Internet e Incremento de la Audiencia en Museos

 

La progresiva apertura de los museos a la sociedad ha provocado cambios radicales en sus prácticas, ya que el objetivo de estas instituciones modernas no es solo la exhibición de colecciones, sino que buscan, además, generar un contacto social significativo, tratando de establecer una comunicación directa con el público. Desde esta perspectiva, los museos están intentando acercarse a grupos más amplios y diversos, facilitando un uso personalizado de la información y el conocimiento, mediante la creación activa e interactiva de un contenido valioso – de una forma entretenida y formativa -. En el artículo de hoy os hablaremos de la Smithsonian Institution, y comprobaremos cómo esta entidad ha utilizado las redes sociales para conseguir, como objetivo, establecer una comunicación constante que genere la interacción del público.

Modernismism

Actualmente, las redes sociales son consideradas el “corazón” de Internet, ya que fomentan y mejoran la comunicación, la participación, la difusión de información y los comentarios entre los usuarios. Esto proporciona un medio poderoso para compartir, organizar y encontrar contenido, y generar contactos. Por otro lado, las redes sociales se estructuran en torno a los usuarios, mientras que la Web lo hace, en gran medida, en torno al contenido (Mislove et al., 2007, 1). Hoy en día, entre las redes sociales más populares se encuentran Facebook, Twitter, Instagram, MySpace, YouTube, Flickr…

Para comenzar a hacer uso de las redes sociales, el futuro usuario deberá crear un perfil en la plataforma/as de su elección, aportando información básica sobre su entidad. Sabemos que la mayoría de las personas que utilizan los medios sociales son jóvenes entre los 15 y los 35 años de edad. Según el grado de participación personal, podemos dividir a los usuarios en tres categorías (Kumar et al., 2006, 616):

  • Usuarios pasivos: aquellos que se unen a la red por curiosidad, pero nunca realizan ninguna actividad significativa en ella.
  • Usuarios prácticos: crean un perfil por una razón específica y reclutan personas para participar.
  • Usuarios activos: son partícipes del crecimiento de la red social en línea, y se conectan activamente con otros miembros.

Everyday Practice

El rápido desarrollo de las redes sociales y el aumento continuo del número de usuarios han llevado a las empresas, corporaciones, organizaciones e instituciones a explotar las aplicaciones y las posibilidades que ofrecen, con el objetivo de anunciar y promocionar sus productos y servicios (Evans y McKee, 2010, 4). Los museos también llevan un tiempo, no mucho, utilizando las redes sociales para acceder a un público más amplio, ya que pueden generar un entorno interactivo que impulse a dicho público a involucrarse en las discusiones que se proponen – a través del intercambio de información y contenidos -.

iPhase

A pesar de no existir una cantidad significativa de investigaciones aplicadas a los museos que emplean medios sociales, encontramos muchos estudios de casos que nos informan sobre la utilidad y el papel que dichos medios desempeñan en la política de comunicación de un museo. Pongamos un ejemplo:

La Smithsonian Institution está utilizando los medios sociales para alentar al público a profundizar en sus colecciones, ampliar su investigación y, en algunos casos, simplemente agregar post-scripts interesantes a la historia. Su aportación pública y el contenido generado por el usuario, no es algo nuevo para la Smithsonian. En la década de 1850, Joseph Henry, uno de los primeros secretarios del Smithsonian, reclutó voluntarios por todo el país para recopilar observaciones sobre tormentas y otros fenómenos meteorológicos y enviarlas a Washington DC. Esta iniciativa ayudó a la Institución a establecer patrones climáticos y mapas, que luego evolucionaron hacia el Servicio Nacional de Meteorología (Olson 2011, Bray et al. 2011).

Tabe Interesno

Actualmente, la Smithsonian utiliza las redes sociales para involucrar al público, contribuyendo a resolver “misterios”, como la identificación de algunas mujeres de principios del siglo XX. En marzo de 2009, desde sus archivos (Smithsonian Archives) se publicaron ocho fotografías no identificadas de la Colección Science Service en Flickr. Tammy Peters, de Supervisory Archivist, escribió una entrada en su blog, solicitando voluntarios para ayudar a identificar a estas mujeres. En julio de 2009, el usuario de Flickr, “rockcreek”, localizaba a Elizabeth Sabin Goodwin, y citaba el enlace del recorte de periódico donde la había reconocido (Olson 2011, Bray et al. 2011).

Flickr

En abril de 2010, la nieta de Elizabeth Goodwin, Linda Goodwin, identificó la foto y contactó con Smithsonian Archives a través de Flickr, aportando detalles de la vida de su abuela y donando algunos de sus dibujos que permitieron a los Smithsonian Archives avanzar en la investigación sobre la colección del Servicio de Ciencia. La comentarista del blog Penny Richards, manifestó: “ver esta historia pasar de una imagen con iniciales a una biografía completa con imágenes y recuerdos vividos, a través de una multitud de fuentes, es una de las partes más geniales de todo el proyecto de Flickr Commons para todos” (Olson 2011, Bray et al. 2011).

Los resultados finales de esta iniciativa fueron (Olson 2011, Bray et al. 2011):

  • Cuatro de las ocho mujeres desconocidas en la Colección Science Service fueron identificadas con fuentes verificables.
  • Aumentó la audiencia del Archivo Smithsonian.
  • Flickr Commons consiguió incrementar exitosamente el tráfico y los recursos para el Servicio de Búsqueda de Servicios Científicos.

Boooooom

Así pues, el uso de las redes sociales favorece la colaboración entre sociedad e instituciones, permitiendo a los museos responder a las cambiantes características demográficas y psicográficas del público. En los últimos años hemos sido testigos de que cada vez son más los museos que se implican con las redes sociales, especialmente en los países de habla inglesa, que van en cabeza. El ejemplo que mencionábamos antes representa un cambio en la forma en que los museos interactúan con el público, recurriendo a las redes sociales para:

  • Desarrollar nuevos modelos de participación y retroalimentación.
  • Promover las actividades del museo.
  • Extender la autenticidad y credibilidad de un museo.
  • Dar forma al contenido de una exposición de manera colaborativa.

Sin embargo, surgen aún muchas preguntas para los investigadores, creativos y profesionales(Russo et al., 2007, 22):

  • ¿Cuánto invierte el museo en revelar conocimientos a su comunidad?
  • ¿Hasta qué punto está dispuesto el museo a aumentar su propia autoridad en estas áreas de conocimiento?
  • ¿Hasta qué punto el museo está dispuesto a promover el conocimiento en su comunidad?
  • ¿No sería mejor apuntar a audiencias específicas?

Un desafío adicional para los museos es considerar la relación entre los visitantes en línea y los del ámbito físico, así como las características y comportamientos que pueden compartir ambos.

Boooooom

Para finalizar, como decíamos antes, si se desea obtener una comprensión más profunda sobre el uso de las redes sociales entre los museos, se requieren más estudios e investigaciones. Con las redes sociales no se trata solo de abrir otro canal de marketing, sino de promover también la participación de la audiencia a muchos niveles diferentes. Los museos valoran y usan, cada vez más, los medios sociales , básicamente como medio para atraer a un mayor número de visitantes a sus webs. A pesar del hecho de que las comunidades de museos en línea para visitantes y profesionales aún no están bien desarrolladas, el ejemplo del Smithsonian es una muestra de cómo dar  una serie de primeros pasos importantes, y de cómo la “personalización” será considerada, en un futuro próximo, como un aspecto fundamental de la mayoría de los esfuerzos e iniciativas.



Si quieres recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, pídenoslo en el boletín adjunto, dejando claro que solicitáis la bibliografía y los recursos asociados al artículo, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico, completa el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás en la cabecera de esta página. Tu dirección de correo electrónico será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.