Museos Como Industrias Culturales

 

La idea de que la cultura puede ser un gran negocio, no es nueva; tampoco lo es señalar que los cambios en los patrones de consumo y el aumento de los ingresos reales están fomentando un crecimiento en la demanda de bienes y servicios culturales en el mundo industrializado. Pero vale la pena reafirmar esta coyuntura económica básica en el contexto más específico de los museos e instituciones del patrimonio.

Ante todo, debemos tener en cuenta que son muchas las instituciones del patrimonio cultural que existen en el mundo. Estas instituciones adquieren una enorme diversidad de formas, aparte de las más conocidas (como los museos): parques temáticos históricos, ecomuseos, centros de ciencia y tecnología, instituciones conmemorativas y centros de interpretación.

Alrededor de 700 millones de personas viajan por el mundo todos los años, y los economistas predicen que, con la tasa actual de crecimiento, esta cifra alcanzará los asombrosos 1.600 millones de viajeros de recreo en 2020. Es relevante señalar que las ciudades y regiones que contienen listados del patrimonio mundial son los destinos turísticos más populares. Incluso consideradas a una escala local y regional más modesta, los museos e instituciones del patrimonio constituyen una fuente sorprendente de vitalidad económica real y potencial para las comunidades, empresas y organismos turísticos. Los museos locales y la actividad del patrimonio pueden proporcionar fuentes ingresos y empleo para la comunidad, diversificar las economías vulnerables y fortalecer la identidad y la moral locales.

Los museos y las organizaciones de patrimonio también son un elemento clave de la infraestructura oculta que otorga a las ciudades modernas una ventaja competitiva cuando se trata de atraer empresas culturales internacionales para acoger y reubicar. Esta es una de las razones por las que Singapur, entre otros países que tienen las ideas muy claras, las financia generosamente, probablemente en base a la idea de desarrollar planes para posicionar ciudades y localizaciones patrimoniales como importantes centros intelectuales y artísticos. Es muy esperanzador comprobar cómo hay países que afrontan actualmente niveles de gastos sin precedentes para los museos, empresas culturales y entidades patrimoniales. Por otro lado, debemos decir que una de las consecuencias de estas iniciativas para la innovación es que hablamos de ciudades que se han convertido en lugares que buscan aquellos que quieren disfrutar de un alto nivel de calidad de vida, donde poder vivir y criar a sus hijos rodeados de cultura.

Las industrias culturales, particularmente el sector de museos y galerías, desempeñan un papel educativo vital en el establecimiento de las conexiones culturales y los tejidos en red para el desarrollo del comercio internacional y los mercados comerciales. En algunos países, las escuelas han fomentado durante algún tiempo la enseñanza de idiomas asiáticos como una parte central del currículo, con el fin de sustentar las relaciones comerciales y de futuro del consumidor. Así, por ejemplo, la Trienal de Arte de Asia-Pacífico en el Museo de Arte de Queensland ha facilitado que miles de personas adquieran una nueva comprensión y conexión con las sociedades y culturas asiáticas modernas. A la inversa, la reputación internacional de esta exposición y festival trienal, como principal foro mundial del arte asiático moderno, ha generado un nuevo conocimiento  y comprensión sobre Australia en toda la región de Asia y el Pacífico.

Los agentes económicos son muy conscientes de que las actividades de patrimonio cultural se pueden transformar en agencias de diplomacia social y desarrollo comercial a largo plazo, por lo que países como Suecia, Francia, Holanda, Portugal y Bélgica están invirtiendo fuertemente en la reconstrucción y mantenimiento del patrimonio nacional. De manera inquietante, el hecho de que España, entre otros países, ignore la importancia de la diplomacia del patrimonio cultural en favor de los compromisos motivados por los beneficios comerciales inmediatos o a corto plazo, genera una situación por la que estamos siendo excluidos de dichas iniciativas de patrimonio. Hace unos años se fundó una nueva Liga Europa-Asia para la salvaguarda del patrimonio cultural en la que España no participa. Una subvaloración del papel del patrimonio en la reconstrucción de comunidades y naciones podría llevarnos a desperdiciar la buena voluntad que se ha construido a través de otras formas de ayuda y diplomacia.

El hecho de que varios países hayan logrado convertirse en sitios clave de investigación y desarrollo innovadores, a pesar del clima neoliberal de financiación desfavorable hacia la cultura, pone de relieve el error de que nos veamos excluidos de los futuros beneficios que aportan los programas de desarrollo e investigación para las industrias culturales. Por supuesto, los museos y las organizaciones del patrimonio han tenido durante mucho tiempo algunas dimensiones de investigación especializadas, pero éstas han ido relentizándose a medida que los estados han fijado su atención en otro lado, olvidándose de sus roles tradicionales como recolectores, conservadores y custodios de la cultura material y de sus diversos productos culturales.

Para empezar, muchos de estos países deberían iniciar investigaciones serias y especializadas sobre la naturaleza del  público de los museos. Las exposiciones de museos propuestas hoy en día están sujetas a consultas y ensayos preliminares intuitivos sobre sectores del público, sin usar la variedad de técnicas de sondeo y datos de investigación internacional comparativa. Por otro lado, las organizaciones patrimoniales financiadas con fondos públicos deben justificar su existencia y medir su éxito a partir de su capacidad para atraer audiencias masivas, dentro de una economía de ocio altamente competitiva. Esto nos obliga a desarrollar cálculos sofisticados sobre las características étnicas, de edad, de clase, de género y religiosas de nuestras audiencias potenciales, así como la comprensión de los procesos comunicativos necesarios para alcanzarlos y fidelizarlos. Este tipo de investigaciones son parte de la teoría y práctica disciplinaria que debería ser adoptada por los museos modernos y los profesionales del patrimonio, publicándose de forma personalizada por las organizaciones del patrimonio- en colaboración con investigadores universitarios-, a través de medios académicos, publicaciones en línea, revistas especializadas y similares.

Como intérpretes-al igual que como conservadores- de importancia patrimonial, los países también deben desarrollar experiencia en investigación teórica y aplicada sobre cómo estas diversas audiencias experimentan y procesan información e imágenes sobre el patrimonio. De esta forma, los museos están obligados a descubrir y narrar historias constantemente para atraer a los consumidores a partir de procesos de información bien planificados. Como resultado de estas dinámicas, los museos deberían transformarse en componentes vitales de la infraestructura educativa informal consolidada de los países industrializados modernos. En comparación con la mayoría de las instituciones educativas, su competencia también puede ser excepcionalmente amplia. Deben llegar y retener al público desde los muy jóvenes hasta los ancianos, desde los que tienen títulos universitarios hasta los que no lo tienen; desde los que hablan español como primer idioma a los que no; desde los turistas internacionales que desean entrar en contacto con historias accesibles para su consumo hasta especialistas locales, audiencias que buscan vivir experiencias individuales formativas pero memorables.

Por otro lado, las empresas culturales deben posicionarse a la vanguardia del desarrollo en los usos y aplicaciones humanas de las nuevas tecnologías de información y multimedia, particularmente en la personalización de aplicaciones de software y el desarrollo de contenido útil para todos los públicos. En la actualidad, es necesario que las colecciones de museos, bibliotecas y organizaciones del patrimonio sean digitales y materiales, y que su público pueda vivir a miles de kilómetros del espacio físico donde se encuentra la institución. Las plataformas web, las instalaciones de transmisión de banda ancha y estrecha, y las productoras de audiovisuales, sistemas multimedia y otras plataformas digitales se han vuelto tan importantes como los vitrinas de antaño. Las asociaciones con las industrias tecnológicas y los investigadores universitarios para generar nuevos métodos de comunicación y narrativa de historias se han convertido en una necesidad de primer nivel.

Los museos y las instituciones del patrimonio han cultivado durante mucho tiempo las relaciones internacionales a través de su necesidad de negociar préstamos e intercambios internacionales, repatriar o compartir elementos clave del patrimonio cultural y recopilar elementos del patrimonio nacional que se han dispersado en el extranjero. Sin embargo, en la última década, el conocimiento de la necesidad de desarrollar vínculos internacionales para la investigación ha llevado a un proceso mucho más sistemático e integrado de diálogo internacional y cooperación entre las universidades y las empresas culturales. El eje de este proceso ha sido el Consorcio internacional de Centros e Institutos de Humanidades (CHCI), administrado desde la Universidad de Harvard bajo la dirección de la profesora Marjorie Garber. Esta organización, con sede en los Estados Unidos pero enfocada internacionalmente, reúne una gran red de centros universitarios de humanidades, fundaciones de financiación privado y empresas culturales. La membresía incluye a museos como Getty, Smithsonian, Field y Huntington, y las Fundaciones Ford, Getty y Rockefeller. El CHCI coordina los intercambios de información, desarrolla iniciativas de políticas conjuntas, promueve las colaboraciones nacionales e internacionales, presionando a los organismos gubernamentales y de financiación; este es un modelo de futuro.

En 1999, a partir de una iniciativa del Centro de Investigación de Humanidades de la ANU, asistido por la Universidad de Griffith y la Galería de Arte de Queensland, el CHCI convocó su conferencia anual en Brisbane la primera vez que se organizaba fuera de los Estados Unidos. Sobre la base del éxito de esta reunión, se fundó un Consorcio Australiano de Centros e Institutos de Humanidades para desarrollar colaboraciones internacionales, nacionales y nacionales de investigación, financiamiento y enseñanza entre CHO universitarios y públicos.

Esto ya ha producido varios proyectos globales de I+D en colaboración. Uno de los más ambiciosos vinculará el Instituto de Investigación de Humanidades para los diez campus de la Universidad de California en los Estados Unidos, con la Universidad James Cook, el Centro de Investigación de Humanidades, ANU, y el Museo Nacional de Australia. El proyecto “Pueblos y lugares” propone centrarse en los problemas comunes urgentes del patrimonio ambiental en las selvas tropicales y en los desiertos de América Latina, los Estados Unidos y Australia. Dichas colaboraciones y relaciones globales no solo reúnen nuevas fuentes de experiencia y financiamiento para la naciente economía de conocimiento, sino que también nos permiten mantenernos a la vanguardia del impresionante ritmo de cambio dentro de los entornos de información global. Además, alguien debe tomar el relevo de las instituciones dormidas, que se alimentan del academicismo y del pasado, pero que están perdiendo relevancia por su nula trascendencia práctica.

Para terminar, mencionar que la integración de la investigación en ciencia, tecnología y patrimonio cultural, son terrenos propicios para potenciales colaboraciones, ya sean nacionales o internacionales, sin exista una distinción clara entre investigación cultural, científica y tecnológica. El informe titulado: “Conocimiento, innovación y creatividad”, encargado por el Ministerio de Investigación en Ciencia y Tecnología de Nueva Zelanda, hacía hincapié en que la innovación y la creatividad son procesos sociales y culturales complejos, no pudiendo hacerse efectivos si no se producen vínculos y convergencias muy estrechos entre la ciencia y el arte. La idea de que la innovación y la creatividad pueden fomentarse en una sociedad al aislar lo cultural de lo científico y lo tecnológico, debe ser valorada como poco realista y miope. El informe nos dice:

“Un signo de esta convergencia es el uso cada vez mayor de la creatividad en contextos científicos y tecnológicos; otro es el uso del concepto de “industria” y “producto” en el contexto de las artes”.

En las nuevas economías de conocimiento del futuro, aquellas que deberán estar basadas en la información, la capacidad de ser innovadores, tanto para generar investigación como para aplicarla para un uso social, es más importante que en cualquier otro momento de la Historia, desde el inicio de la primera revolución industrial en el mundo en la segunda mitad del siglo XVIII. Sin embargo, las propiedades psíquicas e intelectuales que generan una cultura creativa, innovadora y crítica en tiempos de desconcertantes cambios sociales y tecnológicos siguen siendo difíciles de alcanzar. Los gobiernos de Gran Bretaña, Singapur y Nueva Zelanda, por poner ejemplos de clara relevancia sobre lo que es una buena proyección planificadora, han destacado recientemente por su precioso espíritu pionero en la innovación.

El mundo entero necesita de estas dinámicas.

RECURSOS PARA LA REDACCIÓN DE ESTE ARTÍCULO:

Iain McCalman: Museum & Heritage Management in the New Economy. Humanities Research. Vol. 8 No. 1, 2001.

Agenda para la Nación del Conocimiento: Informe del Grupo de Trabajo de la Nación del Conocimiento (Canberra: Chifley Research Center, 2001).

Oficina Australiana de Estadísticas, Asistencia a lugares culturales seleccionados, Australia, abril de 1999, Cat. No. 4114.0 (Canberra: ABS, 1999).

Oficina australiana de estadísticas: Cultura y recreación: Artículo del centenario – Contabilidad de audiencias en museos australianos. En Year Book Australia, 2001, (Australia Now series) (Canberra: ABS, 2001).

Oficina Australiana de Estadística: Cultura y Recreación: Museos y Museos de Arte, (Australia Now series) (Canberra: ABS, 1999).

Consejo de Australia: The Arts in Australia: Some Statistics. Recurso de Internet, 2001 – http://www.ozco.gov.au/resources/snapshots/ statistics.html).

“Respaldo a la capacidad de Australia: un plan de acción de innovación para el futuro”, resumen ejecutivo (recurso de Internet, 2001 – http://www.innovation.gov.au/iap/ policy_launch / templates / brochure.doc).

Actas de la conferencia 2000: Economía del patrimonio, desafíos para la conservación del patrimonio y el desarrollo sostenible en el siglo XXI (Canberra: Australian Heritage Commission, 2001).

Mark Considine, et al.: El desempeño comparativo de Australia como una nación del conocimiento: informe al Centro de Investigación Chifley (Canberra: Centro de Investigación Chifley, 2001).

Dr. D.A. Kemp: Conocimiento e Innovación: una declaración de política sobre investigación y formación en investigación (Canberra: AusInfo, 1999).

Gillian Koh y Ooi Giok Ling: Relaciones Estado-Sociedad en Singapur (Singapur: Instituto de Estudios de Política y Oxford University Press, 2000).

Ocio y cambio: implicaciones para los museos en el siglo XXI (Sydney: Powerhouse Publishing, 2000).

Museos nacionales: Historias de negociación: Actas de conferencias (Canberra: Museo Nacional de Australia, 2001).

Nueva Zelanda. Ministerio de Investigación, Ciencia y Tecnología: Conocimiento, Innovación y Creatividad: Diseñando una Sociedad del Conocimiento para un País Pequeño y Democrático. Recurso de internet, 2000- http://www.morst.govt.nz/publications/humanz/ Humanz .htm.

Grupo de referencia para la Academia Australiana de Humanidades: Conociéndonos a nosotros mismos y otros: Las humanidades en Australia en el siglo XXI. Vol. 3: Ensayos reflexivos (Canberra: Australian Research Council Discipline Research Strategies, 1998).

Margaret Seares: Dirección del Club Nacional de Prensa (recurso de Internet, 2001 – http://www.ozco.gov.au/issues/ events / pressclub.html

Turismo exitoso en lugares del patrimonio: una guía para operadores de turismo, administradores de patrimonio y comunidades (Canberra: Australian Heritage Commission, 2001).

David Throsby: Economía y Cultura. Cambridge: Cambridge University Press, 2001.

C. Turner, J. Webb y R. Devenport, (eds): Más allá del futuro: la tercera trienal de arte contemporáneo de Asia y el Pacífico (catálogo de la exposición) (Brisbane: Queensland Art Gallery, 1999).

Caroline Turner, (ed), Tradition and Change: Contemporary Art of Asia and Pacific (Brisbane: University of Queensland Press, 1993).


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

 

Una respuesta a “Museos Como Industrias Culturales

  1. Pingback: Museos :Industrias Culturales — – Mediarteducation·

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.