Escenografía y Narrativa Museológica

 

¿Qué impacto tienen la escenografía y el uso del espacio en la narrativa de la exposición? ¿Cómo se relaciona la escenografía con los otros elementos de las exposiciones, como objetos, textos, videos, museografía y espacios “vacíos” entre los elementos estructurales del museo y el movimiento de los visitantes? ¿Cómo contribuye a dar forma a la narrativa de la exposición? ¿Cómo pueden utilizar la escenografía los curadores y con qué objetivos? ¿Qué podemos ganar nosotros, los estudiosos de los museos, teniendo en cuenta la presencia de la escenografía en las exposiciones?

Hispshops

La escenografía es una práctica artística que enfatiza todos los elementos de la puesta en escena. El término se origina en la escena teatral del siglo XIX, y se define como la guionización del espacio o escenario (Abramovic et al., 2011: 113; Oddey y White, 2006: 17; Eeg-Tverbakk y K. Ely, 2015: 36). La escenografía se centra en la naturaleza tridimensional (arquitectónica) del espacio o del objeto escénico y en su estrecha relación con los artistas intérpretes (McKinney y Butterworth, 2009: 3). Es la visualización de escenas, desde el acto de asumir contextos sutiles hasta la reconstrucción de ubicaciones.

La palabra escenografía es una combinación de los términos griegos skènè y graphia, relacionados con la escena y la pintura o la escritura. En griego, skènographia significa “pintura de paisajes”, y se asocia tanto a la pintura de escenas como al dibujo de la perspectiva arquitectónica (McKinney y Butterworth, 2009 : 3). Definir la escenografía como “una escritura de espacio o escenario” es, por lo tanto, preciso, como una narración no textual. La escenografía también trata sobre la narrativa de cuentos, que originalmente acompañaba a la actuación en un escenario de teatro.

Kathleen Gerber

La escenografía adaptada al entorno del museo presenta las mismas características que en el campo del teatro. La principal diferencia es que los visitantes del museo reemplazan a los actores y al público. El espacio expositivo, por tanto, equivale a un escenario.

En las exposiciones, la escenografía es “todo” lo relacionado con el tiempo y el espacio (Eeg-Tverbakk y K. Ely, 2015: 36); el espacio en el que entramos, así como la forma y los elementos materiales del mismo, son los que deciden el modo en el que permaneceremos. Estas soluciones espaciales representan los medios vinculantes entre la audiencia y el contenido temático de la exposición. La escenografía contribuye a que vivamos la experiencia en esa exposición, al comprometer nuestro movimiento corporal y nuestros sentidos. Se puede caracterizar por representar los instrumentos y efectos espaciales creados para generar una reacción y comprometernos con los visitantes – todo esto sin aparecer como meras decoraciones, fondos o instalaciones de arte aisladas -. En el mejor de los casos, la escenografía establecerá las narrativas a través del espacio de la exposición y creará una presencia relacionada con los objetos y los contenidos. Y esto es posible porque los elementos espaciales exigen un enfoque diferente para la comprensión a través de la experiencia y la reflexión, y no de la información comunicada y la interpretación de los visitantes (Kirshenblatt-Gimblett, 2000; Hein, 2006: 10).

El proyecto del artista islandés-danés Olafur Eliasson (realizado entre 2003 y 2004) podría ponerse como ejemplo de todo lo que hemos mencionado. Eliasson transformó una sala de turbinas “en una galería de efectos especiales” (Leahy, 2012: 108-109). Interpretado como si de una obra de arte o instalación se tratara, este uso particular del espacio también ofrece conexiones con la presencia escenográfica. En este sentido, los artistas, como curadores o museólogos, siempre han trabajado con el espacio, aunque no lo hayan denominado escenografía.

CJWHO

Los textos y objetos dentro de una exposición son lo que reconocemos como portadores principales de significado, lo que identificamos inmediatamente como una narración. Esta narración es, por lo tanto, una característica activa e intencional, vinculada a la cronología y a la dramaturgia, pero también a la imaginación interpretativa de los visitantes o receptores. La teoría sobre la narrativa es lo que se denomina narratología, formulada por el teórico cultural, artista y curador Mieke Bal (1997). En su libro “Narratología – Introducción a la teoría de la narrativa”, Bal la describe como textos – tanto en obras literarias como no literarias -, es decir, como un análisis de historias dentro de una semántica estructural. Su libro supone un estudio de técnicas narrativas, de métodos, de transmisión y recepción de significados. Sin embargo, también hace referencia a las diferentes derivaciones que puede tener la narración:

“La narratología es la teoría de las narraciones, textos narrativos, imágenes, espectáculos, eventos; artefactos culturales que narran una historia” (Bal, 1997: 3).

En esta cita, es evidente que el conjunto sistemático de afirmaciones sobre el segmento de la narrativa trasciende los límites del “texto” y la literatura. La figura oculta, en este caso, es el uso de la palabra “texto”. Para Roland Barthes, crítico y teórico de la literatura francesa, el texto abarca la lectura como un proceso y práctica que crea significados, y que no se limita a la superficie impresa o escrita de un documento o libro. En este sentido, el texto se deconstruye. Con el énfasis de Barthes sobre el papel de la lectura, es posible observar todos los procesos que generan significado como creación de texto; el “texto” está en cualquier cosa (Barthes, 2015: 194). Según Barthes, la narrativa, en cuanto a transmisión de historias, también es una variable ilimitada:

“La narrativa es, ante todo, una variedad de géneros distribuidos entre diferentes sustancias […] [Es] internacional, transhistórica, transcultural: simplemente está ahí, como la vida misma”. Barthes (1977: 79).

Por lo tanto, queda claro que la narración, como creación de significado mediante el uso de la narrativa, se puede encontrar en cualquier sustancia o material, tal y como lo explica Barthes (1977).

Trend Land,

A modo de resumen, podríamos decir que la narrativa se ha estudiado tradicionalmente como texto, o mediante texto. Dentro de los estudios materiales también se la ha considerado – con relación a los objetos-, como la preocupación por las biografías de los objetos (Appadurai, 1988). Al recurrir a la reflexión de las narrativas expositivas, la museología se ha centrado predominantemente en aquellas narraciones que se hallan relacionadas con el texto y los objetos en este contexto. Los expertos en museos han prestado menos atención a la narrativa con relación al espacio, es decir, a la narración de cuentos que se produce a través de un espacio de exposición. Como complemento de las narraciones de texto “clásicas”, también existen construcciones espaciales que soportan las narrativas de las exposiciones. Hablamos de las narraciones como algo textual y físico – o corpóreo-, es decir, narraciones presentadas a través de medidas tangibles y usos específicos del espacio. La narración y la dramaturgia son rasgos definidos que bien podrían describir la escenografía moderna como una práctica museográfica con la capacidad de emocionar a los visitantes.


RECURSOS UTILIZADOS EN LA REDACCIÓN DE ESTE ARTÍCULO:

Ingrid Thomassen (2017): El papel de la escenografía en exposiciones de museo: el caso del Grossraum en el Museo Noruego de Ciencia y Tecnología. MUSKUL4590 – Masteroppgave i museologi og kulturarv Museologi og kulturarvstudier 30 studiepoeng Vår 2017. Institutt for kulturstudier og orientalske språk, Universitetet i Oslo (Noruega).

Abramovic et al. (2011): Robert Wilson desde dentro. La arena de las artes. Nueva York, Estados Unidos.

Appadurai, Arjun (1988): Introducción: Los productos básicos y la política del valor. La vida social de las cosas. Los productos básicos en perspectiva cultural. Prensa de la Universidad de Cambridge. pp.1-63. Online en:
http://townsendgroups.berkeley.edu/sites/default/files/appadurai_social_life_of_things_0.pdf

Bal, Mieke (1997): Narratología – Introducción a la Teoría de la Narrativa. Segunda edicion. Universidad de Toronto Press. Canadá. En línea en: https://canvas.instructure.com/courses/987665/files/39239730

Barthes, Roland (1977): Image Music Text. Fuente de prensa. Londres, Reino Unido.

Barthes, Roland (2015): I Tegnets Tid – Utvalgte artikler og essays. Pax forlag. Oslo. Noruega.

Bennett, Susan (2013): Teatro y museos. Palgrave Macmillan. Basingtoke. Inglaterra.

Bennett, Tony (1988): El complejo de exhibición. Nuevas formaciones. Nr. 4, primavera. pp. 413-441.

Bennett, Tony (1998): Objetos pedagógicos, ojos limpios e instrucción popular: sobre regímenes sensoriales y didáctica de museos. Configuraciones 6.3. La Johns Hopkins University Press y Society for literature and science. pp. 345-371.

Bille, Mikkel, P. Bjerregaard y T. Flohr Sørensen (2015): Atmósferas en escena: Materialidad, cultura y la textura de lo intermedio. Emociones, Espacio y Sociedad. Elsevier.

Bjerregaard, Peter (2014): Disolución de objetos: museos, ambiente y creación de presencia. Emoción, espacio y sociedad. Volumen 15, May Elsevier Ltd. (pp. 74 -81).

Borch, Christian (2014): Ambientes arquitectónicos: sobre la experiencia y la política de la arquitectura. Birkhäuser Verlag GmbH, Basilea. Suiza.

Bothner-By, Annelise (2015): Møter i Utstillingsrommet: Et Utviklingsarbeid i Utstillingsdesign para Musa Kunsthøgskolen i Oslo. Oslo.

Caulton, Tim (1998): Exposiciones prácticas: gestión de museos interactivos y centros de ciencia. Routledge. Londres y Nueva York.

Corrigan, Timothy y Patricia White (2008): The Film Experience: An Introduction. Segunda edicion. Bedford / St. Martins. Capítulo U.S.A. disponible en línea: http://artsites.ucsc.edu/faculty/gustafson/FILM80A/corrigan.white.2.pdf

Eeg-Tverbakk, Camilla y K. Ely (2015): Escucha receptiva: entrenamiento de teatro para espacios contemporáneos.Brooklyn Arts Press, Nueva York. Disponible en línea: http://www.brooklynartspress.com/wp-content/uploads/2014/12/Norwegian-
Teatro-Academia-Escuchar-Escuchar-Extracto.pdf

Hein, Hilde (1990): The Exploratorium: El museo como laboratorio. Prensa de la Institución Smithsonian. Washington y Londres.

Hein, Hilde (2006): Arte público: Pensando en los museos de manera diferente. AltaMira Press. Lanham. Estados Unidos.

Hope O’Donnell, Natalie (2016): El espacio como práctica curatorial: La exposición como construcción espacial. La Escuela de Arquitectura y Diseño de Oslo. Noruega.

Howard, Pamela (2009): ¿Qué es la escenografía? Segunda Edición, Routledge, Nueva York, Estados Unidos.

Howes, David (2014): Introducción a la museología sensorial. Los sentidos y la sociedad. Volumen 9, Número 3.
Disponible en línea: http://dx.doi.org/10.2752/174589314X14023847039917

Kirshenblatt-Gimblett, Barbara (1998): Cultura de destino: turismo, museos y patrimonio. Berkeley: Prensa de la Universidad de California, Estados Unidos.

Kirshenblatt-Gimblett (2000): El museo como catalizador. Discurso de apertura. Museos 2000: Confirmación o desafío. ICOM Suecia. La Asociación de Museos Suecos y Exposiciones itinerantes suecas / Riksutställningar. Vadstena. Suecia.
Disponible en línea: https://www.nyu.edu/classes/bkg/web/vadstena.pdf

Lam, Margaret Choi Kwan (2014): La escenografía como nueva ideología en la curaduría contemporánea: la noción de puesta en escena en exposiciones. Anchor Academic Publishing. Hamburgo. Alemania. Disponible en línea: http://online.fliphtml5.com/wojf/ynmk/)

Latour, Bruno (2011): Algunos experimentos en arte y política. E-flux, 2011, pp.1-7.

Leahy, Helen Rees (2012): Órganos de museos – La política y las prácticas de visita y observación. Ashgate. Farnham, Reino Unido.

McKinney, Joslin y Philip Butterworth (2009): The Cambridge Introduction to Scenography. Prensa de la Universidad de Cambridge. Cambridge, Reino Unido.

Oddey, Alison y Christine White (Ed.) (2006): Los potenciales de los espacios: la teoría y la práctica de la escenografía y la actuación. Libros de intelecto. Bristol, Reino Unido.

Steidle, Anna y Lioba Werth (2013): Freedom from Constraints: Darkness and dimfumination enforce creativity. Revista de psicología ambiental. 35 (1) 2013, pp.67-80.

Treimo, Henrik (2013): Mind Gap. Revisiones Interdisciplinarias de Ciencias, vol. 38 No. 3. Septiembre 2013. Instituto de Materiales, Minerales y Minería. Publicado por Maney en nombre del Instituto. pp. 259-274. En línea en: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1179/0308018813Z.00000000051


Si quieres recibir nuestros newsletters y los artículos por correo electrónico, rellena y envíanos el boletín que encontrarás debajo de estas líneas, por favor. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.