Valoración de Exposiciones

tumblr_lqhz1eJXan1qhbanxo1_1280Foto: Hoveringcat.com

Las valoraciones públicas en exposiciones nos traen de cabeza normalmente. Nos referimos a las valoraciones que recibimos los museógrafos sobre la exposición. La exposición se inaugura y, queramos o no, por defecto, se valora normalmente solo a partir de criterios estéticos, es decir, el es bonita-no es bonita-me gusta-no me gusta porque es fea. Debemos decir, para el descargo de los comisarios – curators -, los árbitros de la contienda expositiva, tienen la difícil tarea de ser los mediadores entre los eruditos y los museógrafos, para evitar malos encuentros y que la exposición se vea por tanto perjudicada. Una exposición debe fundamentarse en la equilibrada ecuación: estética / contenidos, o, contenidos / estética. Si la museografía campa por sus fueros, por así decirlo, la exposición corre el riesgo de navegar por las aguas de la estética más que de la comunicación de los contenidos. El equilibrio científico y estético en el desarrollo de la exposición son fundamentales para conseguir, finalmente, que sea una exposición equilibrada, una correcta exposición. El equilibro, como en la navegación, nos libera de la escora a babor o a estribor, o incluso el hundimiento. Otro de los factores que juega verdadera relevancia en la valoración, normalmente, es la funcionalidad de la exposición: los accesos, circulación, fluidez en el recorrido, iluminación, etcétera. Pero, en definitiva, los verdaderos valores que sobresalen sobre los demás son los estéticos porque, además, son los imperantes en la sociedad. La sociedad valora mucho la estética, somos casi todos estetas. No es justo que sea así, es cierto, debemos reconocerlo aun siendo museógrafos, es decir, diseñadores al fin y al cabo.

Levelgreen-by-j-mayer-h-architects-EVEFoto: Level Green Exhibit / J. Mayer H. Architects + Art+Com Berlin 

La naturaleza de las exposiciones requiere una especificaciones en el proyecto concretas. No es lo mismo diseñar y construir una exposición de arte que de ciencia, por ejemplo. Todas las exposiciones tiene un punto en común, necesitan soportes para los contenidos, da igual que sea una escultura, un cuadro, una maqueta de un barco o un fémur de dinosaurio. El diseño del soporte requiere que seamos coherentes y no hagamos del mismo el protagonista de la exposición, como podéis observar en el ejemplo arriba de Level Green o el de Hovering Cat. Normalmente, tratándose de exposiciones de arte, resumiendo mucho su problemática, nos condicionará la luz y la conservación de las piezas, es decir, el ambiente donde vayan a estar expuestas, incluso desde el criterio de preservar su seguridad anti-vandálica. En una exposición de arte, la obra es la protagonista más que cualquier otra cosa, no hay más. Desde el punto de vista de la museografía, debemos tener en cuenta lo mencionado anteriormente pero, hay que trabajar mucho creando soluciones apoyándonos en las nuevas tecnologías, podríamos denominarlo proyecto de “museografía digital”. La realidad aumentada ya no es una opción, creemos, para ser incorporada a la exposición de arte salvo que el presupuesto para el montaje sea muy escaso, por lo que entonces hay que centrar todos los esfuerzos en la iluminación.

20110408_img_11937_-530x353Encontrar el equilibrio para que la exposición no se incline para el lado de la estética o el científico, es muy complejo, requiere arbitraje en muchas ocasiones (Foto: archivo EVE)

El diseño y montaje de exposiciones de orden científico y técnico, se enfrentan al problema de la masificación de contenidos aportados por los eruditos, para lo que todo es aun poco. Los expertos-investigadores-eruditos de base acostumbran a plantear todo el estudio del objeto abordando toda su complejidad, prescindiendo de los aspectos espaciales – la naturaleza no les regalo la capacidad espacial, no lo iban a tener todo -, y tampoco tienen en cuenta los aspectos presupuestarios y didácticos. A menudo, lo que resulta muy interesante o incluso imprescindible para el sabio erudito es irrelevante para la sociedad. La museografía didáctica se inventó, mejor dicho surgió, de la necesidad de que todos los implicados fueran felices. Los eruditos necesitaban un guión para acoplar el saber experto a una exposición y el museógrafo necesitaba que no se abalancen los excesos en el desarrollo de los soportes didácticos.

IMG_0617 (1280x960)Una exposición valiosa parte siempre del equilibrio: estética-contenidos (Foto: archivo EVE)

La exposición debe ser entendida de principio a fin, sin lagunas. No nos podemos permitir eso de que no me he enterado de nada. Lo mismo que no nos podemos permitir obviar a los niños y a los mayores. Nosotros, con el tiempo, hemos desarrollado el axioma que ya hemos mencionado en alguna otra ocasión de la brutal sencillez de pensamiento. Como ya en su día decía Winston Churchill: vamos a escribir una carta larga que tengo mucha prisa. Hay que simplificar las cosas para el visitante. Si lo podemos contar con otras soluciones-  audiovisuales, DECs, realidad aumentada -, ¿para qué obligamos a que los visitantes lean? Leer en una exposición es empujar a los visitantes a la incomodidad y al cansancio. No podemos hacer eso. Tampoco nos podemos permitir que la exposición no sea memorable. Nos debemos permitir la licencia de diseñar soportes que causen sensación o emocionen sin que se coman a los contenidos. La estética sin ser definitiva o decisiva en el proyecto de la exposición, es muy importante que resulte atractiva. Nada de excesos, comunicación sencilla y lineal en una atmósfera visual bella. Debemos también cuidar mucho los olores y el sonido de la exposición, algo que muchas veces ni se plantea. Un mal ruido y un olor desagradable pueden dar al traste con toda una exposición. Los olores si se convierten en fragancias se transforman en contenido útil. Y no digamos el sonido.

2165436948855_CFCyusCD_lFoto: archivo EVE

Para terminar, debemos decir que el museógrafo debe incorporar sus aportaciones sobre el conocimiento de las ciencias, sobre su experiencia, cuando la tiene, complementando y adecuando cuanto sea preciso para hacer comprensible el objeto de estudio en relación al destinatario. Debemos democratizar la cultura y hacerla llegar a todos. La difusión cultural, el acceso a la cultura, exige que repercuta en el mayor número de personas posible. Necesitamos acciones museográficas basadas en la correcta comprensión. Estamos en un siglo en el se exigen intervenciones de museografía didáctica. El valor formal de los objetos y obras deben perder protagonismo en beneficio de la comprensión, se hace necesaria la contextualización de los objetos y artefactos para que adquieran mayor significado, puedan ser entendidos e integrados en la bolsa de conocimientos del visitante. Debemos hacer buen uso de las tecnologías emergentes, de la gestión y evaluación del patrimonio desde las coordenadas disciplinares que requieren. La exposición debe preocuparse de la didáctica, la comunicación y difusión del conocimiento, y no de valoraciones que la lleguen a desvirtuar por no haber cumplido con su objetivo.

A continuación os dejamos una serie de ejemplos para vuestra valoración individual sobre la idea de equilibrio, por si os apetece hacer ese ejercicio:

510585374806_9LNSaY9a_l

126_sm 00009754592471543154_wdiGAGau_l 738878476558_NViALYI3_l 2165436771907_GlDgb4I2_l2165436948822_x0ofzI2E_l2165438395789_Im5hpdrf_l 2165438395794_AOGUi7ta_l 2165438395798_KLh61uJf_l 2165438395802_qyEhck44_l2165438395803_jXneMOrb_l 2165438395810_3ZIucUli_l 2785362935879_7pEavJ7j_l Euroshop-Dusseldorf-2014-STUDIO-DEGAGenovaOggi-EVEJunya-Ishigami-exhibition-by-Arc-en-reve-centre-d-architecture-Antwerplokschuppen-127-wwwlokschuppen-139-wwwlokschuppen-165-wwwlokschuppen-168-wwwMcChesney ArchitectsphpThumb_generated_thumbnailjpg-1phpThumb_generated_thumbnailjpg-2phpThumb_generated_thumbnailjpg-3phpThumb_generated_thumbnailjpg-4phpThumb_generated_thumbnailjpg

3 Respuestas a “Valoración de Exposiciones

  1. Concisión, claridad, entusiasmo, acercamiento… Ingredientes indispensables para acceder a un público con ganas de aprender. Lo habeis conseguido, habéis creado una auténtica museografía didáctica, y no es fácil. Enhorabuena por vuestro esfuerzo y trabajo, no en vano teneis muchísimos seguidores.
    Un saludo. Rodrigo.

    Me gusta

    • Muchísimas gracias Rodrigo. Son muchas las veces que cuando escribimos pensamos que os vais a aburrir y, aun y todo, tiramos para adelante cruzando los dedos. Cuando recibimos mensajes como el tuyo es como si volviéramos a la casilla de salida de nuevo en el juego de la ilusión, así de poético te lo decimos porque así lo sentimos. Gracias a ti por insuflarnos un poco mas de esa ilusión. Un abrazo Rodrigo.

      Me gusta

  2. Las magníficas fotografías ilustran plenamente las palabras. Entre los múltiples equilibrios a sostener (tensiones entre estética y erudición, soporte y contenido, por citar algunos) que se piense y se tengan en cuenta, los extremos niñez – vejez es un signo alentador. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s