Responsabilidades del Curador de Arte

 

La principal responsabilidad del curador/a es el cuidado, la presentación, la interpretación y la adquisición de obras de arte para la colección de su museo. Esto significa que una obra de arte bajo el cuidado del curador, y las obras consideradas para adquisición, deben estudiarse e investigarse exhaustivamente para garantizar su autenticidad, calidad e importancia histórica. Las incertidumbres acerca de dicha autenticidad, los orígenes, la condición, la presentación o la procedencia de una obra se deben hacer saber de inmediato a la administración del museo responsable. El cuidado, la presentación y la interpretación de las obras de arte de la colección requieren que los curadores tengan un conocimiento amplio y detallado de la historia del arte, así como de sus campos de especialización correspondiente. Los curadores deben mantener esa experiencia a lo largo de su vida profesional para cumplir con su responsabilidad, sus colecciones y su profesión.

  • Adquisiciones: Actuando de acuerdo con la política de sus museos, los curadores hacen recomendaciones respecto a la adquisición de obras de arte para la colección permanente. Dichas adquisiciones, ya sea a través de la compra, donaciones o legados, deben guiarse por la misión del museo y por la experiencia del curador, cuyos conocimientos especializados les permiten participar en la decisión de la adquisición y luego presentarla al comité pertinente de su museo.
  • Bajas/eliminación: El curador, o el jefe del correspondiente departamento, debe iniciar cualquier recomendación para la disposición o la eliminación de las obras de arte de la colección. Los procedimientos para aprobar las discrepancias propuestas difieren de un museo a otro: en muchas instituciones, el director y el comité asignado consideran las recomendaciones de un curador y luego las presentan a un consejo de administración.
  • Decisión final: Los curadores deben ser francos y honrados, y han de estar siempre en contacto con su director en caso de tener alguna reserva sobre los objetos propuestos para la adquisición o la eliminación- tanto si los objetos están relacionados directamente con su departamento como si no-.
  • Préstamos: Los curadores tienen la responsabilidad de salvaguardar los objetos a su cargo. Al trabajar con el museo para decidir si una obra de arte en su colección permanente debe prestarse a otra institución, tienen que considerar la estabilidad y estado de la pieza, su viabilidad para el viaje y la justificación educativa del préstamo. En colaboración con el personal de conservación, los curadores hacen recomendaciones a su supervisor principal para todos los préstamos de obras de arte de la colección de las que son responsables.
  • Documentación/investigación: Los curadores contribuyen a la integridad intelectual de la colección al garantizar que los registros de las obras de arte bajo su cuidado se mantienen correctamente. Asimismo, conciben y guían exposiciones que arrojan nueva luz y conducen a una mejor comprensión de obras particulares, artistas, movimientos, culturas o momentos históricos en la historia del arte. La expansión de un acercamiento público a los temas, y la mejora de la calidad de la experiencia del visitante, deben contar entre los objetivos de cualquier exposición.

Para montar una exposición, se requieren equipos de profesionales que, en cooperación con los curadores, trabajan tanto dentro como fuera del museo. Hablamos de registradores, conservadores, educadores, diseñadores, personal de desarrollo, funcionarios financieros, editores, publicistas, encargados del arte, archivistas y personal de seguridad. Para defender la integridad de la exposición, el curador a cargo debe participar activamente en todos los aspectos de su organización. En el sentido más amplio, son los representan la colección, que constituye su responsabilidad más importante, además de ser los principales defensores de la colección permanente en el contexto de la misión de su museo. Los curadores tienen la responsabilidad de asesorar al personal sobre la apreciación de las obras de arte, su cuidado, la relevancia de proporcionar acceso público y la misión general del museo.

Como supervisores, los curadores desempeñan un papel fundamental en la provisión de liderazgo y estímulo profesional, pero este espíritu de colaboración debe extenderse también al resto del personal del museo. En todas las actividades y declaraciones, los curadores deben divulgar si están actuando o hablando en nombre de su museo, sus asociaciones profesionales afiliadas o únicamente por sí mismos. No deben representar, o parecer representar, a sus museos o sus asociaciones sin un mandato para hacerlo.

Algunos museos diseñan pautas para ayudar a los curadores a evaluar mejor una situación y decidir lo más correcto. Las siguientes pautas son útiles para llegar a una respuesta o decisión satisfactoria:

  • ¿Es la acción del curador consistente con las prácticas del museo?
  • ¿Podría la acción del curador dar la impresión de inapropiada?
  • ¿La acción del curador desacreditará al museo, a sus funcionarios, a sus fideicomisarios o a sus empleados en caso de divulgación pública?
  • ¿Es su modo de actuar defendible para el supervisor del curador, los funcionarios, fideicomisarios, empleados del museo o el público en general?
  • ¿La acción cumple con el código personal y deontológico de comportamiento del curador?

Los curadores son los principales responsables de la adquisición, cuidado, exhibición e interpretación de las obras de arte. La Asociación de Curadores de Museos de Arte (AAMC) se fundó en 2001, con la idea de apoyar el papel de los curadores en la configuración de la misión de los museos de arte en América del Norte. Los objetivos de la AAMC son:

  • Servir como grupo de defensa de la profesión curatorial.
  • Articular los estándares para la profesión.
  • Promover la investigación y la beca a través de una reunión anual y programas educativos sobre temas seleccionados.
  • Intercambiar información a través de un sitio web y un boletín mensual.
  • Facilitar las discusiones en línea que abordan una amplia variedad de temas relevantes.
  • Reconocer logros distinguidos en el campo a través de premios anuales.
  • Facilitar el intercambio de información sobre exposiciones itinerantes.
  • Proporcionar un foro colegiado para la discusión sobre temas de museos.
  • Lograr estos objetivos en cooperación con los directores de los museos, los administradores y otros miembros del personal.

RECURSO:

Association of Art Museum Curators, AAMC (2017): Professional Practices for Art Museum Curators. Publicado en Nueva York, por la Association of Art Museum Curators, AAMC, 174 East, 8th Street, New York, New York, Estados Unidos.

 


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.