Interactividad: ¿Hablamos de Historia?

Una exposición es la suma de un buen número de decisiones. Para su diseño deberemos dar varios pasos firmes antes de poder aspirar a la consecución de un resultado excelente. Las exposiciones son una gran parte del “todo” en el museo, pero también el contexto juega un papel muy importante cuando se trata de satisfacer las expectativas de los visitantes. La creación de una exposición estéticamente bella o entretenida ya no es suficiente. Es necesario ir más allá – al menos cuando se planifica una exposición en toda regla – y pensar, sobre todo, en el diseño de la experiencia.

Children’s Museum

Actualmente, las exposiciones verdaderamente interactivas son inusuales en los museos modernos, están quedándose viejas, parece que fueran algo del pasado. En las que aún permanecen, a menudo la acción se limita a un rendimiento reactivo. Se presiona un botón o se gira una rueda y se sigue la acción. En muchos casos ésto podría ser suficiente, pero al planificar exposiciones es bueno tener en cuenta que la verdadera interacción siempre parte de la comunicación con el visitante. La acción reactiva suele ser muy corta. Lo que el visitante podrá aprender a partir de este tipo de interacción es verdaderamente limitado, ya que normalmente sólo funciona de una forma: “presionar el botón o no hacerlo”. En tal caso, el resultado debe ser claro y simple porque la acción es muy sencilla.

Children’s Museum

Las exposiciones interactivas necesitan más carga intelectual que las simplemente reactivas. Deberemos determinar un objetivo para que el visitante consiga llegar al final; por ejemplo, un premio o alguna acción entretenida en la que pueda verse inmerso. Existen también las interacciones cerradas: hay varias formas de alcanzar un objetivo; será decisión del público seleccionar la ruta que quiera seguir para lograrlo. La interacción abierta no necesariamente debe tener un fin determinado. Podría tratarse de una exploración sobre “algo” concreto, o una comunicación directa con la exposición, con lo cual no tiene por qué existir una lección clara que el visitante pueda recibir. La última interacción se produce para ofrecerle información sobre un determinado problema o idea, o puede contener detalles acerca de un enigma completamente nuevo. Como podemos comprobar, hay muchas maneras de interactuar con la exhibición.

Interactive Zoetrope

Por otro lado, no importa la complejidad o simplicidad que tenga el uso de la exposición, siempre deberemos formular una pregunta trivial acerca de algún problema común, con un enunciado lo más simple posible. Si la cuestión se plantea hábilmente, podrá ser utilizada como base para exposiciones diferentes. A ésto podríamos denominarlo “narrativa de la exhibición”. Es muy importante que la formulación de la narrativa tenga alguna conexión con algo a lo que las personas se enfrentan en su vida cotidiana; esa relación con el mundo del día a día es vital para generar la mejor experiencia posible .

Angry City

No es absolutamente necesario que las exposiciones sean interactivas. En los centros de ciencia cabría esperarlo, en cierto modo, pero en otro tipo de museos, como los centros de interpretación y patrimonio, es muy probable que ni siquiera sea posible. Si alguna parte de la exhibición aparece inactiva, deberá mostrarse claramente que esa opción no existe. Siempre ha de haber un motivo real de por qué determinada exposición se diseña y produce para ser “práctica” (interacción en el nivel donde se necesita cierto compromiso físico), y no solo para que resulte “divertida”. Si no aparece una razón de peso que justifique la narrativa, la exposición corre el riesgo de volverse confusa y decepcionante.

Smart Heart

Es muy importante cerciorarnos de que la seguridad de los objetos originales tipo “solo mirar” no se vea comprometida si se incita a alguna “acción” alrededor del mismo. Con una distribución bien planificada, tanto las exposiciones activas como las no activas pueden apoyarse mutuamente y generar un buen ritmo durante toda la visita. La combinación de ambas se puede utilizar para crear una narrativa atractiva y dinámica, con las mismas técnicas que se utilizan en la dramaturgia más moderna.

Como señala Caulton, no todas las exposiciones prácticas son apropiadas para los diferentes temas de exposición. Al final del día, éstas no deberían distorsionar el descubrimiento histórico o científico (Caulton 1998, 35). Han de planificarse con buen gusto, especialmente si están involucrados temas delicados. Si no es así, sería bueno reconsiderar todo el significado y la existencia de una exposición de naturaleza interactiva.

Kim Holm

Como mencionábamos anteriormente, para lograr que una exposición resulte más fácil de seguir para los visitantes, debe existir una narración coherente que explique bien el modo de recorrerla o la forma en que se supone que debemos interactuar con ella. Conectar o separar las exposiciones facilitará la comprensión de lo expuesto. La narración puede darnos una pista sobre el orden en que se exhibirán los objetos- por ejemplo, en un centro de patrimonio la historia local se presenta como una línea del tiempo-. Así mismo, se podrían escalar las exposiciones para que fueran comparables, sin importar su ubicación en el espacio expositivo- comparar un átomo de hidrógeno con el tamaño de la molécula de etanol en una pantalla de química-.

Carlos Cruz Díez

La narración no debe resultar demasiado estridente, ya qu puede reducir la concentración sobre las exposiciones individuales. No obstante, es una buena herramienta para conseguir que el público sienta curiosidad por seguir el recorrido y pasar a la siguiente etapa. Una narrativa apropiada a menudo sirve como tema central de la exposición, planteando preguntas o problemas comunes para el visitante, algo muy útil sobre todo en los museos y centros de ciencia.

Lo más difícil es lograr que la ciencia sea interactiva, como suele ocurrir en los centros de ciencia, ya que implica el hecho de encontrar una verdad fundamental sobre la ciencia, tal como la conocemos actualmente, sin embargo, ésta se halla sometida a un constante cambio; todos los días se publican nuevas teorías y observaciones (solo hay que observar lo que está ocurriendo con el tema de los exoplanetas). Caulton habla sobre el “constructivismo” como el método de reorganización del conocimiento personal tal como se produce cuando las personas interactúan con el mundo (Caulton 1998, 37).

Kinetische Skulptur – BMW Museum, Munich

Al planificar exposiciones, debemos alentar al público a interactuar con aquellos elementos que se consideren relevantes en el contexto personal, físico y social de la visita (Caulton 1998, 37). Como resultado, conseguimos que el visitante  saque sus propias conclusiones sobre los contenidos, ofreciéndole la oportunidad de establecer conexiones entre las diferentes ideas expuestas con el fin de desarrollar su propia visión del mundo. Éso, naturalmente, plantea un gran desafío para los museógrafos, ya que ese tipo de exposiciones no puede seguir claramente tramas preestablecidas. Sin embargo, se podría generar un entorno en el que se produjeran distintas posibilidades y opciones, a modo de pistas o sugerencias, para obtener más información. Algo así como crear una gran ruta de tareas donde los resultados solo pudieran ser entendidos y juzgados por los propios visitantes.

Stream of Consciousness

Se cuestiona si es una buena política dejar que el público permanezca en su área de confort sin desafiarle a probar algo completamente nuevo. Podría sugerírseles, a aquellos interesados en los contenidos, que profundizasen voluntariamente en su conocimiento, si bien existe el riesgo de que solo se fortalezca la imagen de las ciencias como entidades separadas. Esto es exactamente lo que se debe evitar, ya que los métodos interdisciplinarios son muy importantes para las ciencias, y todo lo demás.

César del Valles

Según Caulton (1998, 27), la orientación es un componente vital en la comunicación entre la exposición y sus visitantes. Hay cuatro formas diferentes de orientación: geográfica para guiar; psicológica, para estimular la mente; intelectual, para fomentar la comprensión del contenido y conceptual, para ayudar a desarrollar ideas. Las cuatro juegan su papel tanto fuera (en la forma del entorno) como dentro de las exposiciones. Estas premisas deben ayudar al público a concentrarse en cada exposición individual, pues de no ser así, es probable que la experiencia de aprendizaje se vea comprometida.


Inscríbete aquí.


RECURSO:

Ahlamo, E.-K. (2013): Interactive exhibiciones. The Use of Interactivity in Educational Exhibitions. Universidad de Ciencias Aplicadas de Tampere. Tampere, Finlandia, U.E.

Fotografía principal: Carlos Cruz Díez


Si estás interesado en recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en la página principal del blog.

Una respuesta a “Interactividad: ¿Hablamos de Historia?

  1. La museología es un mundo infinito,donde los que las habitamos,necesitamos de estas herramientas que ustedes brindan.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.