De Profesión: Educador de Museos

“Además del énfasis en el aprendizaje como un papel importante del museo, los educadores de los museos consideran que el aprendizaje en estos entornos es igualmente significativo” (Hein, 1998, p.14).

El cambio en la consideración del papel educativo de los museos ha transformado el prestigio de la profesión dentro de estas instituciones. El educador del museo en la actualidad desempeña un papel fundamental como facilitador de la experiencia del visitante. El personal del museo trabaja para ajustar las exposiciones y sus programas a los objetivos educativos de los planes de estudios de los colegios (Hein, 1998). Sin embargo, debemos señalar que existe una diferencia en el contexto educativo entre escuelas y museos (Tran y King, 2007).

Dienstelle

Hoy en día, el campo de la educación museística ha avanzado positivamente en muchas direcciones  debido a la mayor atención que se le está prestando al papel educativo de los museos. Sin embargo, existe la necesidad de generar un mayor progreso en este área, algo que ha sido demandado tanto por profesores como por los propios educadores (Griffin, 2011). Éstos, en entornos no formales son valorados como participantes significativos en el avance del conocimiento durante las visitas escolares, sin embargo, su desarrollo profesional no es lo suficientemente compatible. Allen y Crowley, (2015) sugieren que no existe un programa de capacitación para aquellos educadores de museos que usualmente dirigen una visita basada en experiencias de aprendizaje previas y a nivel individual. Por lo tanto, uno de los aspectos más importantes para mejorar profesionalmente es el conocimiento base común para la preparación y práctica profesional y un marco teórico y metodológico compartido (Tran y King, 2007). La diversidad de perfiles hace que el establecimiento de esa base teórica común resulte más complicada.

US One Sheet Poster

El trabajo de los educadores de museos.

El rol de los educadores de museo incluye múltiples tareas y varias responsabilidades. Estos profesionales diseñan y planifican visitas escolares y públicas, trabajan con una amplia gama de edades y se relacionan con diferentes aspectos educativos (Tran y King, 2007). Por lo tanto, sus diversas funciones marcan el rol complejo que se les otorga y los diferentes desafíos con que ejercen la enseñanza en el contexto del museo, implicando un conocimiento de contenido específico y múltiples habilidades.

Cox-Peterson et al. (2003) realizaron  una investigación sobre las visitas guiadas en un museo de historia natural con grupos de escolares. Descubrieron que las prácticas de los educadores de museos estaban muy valoradas. Las conclusiones reflejaron una actitud positiva hacia la visita expresada tanto por estudiantes como por maestros. Zhai y Dillon (2014), también llevaron a cabo un estudio sobre esas cualidades pedagógicas durante las visitas escolares, centrándose en el discurso como una estrategia que apoya el aprendizaje. Los informes sobre este enfoque señalan que la actitud comunicativa de los educadores fomenta las interacciones controladas. Además, Tali y Morag (2007) investigaron las actividades pedagógicas de una visita guiada en un museo de ciencias. Los estudiantes se involucraron y expresaron una actitud positiva respecto a las actividades que contaban con el apoyo de la participación activa, como los juegos y el trabajo en equipo. Son estudios que se centran en una investigación sobre el impacto de las prácticas de los educadores de los museos y sobre la naturaleza del aprendizaje,  sin embargo, el análisis respecto a las perspectivas de los educadores para dicho aprendizaje dentro de los museos es limitado.

This is Colossal

Tran y King (2007) observaron que la investigación sobre las prácticas de los educadores de museos durante una visita, así como el marco teórico que aplican, resultaba insuficiente. Por ejemplo, Allen y Crowley (2013) afirman que  investigaciones previas sobre dichas prácticas han demostrado que los educadores apoyan las experiencias de una manera más didáctica, dando poco margen a la discusión entre ellos y los niños/niñas. Por otro lado, en el mismo estudio se observa que utilizan estrategias limitadas para el compromiso educativo con los peques, asemejándose bastante a la de los maestros de aula (2015). Son hallazgos que reflejan la naturaleza desafiante de la enseñanza y el aprendizaje de la ciencia en los entornos de los museos.

Estudios previos en centros científicos (Tran, 2002; King, 2006) informan sobre las complejidades de la educación museística dentro de la profesión, lo que implica que los educadores deben dominar las estrategias que tienen que llevar a cabo para apoyar el aprendizaje en los museos. Sin embargo, estas prácticas no son específicas y varían de una institución a otra. El desarrollo profesional de los educadores de museos debe centrarse en el establecimiento de un lenguaje profesional común y en una pedagogía museística con un enfoque centrado en el alumno. Así mismo, se debe diseñar un conjunto claro de objetivos que faciliten la comprensión del aprendizaje esperado  (Allen y Crowley, 2015). Al diseñar los objetivos de la visita, los educadores deben considerar posibles conexiones con el plan de estudios, ayudando a los maestros a entender el objetivo de la misma. Si, además, el contenido de ésta  conecta con el material escolar al uso, podría resultar muy beneficioso para el aprendizaje del alumno. Allen y Crowley (2015) sugieren que cuando los educadores reflexionan sobre sus propias experiencias y discuten con sus colegas los desafíos a los que se enfrentan durante una visita escolar, se genera uno de los enfoques más valiosos en cuanto a nuevas ideas y estrategias para su desarrollo profesional. Este intercambio de ideas y experiencias ofrece a los educadores la oportunidad de expresar sus comentarios individuales y comunicar nuevas ideas para una evolución positiva dentro de la profesión.

Mr. Cup

La profesión de los educadores de museos.

La preparación profesional y la práctica de los educadores de museos deben incluir una base de conocimientos y habilidades relacionadas directamente con el aprendizaje en los museos, algo obvio por otro lado. Tran y King (2007) afirman que es necesario establecer una formación profesional muy definida para estos educadores y aplicarla dentro del marco de la pedagogía (conocimientos y habilidades diferentes), de esta forma su profesión dispondrá de una base teórica aceptada que podría desarrollarse más ampliamente. La enseñanza en los museos de ciencia, y en los entornos de los museos en general, es un proceso complejo. Por lo tanto, un conjunto común de habilidades y un conocimiento compartido entre colegas apoya al buen desempeño profesional, definiendo los objetivos de aprendizaje y valorando la importancia del rol de los educadores (Tran y King, 2007; Allen y Crowley, 2013).

Art and Toys

La capacitación es una forma de ofrecer apoyo a los educadores no formales en términos de desarrollo profesional. Por lo tanto, la reflexión sobre las actividades pedagógicas durante una visita al museo, donde las ideas y pedagogías nuevas se discuten y consideran, es un enfoque que puede conducir a una práctica de base común para los educadores. Respecto a ésto, Tran y King (2007) argumentan que “las investigaciones sobre las acciones pedagógicas de los educadores en los museos de ciencia sugieren que estos profesionales no comparten un entendimiento común de las mejores prácticas, lo que puede deberse a la falta de preparación profesional basada en una base de conocimiento reconocido”. Pero, para que estas implementaciones mejoren, surge la necesidad de hacer una reflexión y de que los educadores se comuniquen entre ellos. Además, Grenier (2005) declaró en su día que “sin una capacitación que refleje programas interesantes que fomenten cuestionamientos, la interacción y la experimentación, los docentes continuarán guiando las visitas de una manera que refleje sus propias experiencias de aprendizaje en las escuelas y con sus maestros y profesores”. Por lo tanto, los educadores deben buscar la oportunidad de compartir experiencias previas y sus desafíos, para una evaluación y discusión posterior. Tran (2002) también señala el problema emergente del establecimiento de la práctica profesional y de la pedagogía para la comunidad de educadores de museos dentro del campo de los museos. Como resultado, esta comunidad puede asentar una práctica común de enseñanza y aprendizaje unida al ejercicio de “diferenciar las prácticas y estrategias para involucrar a diferentes tipos de audiencias, y apoyar el desarrollo profesional continuo a través de la comunicación y la práctica reflexiva” (Allen y Crowley, 2015, p .101).

Cargo Collective

Profesionalismo en educación museística.

Los educadores de museos son la “herramienta humana” disponible para generar conocimiento en el público sobre los objetos (contenidos) de las exposiciones permanentes y temporales. La educación museística debe establecerse y desarrollarse como una profesión a través de una teoría específica y una investigación aún mayor en su campo, de esta forma los educadores pueden llegar a conseguir que se reconozca su verdadero valor profesional. Otro proceso para la profesionalización en la educación museística es el diálogo abierto entre los miembros de la profesión, como ya apuntábamos anteriormente (Allen y Crowley, 2013, 2015, Tran y King, 2007), además de los programas educativos, siguiendo una línea de capacitación e impartiendo cursos para profesionales educadores.

La profesión del educador museístico lleva considerándose durante décadas, pero “si los museos desean ofrecer una contribución significativa a la educación en la sociedad […] necesitan garantizar la calidad de su oferta educativa […] formación profesional y cualificación adecuada de sus trabajadores” (Tran and King, 2007, p.145). Para avanzar en las experiencias de aprendizaje en entornos no formales, es importante apoyar su estructura antes (planificación) y durante, con el fin de publicar posteriormente dicha experiencia. De esta forma, el aprendizaje fuera del aula se complementa con el que tiene lugar dentro de ella (Hohenstein y King, 2011). DeWitt y Hohenstein (2010) sostienen que el diseño y planificación profesional de la visita al museo es un factor clave que puede influir de manera definitiva en las actitudes de aprendizaje informal.



Si estás interesado en recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en la página principal del blog.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.