¿Qué es lo que la Gente Querrá de los Museos en 2020?

Desde diferentes puntos de vista, aparentemente la vida nunca ha sido mejor para la mayoría de las personas que en estos primeros años del siglo XXI. La gente vive más tiempo. Internet y otras tecnologías de la comunicación nos ofrecen innovadoras formas de estar en contacto con nuestros semejantes, estableciendo nuevos tipos de relación, sin fronteras. Los horizontes para muchas personas se están ampliando cada vez más y más, generando lazos internacionales que consolidan las bondades de la diversidad. Para muchas personas, la vida es mucho más rica desde el punto de vista cultural e intelectual, y los museos deben formar parte de la oferta del conocimiento universal apoyando y reforzando esas inquietudes. Todo esto es, por supuesto, aparentemente la realidad.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-43Lee Jeffries

Pero observando aún más de cerca esa realidad, vemos que muchos individuales y sus comunidades tienen que afrontar problemas que se han ido agudizando paralelamente al desarrollo. Problemas que van desde la creciente pobreza extrema, más guerras y toda clase de conflictos internacionales, el desarraigo, la ausencia de amor, la incomprensión, el alejamiento de la solidaridad, el racismo, etcétera; hasta la ignorancia y la desidia de grandes sectores de una sociedad que está transformando el panorama de la gestión política del planeta. Por si todo esto fuera poco, el desempleo de la juventud proyecta una sombra negra muy larga sobre el resto de la sociedad, condicionando a las personas, familias y comunidades enteras, sumergiéndolas en periodos muy largos de necesidad y de mala salud, tanto física como mental, con costes enormes para toda la sociedad.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-42Lee Jeffries

Para la próxima década, las personas que viven en países que ahora son los más ricos, también se verán afectadas por la pobreza y por la falta de salud. Pero, a nivel individual, los ricos serán aun más ricos, de manera que la desigualdad social se verá aun más dramáticamente afectada. Además, el planeta se enfrenta a un problema muy grave en lo que respecta al cambio climático, con los recursos naturales muy comprometidos. Existe una inmigración en masa enorme causada por las guerras y el hambre, y a ésto se suma la práctica eliminación del concepto de asilo al necesitado. La Primavera Árabe ayudaba a mantener alguna razón para la ilusión y la esperanza de que podía llegar la paz, pero la realidad es que la seguridad de los países occidentales frente a un terrorismo que ya forma parte de nuestras vidas, sobre todo en Europa, se tambalea cada vez más. Los que mantienen la teoría de que la economía va cada vez va a mejor, y que ésto va a ser la solución a todos nuestros problemas, son aquellos que nos llevan al desastre. Nunca, como ahora, ha habido tanta mediocridad dirigiendo las vidas de tantos. Como habéis podido comprobar, nosotros pensamos que la cosa pinta bastante mal y que, lamentándolo mucho, irá a peor. Pero, aún así, queremos  mantener la esperanza, y lo hacemos apoyándonos en la labor que pueden desarrollar los museos para mejorar el estado de la sociedad.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-37Lee Jeffries

Miramos hacia el futuro, pongámonos un plazo de unos 5 años, para intentar dilucidar qué contexto van a tener los museos como resultado de esta conyuntura tan oscura. Lo primero que se nos ocurre pensar es que los niveles de financiación pública habrán desaparecido totalmente para los museos, obligándoles a convertirse en entidades privadas con ánimo de lucro, o bien, a desaparecer para siempre. Como resultado de todo ésto, los museos no querrán aceptar riesgos, ni tampoco innovar, posiblemente porque serán empresas con pocos trabajadores que no se podrán permitir el impacto de gestionarse en escenarios imprevisibles. En cualquier caso, los museos deberán revisar profundamente su situación, en algunos casos de manera crítica, repensando muchos aspectos de su sistema operativo y de gestión, de sus asociaciones y de sus partenariados. Ya no se podrán permitir pensar que la mala situación es algo pasajero, un mal periodo que terminará pronto, intentando así mantenerse en modelos operativos que se habrán quedado antiguos. Serán años para los museos en los que no habrá punto de retorno, a menos que reaccionen ágilmente a todo lo que les venga encima.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-36Lee Jeffries

Y, a todo esto, ¿qué es lo que la gente demandará de los museos más allá del 2020? ¿Qué roles deberán asumir los museos con relación a la sociedad del futuro? ¿Qué tendrán que hacer los museos para posicionarse correctamente respecto a todos los cambios y dificultades que se avecinan?

Los museos pueden enriquecer las vidas de las personas de muchas formas, tales como el apoyo en el aprendizaje y educación, estimulando y facilitando la interacción entre los miembros de las familias y amigos, ayudando a construir capacidades y confianza. Para poder conseguirlo, los museos deberán buscar y establecer asociaciones con otras organizaciones. Deberán reforzar su dedicación y trabajo para encontrar maneras de conectar con la gente de forma más profunda y duradera.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-35Lee Jeffries

La definición de uso más común sobre museos dice que son instituciones “que facilitan que las personas puedan explorar sus colecciones para proporcionar inspiración intelectual basada en el conocimiento y en el disfrute”. Creemos que los museos, en general, están haciendo un enorme esfuerzo para cumplir con esta misión. Los museos saben que ya no pueden abrir sus puertas esperando pasivamente a que las personas entren, por muy buenas que sean sus exposiciones. Saben que tanto las colecciones como los programas deberán ser efectivos en la manera en que la sociedad tiene unas crecientes expectativas para el consumo de su ocio. Los museos comprenden que sus colecciones deberán formar parte de la acción para la diversión e interacción de sus visitantes.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-34Lee Jeffries

Los museos deben provocar, inspirar y ofrecer experiencias divertidas para ayudar a que las personas entiendan mejor el mundo en el que viven. Deberán ofrecer oportunidades para la contemplación, potenciando la curiosidad y la creatividad de las personas. Los museos deberán permitir que las personas consuman un tiempo de calidad en ellos. El acto de visitar el museo será una forma de establecer un vínculo social familiar y amable entre las personas, compartiendo una experiencia personal sobre la memoria colectiva. El potencial de los museos es inmenso para provocar este tipo de experiencias educativas y de aprendizaje, de manera formal e informal; son espacios alternativos para el aprendizaje, donde los niños y los adultos pueden dar un paso adelante en lo que se refiere a las maneras de interactuar con la realidad. Los museos saben que su existencia estará, cada vez más, relacionada con el apoyo al aprendizaje y al estímulo para la reflexión de sus visitantes. Seguramente los museos también reconocen que deben ser inclusivos: Buscando nuevas audiencias y estableciendo conexiones con el mayor número de personas posible. Tenemos cientos de ejemplos de museos que trabajan muy duro para aumentar sus audiencias, inspirando a las personas, y reforzando su aprendizaje sobre aspectos fundamentales de la vida.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-32Lee Jeffries

Y muchos museos van incluso más allá. No satisfechos con ofrecer educación y entretenimiento a sus públicos, quieren estimular a las personas para que crezcan en motivación y oportunidades personales, generando vocaciones, entre otras cosas importantes. Docenas de museos están implicados en la potenciación de habilidades personales, algo que normalmente incrementa las oportunidades de empleo, algo que es importantísimo en la era del paro endémico que nos está tocando vivir. Los museos pueden proporcionar un ambiente seguro, en el que las personas vulnerables puedan reforzar su confianza, y lo pueden hacer ofreciendo oportunidades de trabajo en buenas condiciones de voluntariado. Cada vez son más los museos que invitan a la colaboración con personas con problemas de salud tanto física como mental, generando un ambiente positivo de interacción social que les ayuda a mejorar para volver a incorporarse a su comunidad. Ya existen museos que han desarrollado programas para ayudar a los niños que se encuentran en el umbral de pobreza y más allá. Estas son, por supuesto, acciones para reforzar sus lineas de inclusión sobre lo que es ético y moral de cara a la sociedad, de la que forman parte ineludiblemente. Pero también existen fuertes argumentos económicos: El desempleo, la falta de salud y la creciente criminalidad en muchos países tiene un enorme coste financiero para la sociedad, y si los museos pueden participar, intentando al menos neutralizar aunque sea una pequeña parte de esos males, formarán parte de la solución y no del problema.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-31Lee Jeffries

Esta forma de “trabajo social” es cada vez más frecuente en los museos. Algunos museos basan sus presupuestos básicos sobre ingresos, en la base de que “todos los ciudadanos tienen derecho a disponer de los servicios del museo para satisfacer así sus intereses y necesidades”, una idea basada en el derecho del conjunto de la sociedad sobre los beneficios que los museos pueden proporcionar, y “con la determinación de los museos en adoptar medidas positivas para cumplir con ese derecho”. A menudo, los museos deben cumplir con este compromiso adquirido en colaboración con agencias tales como los servicios de atención a los más adultos, servicios públicos de atención para niños, el servicio de apoyo a la comunidad desfavorecida, ONGs, etcétera. A veces, los museos colaboran con organizaciones comunitarias dedicadas a mejorar la vida de las personas. Nosotros creemos que estas asociaciones son esenciales para la sostenibilidad y el éxito futuro de estas instituciones, para la generación de nuevos conocimientos y para desarrollar el aprendizaje que hace que los miembros de nuestra sociedad sean mejores personas.

homeless-black-and-white-portraits-lee-jeffries-30Lee Jeffries

Foto principal y para redes sociales: Lee Jeffries

6 Respuestas a “¿Qué es lo que la Gente Querrá de los Museos en 2020?

  1. Interesante la pregunta. Para el 2020 será una reliquia de antigüedad las relaciones vecinales en países del primer mundo. Cuando digo relaciones vecinales, me refiero a la relación cotidiana entre personas que habitan el mismo, barrio, distrito o comunidad. No confundir saludo de cortecía, con saludo vecinal, donde no es pecado intercambiar unas cuantas palabras amables que evidencien interés positivo por “el otro” que también habita cerca, en el mismo planeta… No hablo de las relaciones vecinales entre EE.UU y Rusia. Me gusta todo lo que ustedes publican y me hice la misma pregunta visitando museos, pocas cosas cambian durante años.

    • Gracias Roivana por tu comentario. Desgraciadamente la influencia del uso de las redes sociales nos separa cada vez más de la realidad de las relaciones personales. Por eso la importancia de que los museos se conviertan en un lugar de encuentro amable dónde las personas puedan interactuar cara a cara, que sea un espacio de socialización a partir de actividades que se puedan compartir y que sean formativas. Ese es un camino útil para que los museos sean lugares para el reencuentro de lo que es humano y que puede dejar de serlo. Un abrazo.

  2. Creo que un factor importante es la educación que se recibe desde casa, ya que ir a un museo, es algo que se hace en familia desde niños. Sino se fomenta el interés por la cultura desde la familia, difícilmente la gente se anima ir a una exposición o museo. También está la parte económica, la cultura debe ser accesible a todos, y ahí tiene que implicarse el gobierno y organizaciones que pueden aportar para que siga gratis o a un precio módico.

  3. Pingback: ¿QUÉ ES LO QUE LA GENTE QUERRÁ DE LOS MUSEOS EN 2020? | mediacionartistica·

Tus comentarios son muy importantes para nosotros