Expresión Artística y Centros de Ciencia

En este último medio siglo, se han creado múltiples centros de ciencias en todo el mundo, con el objetivo de difundir la cultura científica en la sociedad. De esta manera, las instituciones dedicadas a la difusión de la ciencia representan un espacio de interacción social para las personas que los visitan. La misión de los centros es poner a disposición de sus visitantes las herramientas necesarias, no sólo para permitirles interactuar con sus contenidos, sino también para proporcionar una experiencia didáctica divertida, atractiva y variada. Estos centros de divulgación científica fomentan una participación deliberada, y lo hacen incluso liderando la oferta de opciones culturales y de educación informal de su comunidad. Para alcanzar estos objetivos, la museología científica está evolucionando constantemente, buscando alternativas cada vez más novedosas volcadas en la expresividad y, en particular, en el uso de las artes visuales y escénicas.

Enjoying This

Actualmente, el arte – en todas sus posibles expresiones – se ha convertido en una de las herramientas más innovadoras, utilizándose en el proceso del diseño de nuevos centros científicos, o en la renovación de los ya existentes, dentro del contexto de la creación de exposiciones didácticas. Parece entonces oportuno que analicemos la forma en la que este fenómeno está tomando y sistematizando los métodos, tipologías e intervenciones artísticas que se están usando y aplicando ya en algunos de los centros científicos más representativos de la escena internacional. Esta reflexión de hoy pretende explicar la relación que existe entre las expresiones estéticas contemporáneas y la museología científica. Es precisamente la identificación de estas características compartidas lo que nos da pie a desarrollar una interpretación inicial y simplificada de este fenómeno.

Contemporary Art Daily

Algunas de las etapas fundamentales de la investigación artística contemporánea nos muestran los elementos que forman la base de la relación entre el arte y la ciencia actuales. Nos centraremos en algunos de los conceptos que ayudarán a entender esta relación: el concepto de interactividad y, al mismo tiempo, el retorno del encuentro con el “objeto”; la introducción de las nuevas tecnologías en el museo; y, por último, las áreas de interés científico que están cada vez más presentes en el centro de la investigación artística. Hablamos de la participación del público; el concepto de red; el arte como proceso, el modo de vida y la expresión gestual; la idea de acercar más al artista hacia el espectador, estableciendo asociaciones espontáneas y redes de relaciones; el evento artístico destinado a producir sentimientos, estados de ánimo, emociones, ansiedades, sensaciones, y no sólo con la exposición pasiva de objetos. Todas estas ideas y enunciados anteriores forman parte de la teoría que acompaña a la investigación artística contemporánea, pero que claramente están relacionados con la historia de algunas de las vanguardias artísticas. Sus raíces remontan al mismo período durante el cual, en el campo de la museología científica, se definían las condiciones en las que se creaban los centros de ciencia en los años sesenta. Un ejemplo de ésto es el Deutsches Museum de Munich, que introdujo las primeras formas de interactividad con el público. Se hizo un cambio desde la tradicional “look but not touch” al “push the bottom” o el “Please do touch”; en otra palabras, se invitaba al público a activar los mecanismos presionando un botón para que viera lo que sucedía a continuación. Esta forma temprana de interactividad, entendida como “reactividad” (es decir, la respuesta de uno o más dispositivos mecánicos al input humano), se comenzó a aplicar también en el arte, en la interacción entre dos o más individuos, con la mediación, o no, de dispositivos tecnológicos.

Mass MoCA

La noción de interactividad como un acto físico, y no sólo mental, por parte del usuario, ya se podía observar en algunas de las obras de Marcel Duchamp. Por otra parte, el arte cinético también requería la participación del usuario, que era invitado a deconstruir la obra, y, a su vez, el arte óptico convocaba la colaboración óptico-psicológica del público, para observar así los efectos visuales y las ilusiones perceptivas generadas por las obras. Sin embargo, en aquellos tiempos se trataba siempre de un proceso físico directo que, incluso en algunos casos, era asistido por herramientas y mecanismos complejos, pero nunca creado con el apoyo de sistemas basados en las nuevas tecnologías contemporáneas. De hecho, en el arte, la idea de un dispositivo que amplificara diferentes capacidades humanas, debía asumir la forma de un sistema que fuera capaz de comunicar una amplia y variada gama de ideas al mismo tiempo y en el mismo lugar. En este contexto, la investigación desempeñó un papel esencial en los comienzos de aquellos elementos que conformaron lo que hoy conocemos como la estética de las relaciones, analizando además cómo la figura y el papel del artista se transformaban, otro punto delicado: el artista convirtiéndose en un creador no sólo de eventos, sino también de comportamientos.


Elise Morin

Hemos mencionado brevemente el concepto de interactividad en sus diferentes formas en la investigación artística de las actuales vanguardias, y también cuál es la base en la visión de los centros científicos. Ahora, los artistas están mostrando un creciente interés y necesidad de abordar estas áreas de experimentación creativa, convirtiéndose así en intérpretes de la complejidad tecnológica dentro de unos escenarios modernos. De hecho, ésto representa otro importante vínculo del arte con los centros científicos, ya que se producen conexiones entre la experimentación artística y la investigación científica, y entre las aplicaciones tecnológicas que comparten. Sólo necesitamos considerar algunos de los temas frecuentemente explorados por los artistas: la inteligencia artificial, la telepresencia, la telerobótica, la realidad virtual, la realidad aumentada, Internet, la visualización de datos, el activismo de redes, los juegos digitales y sus entornos narrativos, todo ello para percibir el poderoso impulso de transformar el espacio electrónico en una herramienta de representación artística, de acción e interacción con el espectador.

Robert Smithson

Y a partir de aquí, nos hemos visto obligados a manejar nuevas definiciones aplicadas a movimientos artísticos y a la ciencia: el Arte Evolutivo o Generativo (dibujos realizados que evolucionan y se transforman sobre cálculos de algoritmos genéticos), la Biotemática (arte en el que un proceso biológico está intrínsecamente conectado a las redes digitales) y el Arte Transgénico (basado en el uso de técnicas de la ingeniería genética para crear seres vivos). Todos estos movimientos están surgiendo continuamente, abriendo incluso el debate bioético en curso sobre los organismos genéticamente modificados y las variaciones genéticas. Al mismo tiempo, la investigación artística también revela el sorprendentemente paradójico “crecimiento de la incomunicación social en la paradigmática sociedad moderna de las comunicaciones”, urgiéndonos a encontrar formas alternativas de sociabilizar.

John Stezaker

Resumiendo, intentamos reconstruir cómo, a lo largo del siglo XX, la investigación artística y la comunicación científica, con una particular visión del sistema de los centros de ciencia, han desarrollado expectativas compartidas – ya que ambos campos son ejemplos de interpretación de la realidad y de la complejidad de nuestro sistema -. Tal y como se puede observar en las formulaciones de la museología científica, la experimentación artística ha asumido un nuevo papel: participar e informar al público sobre lo que actualmente está sucediendo a nuestro alrededor. Por lo tanto, el desafío es, no simplemente repetir lo que algunos especialistas pueden dar por sentado, sino buscar el espacio donde se produzca un encuentro entre estos dos campos, sacando lo positivo de esa convergencia, generando lazos de unión y formas de comunicación entre el arte y la ciencia, convirtiéndose así en un nuevo canal de difusión del conocimiento.

David Batchelor

Es muy posible que el lugar más idóneo para facilitar este encuentro sean los centros de ciencia, más que las galerías de arte, ya que los primeros han asumido su papel como lugar social para la interacción entre las personas, algo que se está consolidando cada vez más en nuestra sociedad. Los centros de ciencia disponen actualmente de un contexto general más favorable y sensible, donde cada vez se producen más iniciativas que reúnen el arte y la ciencia ,muchas más que en los centros de arte contemporáneo, unos centros que programan y producen también eventos temporales, como exposiciones y festivales.

Katharina Fritsch

Los temas que podemos barajar para producir experiencias que unirán ciencia y arte son múltiples y variados, y abarcan desde la ciencia moderna hasta los desarrollos científicos actuales, además de la física clásica, la inteligencia artificial, cyborgs, biotecnologías, genética, nuevas tecnologías, sostenibilidad ambiental, medio ambiente, ecología y muchos otros. Los métodos para explorar la complejidad de estos fenómenos deben partir del uso de la interactividad (especialmente en el sentido más actualizado y maduro del término, que es el de la activación de procesos relacionales entre personas con dispositivos de uso personal), exposiciones y actividades experimentales y experienciales. No podemos olvidar además que se está produciendo un retorno, un reencuentro, con el objeto “de una manera renovada”, que afecta al “tiempo de observación”, proporcionando un instante – crítico y consciente – para que las posibles lecturas se cristalicen en la mente de los visitantes.

Michael Johansson

Por último, el elemento que más contribuye a acercar el arte y la ciencia es el hecho de que comparten el mismo objetivo: construir y alentar el diálogo con la sociedad civil. Por lo tanto, parece posible interpretar esta tendencia construyendo nuevas instalaciones, organizando, como decíamos, eventos, talleres artísticos, y todo ello como resultado de una nueva conciencia sobre el profundo cambio antropológico que se extiende a través de la evolución en los modos de producción y consumo del ocio, y del cambio de las relaciones entre individuos en nuestra sociedad moderna. Como consecuencia, surge la tendencia a desafiar a los visitantes a participar en un debate político, ético y cultural, desvelando signos derivados de los códigos de arte (y, en particular, del arte contemporáneo) a través del tejido de las demostraciones científicas.

Orly Genger

El arte, precisamente por su capacidad inmediata de implicar emocionalmente a las personas y de activar procesos de participación y diálogo, así como por su atención a los procesos en progreso en lugar de los sistemas consolidados, parece ofrecer la mejor manera de transmitir una sana inquietud a las personas, incluso en el segmento del público más proclive a visitar los centros de ciencias que, en su gran mayoría, es un público cautivo en edad de aprendizaje.

Terence Koh

La idea subyacente de todo ésto parece ser que la combinación de la “capacidad de hacer” manual y técnica, la “capacidad de aprender” abstracta, la “capacidad de observar/oír /percibir la esencia de las cosas, y la capacidad de desvelar la belleza y el significado de las creaciones naturales y humanas, pone encima de la mesa toda la capacidad humana para discutir, participar y construir ideas democráticamente, siendo ésta la única vía posible para asumir los desafíos planteados por los medios contemporáneos a la hora de producir y difundir conocimiento.


RECURSO:

Drioli, A (2009): Contemporary aesthetic forms and scientific museology. SISSA – International School for Advanced Studies Journal of Science Communication.

Fotografía principal: Elise Morin, “Waste landscape #3”


Si quieres recibir el listado bibliográfico sobre el tema tratado en el artículo de hoy, y también nuestro newsletter, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Gracias.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros