La Exposición Inmaterial de los Objetos

Si los museos pretenden reducir la distancia entre sus visitantes y los objetos que exponen, deben variar su planteamiento en el diseño y producción de exposiciones y las interpretaciones de sus colecciones. Si el museo se marca como objetivo que todo tipo de visitante tenga una percepción sensorial más amplia o más profunda sobre su colección, el objeto y su correspondiente valor emocional, en lugar de simplemente facilitar al público un recurso para la comprensión intelectual sobre un conjunto de hechos puntuales presentados e ilustrados pasivamente en una vitrina con cartelas, deberían plantearse ante todo lo siguiente: ¿estamos facilitando que los visitantes (en toda su diversidad) puedan apreciar realmente los aspectos más relevantes de esos objetos y la verdadera historia que llevan detrás?

My Oh So Faves

Los que nos seguís habitualmente sabéis cómo defendemos el hecho de facilitar precisamente todo tipo de interacciones corporales, multisensoriales y emocionales, así como las puramente cognitivas, con relación a los objetos que los curadores eligen para una exposición, y los hacemos persiguiendo el objetivo de narrar algunas de sus muchas y diversas historias. Intentamos conectar “visitantes a la riqueza de la historia” aportando detalles de la vida y de los mundos de los demás, los pasados y los presentes (en incluso los futuros, en ocasiones), y así “invitar” a los visitantes a interactuar imaginativamente con las experiencias en el museo. Trabajamos “para permitir que los objetos” conecten con las personas… con su propio yo histórico, así como con el pasado de otros. Normalmente, las exposiciones de los museos de todo el mundo están “centradas en los objetos”, en lugar de proponer un ejercicio narrativo en gran medida basado en experiencias contextualizadoras. La función en la exposición de los objetos debería ser simplemente la de apoyo para ilustrar historias y no al revés: observa el objeto y crea tu propia historia (tu te lo guisas, tu te lo comes). En los museos convencionales el trabajo de comunicación real se hace principalmente con la lectura de palabras, nunca a partir de lo que podríamos denominar “la narrativa emocional del objeto”. Si fuésemos capaces de cambiar el orden de la lectura del objeto, de los convencional a lo emocional, conseguiríamos que los visitantes redescubrieran la capacidad de los objetos para “inspirar ese deleite inspirador que se genera cuando somos capaces de pensar que ese objeto se encontraba en otro tiempo, en otro lugar, visto por los ojos de otra gente y que ahora puede formar parte de nuestra propia vida”. Queremos devolver a los objetos su “particularidad”, su “poder” para excitar e inspirar la curiosidad de los visitantes. No queremos observar “cosas” encerradas en asépticas cajas de cristal.

I am revolting

Al elegir objetos que poseen cualidades estéticas particulares, pero además con vidas vividas y sus dramas, posiblemente debido a la asociación de esos objetos y artefactos con ciertos eventos o personas, los curadores deben generar “biografías” detalladas de los objetos, centrándose especialmente en cómo dichos objetos formaban parte de las personas y de sus vidas. Lo que nunca deben hacer es pensar en exposiciones en las que las historias de los objetos se comunican con la redacción y publicación de grandes cantidades de texto en gráficas planas. Los curadores deben dejar que los objetos y sus yuxtaposiciones generen gran parte de su comunicación con el público. En un primer estadio, se debe trabajar a fondo sobre el tipo de apariencia “intensa e interactiva” que hace que los visitantes se centren en las cualidades físicas de los objetos ante todo, para más tarde detenerse en el proceso de captación de los datos sensoriales de los mismos. Se trata de ayudar a que el visitante reflexione sobre lo que pudo ser el objeto en su tiempo, la razón de su manufactura o fabricación, quién podría haberlo usado, para qué, cuándo y dónde. Debemos estimular la empatía de los visitantes y que su imaginación viaje para vivir mentalmente otras vidas, aunque para poder lograr este ejercicio de abstracción debamos siempre proporcionar un contexto.

Fuillook

Una estrategia muy útil – entre otras – consiste en dividir una exposición en exhibiciones más pequeñas, enfocando la atención del público sobre un objeto clave en cada una de ellas, seguido de otros que apoyen su presencia con el fin de evocar diferentes ramificaciones de la narrativa en cuestión, alentando a los visitantes a concentrarse principalmente en los objetos y las relaciones entre ellos. Debemos alejar el texto de los objetos mismos en la medida de lo posible, con el fin de no restarles valor y no distraer al visitante de la interacción adecuada y primaria con las cosas físicas que se pueden ver. De hecho, nosotros nomalmente trabajamos (aunque no siempre con éxito) para eliminar cualquier texto interpretativo aplicado a las vitrinas, buscando más bien apoyos multisensoriales. Este tipo de sistemas los denominamos “estaciones sensoriales” que acompañan a cada exposición, tratando de facilitar no solo las exploraciones superficiales de los objetos sino generando además compromisos más duraderos, imaginativos y empáticos a través de la estimulación de los sentidos del visitante.De esta forma, los visitantes pueden, por ejemplo, percibir el olor del mar, o trazar con los dedos los puntos en un mapa bordado que es una copia del original del real, que se encuentra guardado en la vitrina.


Tumblr

Se trata de atraer a los visitantes hacia los objetos de manera más directa y sensual, de acabar con la sacra distancia entre el objeto y el visitante, para que el público pueda alcanzar un estado de compromiso más profundo y sutil con los objetos en exposición, con lugares y eventos pasados ​​asociados con ellos. Normalmente los museos, como decíamos anteriormente , explican los usos históricos y los significados de los objetos que antaño se utilizaron, pero no crean contextos históricos singulares y definidos para esos objetos. Creemos firmemente en la necesidad de que los museos puedan fijar sus colecciones a tiempos y lugares singulares, estimulando las posibilidades imaginativas de los objetos, brindando la oportunidad de que los visitantes intenten empatizar simultáneamente con las sensaciones de las personas de otros tiempos y lugares, reconociendo la subjetividad de sus propias realidades en el presente. A través del fomento de interacciones multisensoriales directas con los objetos físicos, restringiendo con cuidado el alcance y la posición de la interpretación textual, se permitirá a los visitantes que interpreten los objetos a su manera y al mismo tiempo puedan imaginar a través de esos objetos cómo se sintió ser alguien del pasado.

¡Uy!

Podemos crear conexiones poderosas y empáticas con los objetos y las historias asociadas a ellos, no necesariamente como conexiones deliberadamente diseñadas por el propio museo y su particular enfoque exhibicionista, sino a veces simplemente generando una interacción sensorial a partir del conocimiento de la realidad del objeto o de su contexto. Una curadora, por ejemplo, nos describe el impacto emocional que sintió cuando se encontró con una maqueta del campo de concentración de Treblinka, actualmente en exposición en el Museo Judío del Holocausto de Melbourne. La maqueta fue realizada totalmente a mano por un hombre que sobrevivió a Treblinka, donde perdió a su esposa y a su hija. El poder de la resonancia de este objeto, así como su capacidad de evocar una fuerte reacción emocional en las personas sensibles, radica en el gran contraste de entumecimiento emocional que sintió al encontrarse con maquetas de campos de concentración expuestas en otros museos. La maqueta del museo de Melbourne, como en el caso de los otros museos, se encuentra detrás de un vidrio, pero se le ha otorgado una interpretación muy personal por parte de su creador, al aportar a la maqueta un espacio suficiente para que ejerza todo su poder emocional, “afectando así a las personas de una manera visceral y física”, complementada con la interpretación que aporta el museo para propiciar una respuesta afectiva hacia el objeto, dentro de un marco de comprensión cognitiva.

Astigmatic

Debemos manejar suficiente información apoyada en un contexto para poder “ubicar” y comprender un objeto, pero también para experimentar respuestas emocionales poderosas. Este tipo de experiencia emocional con relación a un objeto está evocativamente descrito por la curadora Nuala Hancock, cuando se encontró las gafas de Virginia Woolf guardadas en un cajón en su casa museo de Charleston, en la que Woolf vivió casi toda su vida. Hancock halló una caja en un cajón y lentamente comenzó a desenvolver las capas de papel de seda que contenía. Finalmente, apareció un largo estuche negro, forrado de terciopelo morado. Tras sacar las gafas del estuche, observó su apariencia material, los pequeños daños que mostraban pero, inmediatamente después, no pudo evitar reflexionar sobre la biografía de esas gafas como un objeto inmaterial. Podríamos decir con toda seguridad que aquella fue una reflexión metafórica sobre cómo Woolf veía el mundo, y cómo fue creando la naturaleza de su “visión poética” (Hancock 2010: 117). Esas gafas hicieron posible que la curadora viviera una experiencia sensorial y emocional y lograra una mejor comprensión de Woolf. Como última reflexión, Hancock admite que mientras las gafas de Woolf “nos ofrecen algo tangible de su existencia material”, en su estatus de “algo” que tenía una relación tan íntima con “alguien” – que por otro lado odiaba ser observada -, nos deja entrever de manera un tanto incómoda, la intrusión que podemos cometer en el mundo privado de la vida de otra persona. Las reflexiones de Hancock son evocadoras y conmovedoras, pero tanto ellas como las experiencias que les conciernen solo adquieren poder gracias a la información de la que ya disponemos, algo que en realidad es un privilegio: el hecho de que esas gafas pertenecían a una escritora famosa y profundamente admirada por ella.



REFERENCIA:

Sandra Dudley (2011): Materiality Matters: Experiencing the Displayed Object. UM Working Papers in Museum Studies, Number 6 (2011). University of Leicester, Reino Unido.

Foto principal: El estudio del pintor.


Si quieres recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en la página principal del blog.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros