Museos e Impacto Social

Estamos viviendo un tiempo clave para que los museos decidan transformar su contribución a nuestra vida contemporánea. A medida que se recorta el gasto público, para un museo es más importante que nunca tener un fuerte sentido del propósito social. Las políticas públicas esperan que los museos alcancen mayores resultados e impacto social a cambio de las ayudas que reciben. La sociedad está bajo estrés por múltiples motivos, y cada museo debe contribuir a mejorar las vidas de los ciudadanos, crear lugares mejores , aprovechando el papel tradicional de preservar las colecciones y conectar a las audiencias con ellas.

Craig Alan

Las nuevas estrategias deben contemplar como objetivo generar entusiasmo en la gente hacia sus museos, aumentando su impacto social, alentando a los financieros a apoyarlos con el fin de que sean más relevantes para sus comunidades y público foráneo, mostrando a las organizaciones y asociaciones el potencial que podrían tener con los museos para mejorar la vida de las personas.

Las investigaciones sobre las actitudes de los ciudadanos hacia los museos muestran que son valorados como lugares donde se pueden generar ideas estimulantes, donde el aprendizaje es activo. La gente observa los museos como piezas fundamentales para el aprendizaje informal. Desde el apoyo a la educación de los escolares hasta la motivación de los adultos para saber y descubrir más sobre historia, arte, ciencia y vida hoy en día. Los museos deben inspirar pasión por el conocimiento y amor permanente por el aprendizaje. Son los que facilitan el descubrimiento, comparten conocimiento y promueven el pensamiento positivo. Los museos estimulan a las personas a tener un estado de ánimo receptivo y fomentan el cuestionamiento, el debate y el pensamiento crítico. Así mismo contribuyen a la contemplación, la curiosidad y la creatividad. Apoyan a los artistas, ayudando a preservar las habilidades artesanales tradicionales y animando a hacer cosas diferentes.

Craig Alan

Las investigaciones muestran que la gente confía en los museos (en un momento en el que nunca ha habido tanta desconfianza hacia el gobierno, los medios de comunicación, la justicia y el IBEX35, considerándolos autoritarios, mediocres, insolidarios, antisociales… )Sin embargo, los museos no se muestran del todo; son todavía muchos los que mantienen políticas obsoletas, con una gestión de las colecciones alejadas de una administración actualizada, con información desfasada y una interpretación antigua. Además, la expectativa de que los museos públicos sean imparciales les acarrea una gran responsabilidad. Significa que hay que tratar de ser lo más honesto posible. Un ejemplo de esta neutralidad es el trabajo de algunos museos para incluir más voces y experiencias, ofrecer interpretaciones desde múltiples puntos de vista y revelar “historias ocultas” – como las historias sobre la igualdad, la homosexualidad o la discapacidad. Un museo no puede ser políticamente correcto (al servicio de la administración de turno).

Craig Alan

Los museos deberían usar su posición de confianza para alentar a la gente a reflexionar sobre los retos contemporáneos de la sociedad. Deben promover la justicia social y los derechos humanos, cuestionar los prejuicios y defender la justicia y la igualdad. Pueden presentar sus colecciones de manera que desafíen ciertas suposiciones para estimular a las personas a pensar en el mundo de hoy y en cómo podría ser diferente en el futuro. Los museos eficaces resaltan áreas de preocupación, como la discriminación, la pobreza y el cambio climático, comprometen a la gente a considerar las cuestiones éticas en la ciencia contemporánea y usan el arte para impulsar el pensamiento respecto a la situación del mundo. Las personas prefieren los museos para asimilar una gran variedad de puntos de vista sobre temas polémicos, y llegar así a sus propias conclusiones. Esto ofrece a los museos la oportunidad de estimular la discusión y el diálogo reflexivo en la sociedad.

Craig Alan

Los museos comparten conocimientos, vinculan a especialistas con una amplia audiencia y presentan nuevas investigaciones. Los límites se difuminan entre el conocimiento creado dentro del museo y el que se genera en otros lugares. Los museos reúnen investigaciones, incluyendo las de los académicos universitarios y, cada vez más, las de grupos comunitarios. Se basan en la experiencia de las “comunidades de origen”, los descendientes de aquellas comunidades que hicieron o usaron los objetos y artefactos que ahora se exponen en ellos.

Craig Alan

Son cada vez más las veces en que las audiencias actúan como creadores del conocimiento. Muchas personas desean contribuir, conectarse con otros, expresar y compartir sus conocimientos, experiencias, opiniones, ideas y creaciones. Y lo hacen para tener una experiencia más personal y la oportunidad de ir más allá que consumir los productos y servicios creados por los propios museos. Estos deberán actuar más como facilitadores, abriendo la interpretación con contenidos generados por los usuarios, respetando a las personas como participantes activos, capaces de actuar de forma que se satisfagan sus propias necesidades, dando forma activa a lo que hacen los museos y modelando lo que obtienen de ellos. Esto aumentará aún más el profundo sentido de la propiedad y el apego que la gente tiene por los museos.

Craig Alan

Transformar un museo para mejorar su impacto de manera sostenible necesita un fuerte sentido del propósito y una finalidad en su misión, generando valores organizacionales claros y con el firme compromiso de alcanzar a todos los niveles de la organización. Significa pasar del sentido general de que el museo ofrece un beneficio público para identificar con precisión cómo crear una contribución definida y explícita para la sociedad a la que pertenece: decidir con firmeza qué va a hacer para apoyar el cambio social positivo. Ante todo, se trata de tener una actitud mental: un claro compromiso para atender las necesidades de las personas, de las comunidades, la sociedad y del medio ambiente.

Craig Alan

Hay ejemplos inspiradores de museos que han asumido ya ese compromiso. Cada museo es diferente y no existe una solución única, pero todos pueden encontrar formas de maximizar su impacto social. Cada museo tendrá su propio enfoque, basado en las necesidades de sus públicos particulares, su contexto, su colección y otros posibles activos. Los museos del futuro deberán ser flexibles y receptivos, cambiando regularmente sus exposiciones y exhibiciones para satisfacer los intereses y demandas cambiantes y ofrecer actividades, programas y eventos para dar respuesta a una amplia gama de necesidades e intereses. Las organizaciones serán de mente abierta, promoviendo el trabajo con otros, transfiriendo energía y acogiendo bien la participación.

Craig Alan

Todos los que trabajan para los museos pueden contribuir. Es hora de que el museo responda a los tiempos difíciles, comprometiéndose por un cambio a mejor. Es hora también de que todos nosotros aportemos nuestro granito de arena para ayudar a los museos a cambiar la vida de las personas.

Craig Alan

Estas son 10 acciones que pueden ayudar a los museos a influir positivamente en la sociedad:

  1. Adquirir un sólido compromiso de presente y futuro para mejorar el impacto social de su museo. Considerar ese compromiso como objetivo principal de su misión. Los museos ya toman decisiones sobre sus colecciones y edificios; deberán establecer también metas estratégicas a largo plazo para crear un impacto social positivo.
  2. Tener consciencia de cuáles son sus impactos actuales. Escuchar a los usuarios y no usuarios. Investigar las necesidades de la sociedad local. Trabajar con el personal del museo y sus voluntarios para pensar en qué necesidades podrían servir mejor. Reflexionar cuidadosamente sobre dónde el museo es probable que tenga un impacto más útil. Los museos más pequeños tendrán que ser selectivos; los museos más grandes podrían aspirar a lograr una amplia gama de impactos.
  3. Investigar lo que otros museos están haciendo para tener un impacto positivo. Hay mucha información “en el aire” para empezar a recabar y estudiar.
  4. Buscar y conectar con los socios adecuados. Para la mayoría de los museos, es probable que sean organizaciones del sector público, incluso algunas privadas, dedicadas a tener un impacto social positivo. Puede haber profesionales en universidades locales con objetivos similares, se pueden convertir en socios potenciales que aún no han considerado  trabajar con museos. Podemos intentar convencerles de que su museo puede apoyar sus expectativas y ayudarles a alcanzar sus objetivos individuales.
  5. Elaborar propuestas prácticas, trabajando con otros posibles socios como iguales. Se debe ser claro acerca de los objetivos compartidos, aprovechando al máximo su experiencia en cultura, colecciones y aprendizaje, y su potencial experiencia.
  6. Asignar recursos. Es posible que necesite trabajar con sus socios para recaudar fondos. En muchos países, no en todos, existen oportunidades de financiación en diferentes organismos públicos, de fondos fiduciarios y fundaciones, de fuentes públicas y de gestoras.
  7. Revisar las prácticas y procedimientos para que puedan satisfacer las necesidades de socios y de personas que se desean alcanzar. Evitar la erudición y el preciosismo sobre las colecciones. Innovar y estar dispuestos a asumir riesgos: equilibrar los beneficios que provienen de usar y compartir la colección con lo que eso significa sobre el riesgo de daño.
  8. Reflexionar sobre el trabajo que se está desarrollando en el museo, y también con socios y participantes. Considerar los beneficios de evaluar y medir los impactos de las decisiones. Hablar con otros museos y socios potenciales sobre lo que se ha hecho y lo que se ha aprendido.
  9. Encontrar formas en las que los participantes y los socios obtengan un impacto positivo profundo en el museo. Fomentar una participación más amplia en todos los aspectos de su trabajo: promover más participación en la interpretación y ceder poder. Animar a las personas a contribuir en la toma de decisiones sobre qué hacer, qué mostrar y qué temas abordar.
  10. Luchar por el largo plazo, en el cambio sostenido basado en relaciones duraderas con socios, adquiriendo un compromiso a largo plazo con los participantes, manteniendo esa relación de trabajo sin fecha de caducidad y de proyectos puntuales.

Craig Alan

Hoy los museos interpretan y cuidan mejor sus colecciones que nunca pero hay muchísimo camino por recorrer. Las personas valoran cada vez más los museos como lugares de aprendizaje, inspiración y disfrute y éso genera una enorme responsabilidad a estas instituciones, algo que deben asumir, sí o sí. Se están restaurando edificios, se están mejorando cosas, pero todavía queda muchísimo trabajo que hacer. Por supuesto siempre habrá algún paso nuevo que dar – una pieza más de la interpretación a agregar, una persona más a contratar, más información por descubrir, un objeto más a exponer -. La vida continúa para todos nosotros, y para los museos también.


RECURSO:

Museum Association: Museums change lives. The MA’s vision for the impact of museums. Informe julio 2013.

¿Necesitas más información sobre este tema?, háznoslo saber y te la facilitaremos. Para que podamos ayudarte, rellena y envía el boletín adjunto, por favor.

Foto principal y para redes sociales: Craig Alan

2 Respuestas a “Museos e Impacto Social

  1. Pingback: impacto.social@museos – Mediarteducation·

Tus comentarios son muy importantes para nosotros