Virtualidad: Herramienta para la Museografía del Conocimiento

Como parece lógico, la virtualidad no tiene un territorio propio. El mundo digital pertenece a un espacio donde conviven los ordenadores y computadoras, los servidores, las ondas y cables, aunque estos últimos cada vez menos. Las páginas web de los museos están en el ciberespacio y sus usuarios no tienen la concepción física de “ir al museo”, de recorrer un equipamiento, solo de “visitar” un determinado contenido de un museo concreto, observándolo desde casa o el trabajo a través de la pantalla del ordenador. Así que, apoyándonos en lo virtual, hemos acabado con el movimiento físico, el desplazamiento y sus posibles inconvenientes, y eso tiene un coste serio para el “museo real”.

0f0dd563345b17ba9e72e7b4d6480dadWrite.down.everything ids

Se está clonando y adaptando la estructura formal de los museos que se visitan presencialmente y su discurso museológico, y aunque deberían adoptar su territorio, como comentábamos en la entrada de ayer, no lo hacen. Podríamos decir que Internet está mutándose, al transformarse en un espacio virtual donde circulan ideas y conceptos, a otra cosa que percibimos como una réplica digital de la realidad, incluso bajo influencia política (países con dictaduras y/o restricciones severas a la libertad del individuo), y eso puede convertirse en serio problema (distorsión de un realidad que no existe).

db638acb5330d17cabecd466990980213D low-polygon de Erwin Kho

Creemos en Internet como un medio maravilloso para que la información fluya sin cortapisas, articulando un discurso propio pero que no esté alejado de lo que es puramente presencial. Este discurso virtual debería responder a las dudas, preguntas e inquietudes basadas en el estudio de lo local. Para que esto funcione correctamente, lo verdaderamente útil es interconectar estructuras, hacer compatibles conexiones entre museos y centros de interpretación; así evitaremos también que lo presencial caiga en el olvido, ya lo que deben hacer es preservar y difundir la memoria histórica.

Virtual-KeyboardThe Gadget Flow

La propuesta virtual es muy parecida a las utilizadas en el mundo editorial. Todos hemos podido consultar, cuando hemos tenido necesidad de buscar respuestas a algo en concreto, en los libros que ofrecen todo tipo de respuestas universales a la humanidad. Las obras generales sobre ciencia y técnica, grandes enciclopedias sobre historia universal, sobre medio ambiente y ecología, arte, etcétera, que de alguna manera suplían las respuestas que pudieran ofrecer los museos en cada caso, son el mundo virtual del pasado. Los museos en su día se aliaron con las editoriales al ver un filón en lo relacionado con la reproducción y cesión de derechos del patrimonio natural y cultural expuestos en sus vitrinas y salones, en respuesta a la avidez humana en la búsqueda de respuestas sacando tajada de ello y, así, esos museos se alejaron poco a poco de su propia iniciativa a la hora de dar respuestas.

e37f35f610bd52429a7497503feadf97Spitfire Turbo

Más adelante, la reproducción en formatos digitales multimedia, ha tenido una gran aceptación en los puntos de venta próximos a todos nosotros, como son los quioscos. A su vez, se multiplican las colecciones en fascículos con cederoms que incluyen reproducciones interactivas de cuadros, figuras, documentos, reportajes de todo tipo, solapándose con los atractivos de la acción del puro marketing comercial. Creemos que los museos, en este campo concreto, han desaprovechado una gran oportunidad para darse a conocer, para “invitar” al potencial visitante a pasar por el “museo real”.

7df7c6029ec5dc7909cfe0f852b8bda4Virtual Chaos, Behance

La batalla del quiosco sigue viva; las editoriales funcionan a toda máquina, pudiendo constatarlo cuando visitamos la última FIL. En el ámbito virtual, aun estamos a tiempo de crear respuestas eficaces vinculado lo digital a lo analógico, el bit con la piedra. Los museos deben encontrar su espacio en Internet de manera útil, y no intentando presentar clones digitales de sí mismos, eso es un gran error señores directores de los museos. Las visitas al website del museo deben convertirse en visitas reales, no originar cibernautas pasajeros. Debemos crear vehículos de fidelización para cumplir con el compromiso de permanencia y supervivencia en algunos casos.

ecfdd5c02c813eabaaf5aef528012aa6“Perfectly timed photos”, FFFFOUND!

El “guardián de la esencia” es el museo real, no lo que intentan reproducir las editoriales que se están metiendo en el mundo virtual. Esa falta de esencia a nivel general puede acabar con el interés del público potencial que visita museos, algo grave, muy grave. Solo queda unirse para luchar contra esa amenaza que es la de convertir visitantes potenciales en simples cibernautas, hay que jugar en red sin perder la especificidad, todo lo contrario. Hay que generar soluciones que nos permitan potenciar el hecho común para dar respuestas concretas.

d16629d4a02c1a2e65ee59df1f72d307Fever Ray

La virtualidad ofrece un enorme mundo de oportunidades, eso no tiene discusión posible, con esa capacidad directa de establecer comunicaciones entre personas de todo el mundo en tiempo real. Es es lo valioso del mundo virtual, que los visitantes puedan hablar entre ellos con el compañero de museo, compartir experiencias, abrir foros de discusión mientras se observa en el mundo real un valor patrimonial. Se pueden crear programas educativos comunes entre grupos de escolares, universitarios, aficionados a una materia determinada y ubicados en centros que pueden estar repartidos por todo el planeta. Ya hay centenares de experiencias conocidas al respecto y funcionan a las mil maravillas, sobre todo en programas de naturaleza y ciencia que derivan al museo real. Se pueden establecer comparaciones, por ejemplo, entre hechos históricos o artefactos arqueológicos y/o artísticos de diversas culturas, épocas o tendencias; con esa capacidad que tiene el mundo virtual de reproducir la realidad.

c6cd15bf0d3d2d57ce965f28bfee8a54Wudai Shiguo

La creación de grandes portales de museos, aquellos que se lo pueden permitir, no como los que se ven en la actualidad, generalmente, que intentan reproducir la territorialidad en la red, no va a ningún lado y de ahí su bajísimo nivel de visitas. Esos portales están basados en el intento de clonarse a sí mismos en la red, y eso es un error. No contestan a cuestiones concretas, solo ofrecen información genérica. Lo útil es crear respuestas, que sean de carácter social, capaces de establecer conexiones entre fondos digitalizados, por ejemplo, de los miembros adheridos con un mismo objetivo de difusión en red. Se trata de diseñar grandes centros virtuales de interpretación, ágiles, atractivos, fáciles de usar, cambiantes, que evolucionen día a día, que respondan a las iniciativas de las personas individualmente, que sean capaces de generar perfiles de visita, con una exquisita coordinación en imagen y comunicación institucional y de servicios al usuario.

digital-contact-lenses-01Ippinka

Nos gustaría que nos dijeras qué piensas sobre nuestro blog; cualquier comentario que nos dejes es muy valioso para que podamos mejorar sin tirar de intuición, que normalmente falla. Os lo agradeceremos.

Foto principal y para redes sociales: Alexander Ólafsson

2 Respuestas a “Virtualidad: Herramienta para la Museografía del Conocimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s