Museos y la Máquina del Tiempo

Hay quien asegura que lo más cercano a la máquina del tiempo que tenemos los humanos son los aviones. Podemos discrepar sobre esa afirmación si recordamos algunas  experiencias que hemos tenido en museos de todo el mundo. Es cierto que los aviones nos desplazan muy rápidamente, no solo de un lugar a otro muy remoto y en muy poco tiempo, sino que a veces nos hacen vivir momentos que ya han dejado de existir en muchas de las memorias colectivas. Hemos podido trasladarnos del mundo más moderno a lugares que aún viven anclados en el neolítico, aunque imaginamos que ya por pocos años más. Y viceversa, pudiendo conocer mundos que no existen para la mayoría de los mortales, solo hay que viajar a Singapur. Esa es la bendición de una velocidad que va por el aire, en la que los relojes se adelantan o retrasan según nos apetece y nuestro bolsillo lo autorice.

tumblr_ltx0zje4dn1qc5xeco1_500Stanisław Dróżdż

El tiempo es una quimera indescifrable dependiendo de donde nos encontremos. Si nos olvidamos de los aviones y queremos jugar a viajar en el tiempo, visitemos un museo. Recordamos algunas sensaciones que hemos podido vivir intensamente en ese sentido de la ambigua temporalidad. Nos podemos sentir un Darwin aficionado si abrimos uno de los cajones del Museo de Historia Natural de Londres, en la galería de los insectos.

8da7610dd1cfac71193d11c07854e0ffChristian Stoll

Si nos apoyamos en la pared del estudio de Cézanne, observando la mesa en la que los jugadores de cartas pasaban la tarde- con el jubón del maestro colgado en una percha, justo a nuestro lado y oliendo aún a óleo-, os aseguro que se tiene la sensación de estar dando un salto en el tiempo, viajando a un verano en la Provenza de 1880, y posiblemente con la misma luz del atardecer y el mismo aroma a lavanda que se filtraba a través de las ventanas de su estudio hace dos siglos, allí mismo.

f21da555eb29cba919cd8fd52f9e3bccExplora

Levantamos la vista porque creemos haber oído las discusiones de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, a gritos, sumido en una absoluta frustración e incomprensión, interpelando al Papa chulo cabrón. O a Leonardo, vagando por las galerías de los Uffici, moviendo la cabeza, preguntándose por el modo de poder hacer volar una de sus extravagantes ideas. Solo nos tenemos que sentar en alguno de los bancos y entornar un poco los ojos para que aparezca su figura entre las sombras. Y nuestra cabeza encendida en modo ensoñación, por supuesto, si no nunca podremos hacer estos maravillosos viajes en el tiempo.

082a77bdcbf804e98fa2a6a54c5798b7FFFFOUND!

Han sido muchas idas y venidas por la historia de la Humanidad. Las máquinas del tiempo, los museos, nos han regalado experiencias increíbles que no olvidaremos jamás. Y lo bonito en nuestro caso, es que sabemos que son máquinas que se pueden perfeccionar aún más. Los operarios que ajustan esas máquinas hacen que los viajes en el tiempo resulten cada vez más cómodos, sin que el desplazamiento a tiempos remotos, algunos todavía sin crear, se dejen en el camino recorrido la esencia de lo romántico. Sabemos que cuando apretamos el botón de despegue, son las emociones las que mueven el motor de la máquina. Eso sí, el piloto debe contribuir activamente, volviéndose un poco niño o convirtiéndose en una renacida y reencontrada Amelia Earhart, ¿por qué no?

ecb0b46c47b743fd641cd528a40e414fA time to get



Para nosotros es muy importante saber qué piensas sobre nuestro blog; cualquier comentario que nos dejes es muy valioso para que podamos mejorar sin tirar de intuición, que normalmente falla. Os lo agradeceremos.

Foto principal y para redes sociales: T y C Sports

 

 

 

 

 

 

 

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.