiones gratuitas de 10 semanas en el museo. Estaban dirigidos a adultos mayores de 65 años que vivían solos. Las sesiones fueron coordinadas por el personal del museo, e incluían charlas, recorridos tras bambalinas (back stage), manejo de objetos del museo y actividades creativas. El proyecto tuvo un impacto muy positivo y ganó dos premios de salud pública.

Este modelo también se está utilizando en Canadá. En 2018, la asociación médica Médecins Francophones du Canada (MdFC), con sede en Montreal, comenzó a entregar una prescripción médica de un tipo diferente. Dichas prescripciones permiten a los pacientes visitar el Museo de Bellas Artes de Montreal gratis. Este tipo de acciones se  pueden relacionar y aplicar a una variedad de problemas de salud,  como la depresión y el dolor crónico. Condiciones similares pueden provocar que las personas apenas salgan de  casa y,  por tanto, conducen al aislamiento total. Según la vicepresidenta de MdFC, Hélène Boyer, visitar un museo puede aumentar la sensación de bienestar y los niveles de serotonina.

Museos y conexiones humanas.

Todos estos ejemplos muestran cómo los museos desempeñan un papel muy importante para abordar el problema de la soledad. A través de las artes y la cultura, las personas pueden aprender nuevas habilidades e interactuar unas con otras. También ofrecen la oportunidad de establecer conexiones humanas genuinas.

Una voluntaria que participó en el proyecto «Volunteering for Wellbeing» explica cuánto ha cambiado su vida. Claire afirma que se sentía aislada y apagada, con pocos amigos y sin expectativas de futuro. El proyecto le dio confianza en sus propias habilidades y le ayudó a mejorar con el resto de la gente. Como resultado de su rol de voluntaria, «se sintió confiada y respetada, ya que yo estaba haciendo contacto con los visitantes». Desde que terminó el programa, Claire ha encontrado empleo en el sector de los museos. Ahora disfruta compartiendo sus conocimientos y ayudando a otros voluntarios. Después del proyecto, casi el 60% de los participantes mostraron una mejora sostenida de su bienestar durante 2-3 años. Los voluntarios recibieron capacitación y apoyo durante todo el programa. Es importante señalar que se colocaron en roles en los que fueron realmente útiles y valorados.

Los museos pueden ser el catalizador para las personas que quieran liberarse de la soledad. Interactuar con la cultura puede mejorar la salud y el bienestar de todos nosotros, no solo de los que están solos. Crear arte, manejar objetos y aprender nuevas habilidades son beneficiosos para todo el mundo. Pero, sobre todo, nuestro bienestar personal, especialmente si nos sentimos solos, puede mejorarse mucho participando en este tipo de proyectos e iniciativas.

Recurso:

Charlotte Coates (2019): Loneliness and Social Isolation – How Can Museums Help? MuseumNext: https://www.museumnext.com/2019/03/loneliness-and-social-isolation-how-can-museums-help/


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.